Galardonado fotógrafo capta al majestuoso tigre “Lahja” jugando en la nieve y otras imágenes

Por E. S. ARMSTRONG
28 de Abril de 2022 2:44 PM Actualizado: 28 de Abril de 2022 2:44 PM

Lahja, una majestuoso tigre de 6 meses de la República Checa, da zarpazos juguetones en la nieve. Luego, con su pecho robusto, se dirige directamente a la cámara, dando la impresión de que va a abalanzarse sobre el objetivo. Sus ojos dorados miran fijamente y con una franqueza carnívora, pero Lahja solo está disfrutando de su tiempo de juego.

Estos raros momentos con Lahja fueron captados por la galardonada fotógrafa y residente en Berlín Ina Schieferdecker, de 49 años.

(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)

Schieferdecker vive rodeada de animales. Su pequeña casa, cerca del bosque de las afueras de Berlín, está repleta de perros y gatos. Pero aun así, también sale a buscar animales. Armada con su compañera constante —una Canon 450D y ahora una Canon R5— busca pacientemente, con la esperanza de encontrarlos en sus momentos de candidez.

“Es algo especial para mí conducir por el mundo, sin saber nunca con qué me encontraré, cómo se mostrarán los animales o si acabaré el día con éxito. Hace falta perseverancia y paciencia, y puede convertirse en el momento más feliz con una sola foto”, dijo Schieferdecker a The Epoch Times.

Schieferdecker, que antes trabajaba en cuidados geriátricos y ahora gestiona un servicio de reparto de pizzas, comenzó su relación con la fotografía en 2016. Tras la muerte de su querida perra de 13 años llamada Lady, Schieferdecker dijo que “era como estar sentada en un agujero”.

“No hay fotos bonitas, pero sí un corazón ardiente”, recordó.

(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)

Para calmar su dolor, la familia de Schieferdecker le regaló una vieja cámara y la animó a hacer fotos de los otros perros de la casa. El bálsamo funcionó. Desde entonces, Schieferdecker ha estado estudiando el arte de la fotografía, aprendiendo de cursos, talleres y otros fotógrafos.

Luego, en 2018, Schieferdecker asistió a un taller en la República Checa donde se reunió con un entrenador de animales que permitía a los fotógrafos venir a tomar fotos de sus animales en la naturaleza. Allí fue donde conoció a Lahja.

Al fotografiar a Lahja, la pasión de Schieferdecker por la fotografía se amplió. Volvía con regularidad a la República Checa cada dos o tres meses para hacer fotos, y vio cómo Lahja pasaba de ser un joven enérgico que saltaba hacia ella y le mordía juguetonamente el muslo, a un tigre majestuoso y poderoso.

(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)

A lo largo de todo un año, Schieferdecker y Lahja estuvieron juntos en diferentes lugares y en cada una de las estaciones de Europa Central. En las fotografías de Schieferdecker se puede ver a Lahja jugando al escondite detrás de los árboles nevados, chapoteando en los charcos de agua del verano, corriendo explosivamente por los prados y trepando ágilmente por los árboles.

En 2019, cuando Schieferdecker se despidió de Lahja, la experiencia la enganchó. “Desde entonces, me ha atrapado la fiebre de experimentar la vida silvestre con mi cámara”, dijo.

Su fiebre la lleva a recorrer el mundo en busca de los momentos ocultos de la vida salvaje.

“Las ardillas de tierra y los hámsteres de campo en Viena se llenaron rápidamente de confianza, y las ardillas en Suecia también se divirtieron mucho con mi cámara. Corona me ha mantenido ocupada con las aves, y me alegró mucho ver a las nutrias en el hielo en Polonia en enero, o a los lobos en la vida silvestre durante varios días”, dijo.

En 2019, Schieferdecker recibió el Premio de Fotografía CEWE en el Museo de Historia Natural de Viena, Austria, por una de sus fotografías de una ardilla de tierra. Su foto fue elegida para el premio entre 448,152 propuestas.

(Cortesía de Ina Schieferdecker)

Recientemente, mientras el mundo se llenaba de noticias sobre la guerra entre Rusia y Ucrania, Schieferdecker estaba en el bosque a 1000 metros de la frontera ucraniana. Sin embargo, su objetivo no se centraba en la guerra, sino en los halcones, búhos, ardillas de tierra y alces que deambulaban frente a su cámara, espectadores silenciosos de la guerra que se libraba a su lado.

Después de haber observado la vida salvaje en sus batallas por la supervivencia y luego observar sus inesperadas amistades y alianzas, Schieferdecker dice: “La paz y la unión con la naturaleza es más agradable que las terribles noticias del mundo”.

Schieferdecker dice que seguirá buscando aventuras con su cámara, intentando capturar momentos que no son fácilmente reconocibles a simple vista. Y, dice, incluso si vuelve a casa sin una foto, seguirá adelante. Lo hará simplemente por la alegría que le produce, porque dice que aporta equilibrio a su vida, y porque “es agradable disfrutar de la naturaleza en paz”.

Y así, desde algún lugar de la naturaleza europea, Schieferdecker y su Canon R5 envían el deseo de que todos los fotógrafos tengan siempre buena luz.

Mire más fotos a continuación. ¡Que lo disfrute!

Lahja jugando en la nieve:

(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)

Fotos de otros tigres y animales:

(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)
(Cortesía de Ina Schieferdecker)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.