Golpean hasta la muerte a una prisionera de conciencia en China 2 días antes de su liberación

Por Nicole Hao
09 de Noviembre de 2021
Actualizado: 09 de Noviembre de 2021

Su Yunxia, de 67 años, fue golpeada hasta la muerte en la prisión de mujeres de Heilongjiang el 4 de septiembre, dos días antes de que terminara su condena de cinco años.

Encarcelada por sus creencias, Su fue golpeada porque se negó a abandonar la práctica de qigong denominada Falun Gong, previamente avalada por el gobierno, según Minghui.org, una página web con sede en EE. UU. que documenta la persecución del régimen chino contra Falun Gong.

“Un practicante de Falun Gong debe firmar las llamadas ‘Tres Cartas’ —declaraciones de abandono de la práctica pacífica— si quiere obtener la notificación de liberación [que es imprescindible para salir de la prisión]”, informó Minghui.org. “De lo contrario, él/ella será gravemente torturado por los presos [designados por los guardias de la prisión días antes de que termine la sentencia]”.

Su había practicado Falun Gong durante más de dos docenas de años. También conocido como Falun Dafa, Falun Gong enseña a los practicantes a ser buenas personas siguiendo los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. Sin embargo, en julio de 1999, el régimen comunista gobernante en China lanzó una brutal persecución en un intento de erradicar la práctica, simplemente porque 100 millones de chinos la practicaban en ese momento, que eran más que los miembros del Partido Comunista Chino (PCCh).

Minghui.org informó por primera vez de que Su había sido detenida en el campo de trabajo de Wanjia, en Harbin, en junio de 2001. Para obligarla a renunciar a sus creencias, los guardias ataron las muñecas de Su al nivel superior de una litera, que era más alta que ella, y la obligaron a ponerse de puntillas. Si quería apoyar los dedos de los pies, la cuerda le cortaba las muñecas, lo que resultaba muy doloroso. Todo su peso le hacía daño en las muñecas o en los dedos de los pies.

Su sería arrestada y obligada a permanecer detenida muchas más veces durante las dos décadas siguientes.

Varios practicantes de Falun Gong participan en una vigilia con velas en recuerdo de las víctimas de la persecución de 22 años en China en el Monumento a Washington el 16 de julio de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Perseguida hasta la muerte

Su era del distrito de Daowai de la ciudad de Harbin, en la provincia de Heilongjiang, en el noreste de China. Según las personas que la conocían, Su no hacía daño a la sociedad ni a las personas que la rodeaban. Al contrario, Su cuidaba de los miembros de su familia, así como de los vecinos y amigos. Sin embargo, debido a la intolerancia del régimen chino hacia sus creencias, fue constantemente acosada.

Su última detención tuvo lugar la tarde del 7 de septiembre de 2016, cuando Su se reunió con una compañera practicante de Falun Gong, Pan Wenli, en su ciudad natal. Fueron detenidas en la comisaría de Sankeshu simplemente porque llevaban folletos en sus bolsos y estaban contando la verdad sobre lo que es realmente Falun Gong, en contra de las informaciones de la prensa controlada por el Estado que han sido utilizadas por el régimen para justificar su persecución.

Horas más tarde, la policía allanó la casa de Su y se llevó su computadora, sus libros e incluso el dinero en efectivo.

El marido de Su, que dependía de sus cuidados, yacía paralizado en su cama. Pero creyendo en la inocencia de Su, se las arregló para ir a la comisaría y a la oficina de policía del distrito con la ayuda de sus familiares para exigir la liberación de Su, solo para ser rechazado. Ni siquiera se le permitió visitar a Su en la cárcel.

El 31 de marzo de 2017, Su fue condenada a cinco años de prisión y a una multa de 10,000 yuanes (1565 dólares), simplemente porque se negó a renunciar a sus creencias.

Desde entonces, Su ha estado detenida en la Prisión de Mujeres de Heilongjiang, una de las prisiones más notorias de China donde el régimen ha perseguido brutalmente a los practicantes de Falun Gong, incluso utilizando todas las formas de tortura.

Según Minghui.org, la situación de Pan sigue siendo desconocida. El régimen disuade a los familiares para que no revelen a otros la situación de los practicantes detenidos.

Para mostrar su apoyo a las demandas globales presentadas contra el exmandatario chino Jiang Zemin, varios practicantes de Falun Gong se manifestaron en Sídney el 4 de septiembre de 2015. (William West/AFP a través de Getty Images)

Según la información obtenida por Minghui.org, la Prisión de Mujeres de Heilongjiang obligó a todas las practicantes de Falun Gong recién detenidas a ver un video de lavado de cerebro durante 12 horas al día durante tres meses sin descanso, y luego obligó a las practicantes que aún se negaban a renunciar a sus creencias a sentarse en un pequeño taburete durante más de una docena de horas al día en una habitación sin calefacción ni aire acondicionado. El personal de la prisión tampoco permitió que los practicantes durmieran durante semanas, les retuvo la comida y los golpeó.

Incluso si una practicante renunciaba a sus creencias, la prisión la enviaba primero a realizar trabajos forzados durante al menos 13 horas al día.

En los últimos 22 años, se calcula que más de mil practicantes de Falun Gong han sido detenidas en la prisión de mujeres de Heilongjiang. Al menos 31 de ellas han sido perseguidas hasta la muerte, y cerca del 90 por ciento de las demás han sido torturadas hasta el punto de que sus cuerpos no se han recuperado ni siquiera después de un tratamiento prolongado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS