Gobierno de Trump designa a fabricantes de armas y sus distribuidores como negocios esenciales del país

Por Jack Phillips
29 de Marzo de 2020
Actualizado: 29 de Marzo de 2020

La Casa Blanca nombró el sábado a los fabricantes de armas, campos de tiro y distribuidores de armas como negocios esenciales después de que varios estados cerraran las tiendas de armas como parte de un aislamiento para frenar la propagación del virus del PCCh.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus chino como el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) porque el encubrimiento y la mala gestión del PCCh permitieron que se propagara por toda China y creara una pandemia mundial.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) proporcionó directrices actualizadas en su sitio web sobre los cambios.

“Los trabajadores que apoyan el funcionamiento de los fabricantes de armas de fuego o productos de munición, minoristas, importadores, distribuidores y campos de tiro” se consideran esenciales, indicó la agencia.

Estos trabajadores están listados bajo la designación de “aplicación de la ley, seguridad pública y otros primeros auxilios” en el sitio web. Esa designación también incluye al personal público, privado y voluntario “en la gestión de emergencias, la aplicación de la ley, los servicios de bomberos y de rescate, los servicios médicos de emergencia y la seguridad privada, para incluir a los encargados de responder a materiales peligrosos públicos y privados, los proveedores de servicios médicos aéreos, los correccionales y el personal de búsqueda y rescate”, añadió.

Christopher Krebs, quien dirige la Agencia de Seguridad Cibernética y de Infraestructura del DHS, escribió que las directrices actualizadas pretenden ser una recomendación oficial y no son vinculantes, lo que significa que los estados pueden teóricamente implementar diferentes restricciones.

“Esta lista tiene por objeto ayudar a los funcionarios estatales, locales, tribales y territoriales en su labor de protección de sus comunidades, garantizando al mismo tiempo la continuidad de las funciones críticas para la salud y la seguridad pública, así como para la seguridad económica y nacional”, escribió Krebs el 28 de marzo.

Desde hace dos semanas, en todo Estados Unidos los funcionarios locales y estatales cerraron las tiendas de armas, campos de tiro y fábricas después de considerarlas no esenciales. Como resultado de los cierres y la incertidumbre sobre la propagación del virus del PCCh, la demanda de armas y municiones aumentó.

La Fundación Nacional de Deportes de Tiro, un grupo de comerciantes, pidió a principios de este mes que la designación de negocios de armas sea esencial.

“Hemos visto durante la semana pasada cientos de miles, incluso millones de estadounidenses que han elegido ejercer su derecho a tener y llevar armas para garantizar su seguridad y la de sus seres queridos durante estos tiempos de incertidumbre”, señaló Lawrence Keane, consejero general del grupo, en una declaración obtenida por Washington Free Beacon. “No se debe negar a los estadounidenses la posibilidad de ejercer ese derecho de comprar y adquirir legalmente armas de fuego en tiempos de emergencia”.

La semana pasada, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, también señaló que las armerías deberían ser clasificadas como negocios esenciales y deberían permanecer abiertas.

“La ley estatal otorga varios poderes de emergencia a los gobiernos locales para controlar el movimiento dentro de su región durante un desastre, lo cual sirve bien a nuestras comunidades durante eventos de salud pública como el que estamos combatiendo ahora. Sin embargo, la regulación local de la venta, la posesión y la propiedad de armas de fuego está específicamente prohibida por la ley de Texas”, dijo Paxton el 27 de marzo.

A continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS