Genio utiliza pajillas de plástico y envoltorios de caramelos para fabricar sillas escolares

Por La Gran Época
10 de Mayo de 2019 Actualizado: 10 de Mayo de 2019

La población mundial se ha disparado en las últimas generaciones, y con el auge de la población ha surgido una creciente necesidad de averiguar qué hacer con los desechos de productos.

Las iniciativas han impulsado un mayor acceso a los productos reutilizables incluso para los consumidores de bajos ingresos, las empresas han introducido programas de cero desechos en ciertas áreas de operación, y las comunidades han aumentado su uso de energía solar, eólica e hidroeléctrica a medida que el mundo se une para reducir las emisiones y la contaminación.

Con una cantidad todavía devastadora de plástico de un solo uso circulando en la economía del consumo, sin embargo, un ingeniero filipino ha encontrado una gran manera de reutilizar los plásticos para un bien mayor.

Winchester Lemen, de Davao, Filipinas, es el presidente y propietario de Envirotech Waste Recycling, Inc. Fundada en el 2010, la empresa cita en su página web que “se ha orientado hacia la participación activa en la búsqueda de la recuperación de la inteligencia y el equilibrio ecológicos del mundo”. Trabaja con los gobiernos locales para ayudar a otras empresas a sumarse adecuadamente a las leyes y normas ambientales, y a diseñar productos totalmente reciclados en el proceso.

Uno de esos productos se ha vuelto viral, ya que la creación por parte de Winchester de una silla de aula escolar totalmente reciclada ha demostrado que incluso los productos de desecho más pequeños, como las envolturas de caramelos y las pajillas de plástico de un solo uso, pueden convertirse en algo increíblemente útil.

Las sillas, explicó Winchester, resuelven un par de problemas. No solo ayudan a reducir la cantidad de plástico reciclable que se tira a los vertederos, sino que también ayudan a satisfacer la creciente demanda de muebles escolares de la creciente población de Filipinas que reúne los requisitos para recibir educación.

“Tenemos un enorme atraso de 1,7 millones de sillas escolares en nuestro país. Uno de nuestros objetivos es reducir la brecha”, dice Winchester. “Las sillas pueden ser usadas por mucho tiempo, así que no tenemos que cambiarlas cada año como se hacía en el pasado”.

Ver esta publicación en Instagram

A new chapter is about to unfold…

Una publicación compartida de Winchester Lemen (@winchesterlemen) el

Winchester ha acuñado la frase “We ReUse your ReFuse” (Reutilizamos tus desechos) para dar a conocer las iniciativas que consiguen reutilizar completamente los “residuos” que se utilizan en la construcción de las sillas.

En primer lugar, se recogen los productos, como explicó Winchester en una entrevista reciente. Recogen de todo, desde bolsas de arena, que son más duraderas y reutilizables que las bolsas de plástico comunes, pero más desechables que las bolsas de lona, hasta envoltorios de caramelos, paquetes de comida basura, pajillas de plástico, sobres, plásticos laminados con papel de aluminio, sacos y botellas de plástico de un solo uso.

Los productos se trituran y se limpian y desinfectan a fondo, eliminando la suciedad y el aceite, antes de verterse en los moldes para crear las sillas.

A partir de ahí, solo hay que lijarlos y pintarlos, ¡y listo! Las escuelas oficialmente tienen productos nuevos y duraderos que pueden ayudarlos a proporcionar asientos para los estudiantes mientras mantienen los rellenos sanitarios un poco más vacíos en el proceso.

Estas sillas no son las únicas cosas que Winchester y su compañía han estado usando productos de desecho y reciclables para hacer. Han sido capaces de moldear y formar todo, desde bancos hasta escaleras, aprovechando el hecho de que los gobiernos locales filipinos han estado presionando para que se proteja el medio ambiente para producir productos respetuosos con el planeta.

Las sillas cuestan un poco más que los típicos pupitres de madera de las escuelas, pero Winchester se ha asegurado de que los profesores y las escuelas obtengan el valor de su dinero; hay una garantía de 20 años para las piezas reemplazables, y todo el sistema de sillas y escritorios está hecho de piezas entrelazadas para que sean fáciles de ensamblar y puedan intercambiar piezas cuando sea necesario. Además, permiten que más árboles permanezcan en pie.

“Estamos salvando un árbol de tres años, que se utiliza para fabricar sillas escolares, por cada silla de plástico que fabricamos utilizando residuos plásticos reciclados”, dice Lemen.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS