Gobernadora de Nueva York analiza conceder permisos de trabajo estatales a los inmigrantes ilegales

Por Bill Pan
14 de Septiembre de 2023 11:46 AM Actualizado: 14 de Septiembre de 2023 11:46 AM

Mientras una afluencia de decenas de miles de inmigrantes ilegales está abrumando a la ciudad de Nueva York, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, está estudiando una opción “sin precedentes” de proporcionar a los recién llegados documentos que les permitan trabajar legalmente en el estado.

El martes por la tarde, poco antes de un debate con los líderes legislativos del estado sobre la crisis de los inmigrantes ilegales, en su oficina en Manhatan, la Sra. Hochul dijo a los periodistas que tenía la intención de apoyar un nuevo proyecto de ley que acorta drásticamente el período de espera entre la presentación de una solicitud de asilo y la obtención de un permiso de trabajo.

La propuesta de ley, presentada el martes por la asambleísta Catalina Cruz y el senador estatal Luis Sepúlveda, ambos demócratas, obligaría al Estado a conceder documentos de trabajo a los inmigrantes ilegales en un plazo de 45 días a partir de la solicitud de asilo.

En comparación, normalmente se necesitan al menos 180 días para que un solicitante de asilo reciba un permiso de trabajo de la autoridad federal de inmigración. Un sistema de autorización de trabajo que ya está atrasado prolonga aún más la espera.

La Sra. Hochul también dijo que su oficina está trabajando en la redacción de un texto para una vía de obtener un permiso de trabajo similar que los legisladores podrían debatir en una sesión especial o cuando regresen a Albany en enero de 2024.

“Mis abogados están trabajando en [el lenguaje] mientras hablamos”, dijo la Sra. Hochul en la rueda de prensa. “Yo hablé sobre esto en la Casa Blanca. Yo dije que ‘quizás haga algo a nivel estatal. Yo quizás tenga que hacer esto’. Así que ahora mismo estamos trabajando en el lenguaje”.

Ningún estado ha intentado jamás eludir al gobierno federal para emitir sus propios permisos de trabajo para ciudadanos extranjeros y no está claro si el intento de Nueva York sobrevivirá al desafío legal que es casi seguro que se avecina. La Sra. Hochul dijo que ella reconocía esto.

“Esto no tendría precedentes”, dijo a los periodistas. “Y yo creo que el gobierno federal podría creer que tenemos que tener su autoridad para avanzar con los permisos de trabajo estatales. Pero como dije, tenemos que dejarlos trabajar”.

La administración Biden pareció no apoyar tanto tal esfuerzo.

En una conferencia telefónica con medios de comunicación con sede en Nueva York el martes, dos funcionarios anónimos de Biden no dijeron si ellos pedirían al Empire State que cancele su intento de tomar el asunto en sus propias manos, pero dejaron en claro que el permiso de trabajo es una “autoridad federal”.

“La concesión de permisos de trabajo es claramente una autoridad federal”, dijeron los funcionarios. “Por lo tanto, no es algo que alentaríamos a los estados a implementar. Si alguien se toma en serio eso, lo tomaremos como viene. Pero nuestra posición ha sido que es una clara autoridad federal”.

The Epoch Times se comunicó con el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos para obtener más comentarios.

Migrantes esperan afuera del Hotel Roosevelt, que se ha convertido en un centro de recepción de migrantes, en el centro de Manhattan, ciudad de Nueva York, el 31 de julio de 2023. (Kena Betancur/AFP vía Getty Images)

Los comentarios de la gobernadora se produjeron después de que el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, dijera que la crisis de inmigrantes ilegales “destruiría” la ciudad. Previamente, el Sr. Adams exigió al gobierno federal que acelerara las autorizaciones de trabajo para aquellos que actualmente están bajo el cuidado de la ciudad.

Desde abril de 2022, más de 110,000 inmigrantes han llegado a la ciudad de Nueva York después de cruzar ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México. Alrededor de 60,000 de ellos están alojados en refugios tradicionales administrados por la ciudad y en sitios de emergencia recientemente abiertos. Alrededor de 20,000 niños ingresaron al sistema de escuelas públicas de la ciudad este semestre de otoño.

“Yo tengo que ser honesto con los neoyorquinos sobre lo que estamos a punto de experimentar —un tsunami financiero que no creo que esta ciudad haya experimentado nunca”, dijo el Sr. Adams en una entrevista con PIX11 el fin de semana.

“Esto no es una utopía”, añadió el alcalde. “La ciudad de Nueva York no puede gestionar a 10,000 personas al mes sin que se vislumbre un final. Eso no puede suceder y va a socavar a toda esta ciudad”.

Un oficial de policía reparte pizza a docenas de inmigrantes ilegales recién llegados a la ciudad de Nueva York mientras acampan afuera del Hotel Roosevelt, que se ha convertido en un centro de recepción, donde intentan conseguir alojamiento temporal el 1 de agosto de 2023. ( Spencer Platt/Getty Images)

La ciudad de Nueva York tiene una política de “derecho a la vivienda”, que exige que el gobierno proporcione vivienda a cualquier persona que necesite una cama, independientemente de su estatus migratorio. Adams ha culpado a la política de atraer inmigrantes ilegales y, en un intento por acabar con ella, presentó documentos en una corte estatal en mayo para revisar el caso de 1979 que condujo al mandato.

También culpó al gobernador de Texas, Greg Abbott, cuya administración, sin la ayuda de Washington, ha estado ofreciendo a los detenidos en la frontera billetes de autobús de ida a Nueva York, y hacia otras autoproclamadas “ciudades santuario” encabezadas por los demócratas, como Chicago, Washington y Los Ángeles.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.