Gobernador Texas impulsa la seguridad armada en las escuelas tras la masacre

Por EFE
31 de Mayo de 2018 Actualizado: 31 de Mayo de 2018

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, presentó hoy un nuevo programa de medidas para disminuir la violencia en los centros educativos estatales, entre ellas aumentar la presencia de agentes de seguridad y dar más permisos para que los profesores porten armas.

Este plan fue elaborado como consecuencia de la última matanza escolar que se produjo hace apenas dos semanas, el 18 de mayo, cuando un joven de 17 años abrió fuego contra sus compañeros de la escuela de Santa Fe (Texas), causando diez muertos y trece heridos.

El plan de Abbott también incluye una campaña a través de las redes sociales que alentará a las personas a protegerse de las armas de fuego y “convertir las escuelas en un lugar más seguro”, según explicó el mandatario en el texto.

Otra de las medidas destacadas en el programa, que tiene una extensión de 40 páginas, es la mejora de los servicios de salud mental con la formación de un equipo de 4 a 6 profesionales que ayuden a identificar y eliminar a los estudiantes peligrosos y se encarguen de asistir a las víctimas durante una crisis.

Además, con base en la prevención de estos incidentes, pide a los centros educativos que colaboren estrechamente con las autoridades policiales para aumentar su presencia en los campus y “reforzar el vínculo con los estudiantes”.

Las propuestas del gobernador estarán financiadas con 120 millones de dólares en subvenciones para implementar estas ideas y un programa adicional de ayudas económicas, más elaborado, destinado a las medidas con mayor coste, cuya cantidad no fue revelada por el momento.

Dado que al año escolar actual le falta menos de una semana para concluir, Abbott comunicó que la iniciativa se pondrá en marcha el próximo curso.

“Muchas de las cosas estarán listas en Texas, en nuestras escuelas no hay resistencia a ello”, comentó el republicano sobre la obligatoriedad de aplicar el programa de seguridad y su expansión nacional.

El documento es el resultado de diversas jornadas de debates sobre el control de armas organizadas por el Gobierno texano como consecuencia de la tragedia en la escuela de Santa Fe, una de las peores de la historia de Estados Unidos y el tiroteo masivo número 23 en lo que va de año en el país.

TE RECOMENDAMOS