¿Ganó peso con la dieta que su amigo le recomendó?

Somos demasiado diferentes en cuerpo y estilo de vida para que una dieta funcione para todos
Por LYNN JAFFEE
14 de Enero de 2021
Actualizado: 14 de Enero de 2021

Nunca hice mucha dieta, aunque hay momentos en mi vida en los que probablemente debería haberla hecho. Sin embargo, he intentado ajustar mi dieta basándome en la recomendación de un amigo o en un artículo que he leído, solo para que me salga el tiro por la culata. Ya sea que mi digestión se haya estropeado, o que mi energía se haya tomado unas vacaciones, dejándome lenta y cansada.

Este fenómeno parece ocurrirle a mucha gente. Leen sobre una comida milagrosa o una dieta infalible, para luego aumentar de peso o sentirse como basura. Entonces, ¿qué está pasando?

La medicina china tiene la respuesta desde hace mucho tiempo, y parece que los investigadores occidentales también se están dando cuenta. La clave para comer bien es adaptar la dieta a las necesidades específicas de cada uno. Esto es cierto por un par de razones. Primero, cada uno de nosotros tiene necesidades nutricionales específicas que varían de persona a persona. Segundo, los alimentos tienen propiedades específicas que los hacen buenos para algunos tipos de condiciones de salud, pero no para otros. Por ejemplo:

Cada alimento tiene una temperatura energética inherente, lo que se traduce en cómo afectará a su cuerpo. Por ejemplo, el jengibre se considera un alimento que proporciona calor, mientras que la menta es un alimento que refresca. En la práctica, si usted luchara con los bochornos, elegiría alimentos energéticamente refrescantes y evitaría los que le provocan calor.

Los alimentos también tienen una acción o impacto en su cuerpo. Por ejemplo, dependiendo de sus necesidades, puede elegir alimentos que hidraten, nutran la sangre, aumenten su qi (energía obtenida a través de la comida y la respiración) o drenen la humedad.

La forma en que prepare los alimentos puede cambiar sus propiedades. Las frutas crudas tienden a estar frescas y húmedas. Sin embargo, los frutos secos son más cálidos y menos hidratantes. Además, si tiene problemas de digestión, cocinar las verduras en una sopa o en una sartén las hace mucho más fáciles de digerir, permitiéndole extraer más energía de ellas.

Aunque los practicantes de la medicina china saben desde hace tiempo que la terapia alimentaria se basa en la creación de una dieta individualizada, los científicos de la alimentación están llevando a cabo investigaciones que sugieren lo mismo. Los resultados de un estudio israelí sobre los niveles de azúcar en la sangre de 800 personas documentaron que diferentes personas respondían de manera diferente al comer el mismo alimento. Los investigadores sugieren que, al igual que la terapia alimentaria china, el éxito de la dieta y la alimentación saludable depende de las comidas adaptadas al individuo y a su biología única. En lugar de preguntarse qué estaba haciendo mal cuando aumentó de peso con la dieta que su amigo le garantizó, entienda que los alimentos que usted necesita son diferentes de los alimentos que otros necesitan. Para obtener más información sobre la medicina china y la evaluación de sus necesidades individuales, consulte Pasos sencillos: El camino chino hacia una mejor salud.

Lynn Jaffee es acupuntora licenciada y autora de “Pasos sencillos: el camino chino hacia una mejor salud”. Este artículo fue publicado originalmente en AcupunctureTwinCities.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS