Grupo de ética médica es nominado al Premio Nobel de la Paz por denunciar la sustracción forzada de órganos en China

Por Eva Fu
04 de Febrero de 2024 3:47 PM Actualizado: 05 de Febrero de 2024 10:18 PM

Un legislador británico ha propuesto a Médicos contra la Extracción Forzada de Órganos para el Premio Nobel de la Paz, citando el papel de este grupo de ética médica en la denuncia de los “horrores de la sustracción forzada de órganos” en la China comunista.

La organización sin ánimo de lucro con sede en Washington, conocida abreviadamente como DAFOH, está formada por médicos de todo el mundo y lleva unos 17 años concienciando sobre estos abusos a escala industrial.

Además de editar publicaciones en las que se examinan las pruebas, el grupo ha organizado periódicamente seminarios web y ha llevado a cabo una campaña de petición para que las Naciones Unidas actúen, dado que ha reunido millones de firmas en todo el mundo a lo largo de unos seis años.

En enero, DAFOH pidió a las Naciones Unidas que creara una corte penal internacional para la sustracción forzada de órganos por parte del régimen chino, con el apoyo de más de 100 legisladores, académicos y grupos civiles.

El nominador, Lord Philip Hunt de King’s Heath, elogió al grupo por su “tremendo trabajo” a la hora de argumentar “por qué tenemos que actuar”.

“Estos actos son horripilantes, creo que atentan contra los derechos humanos fundamentales”, declaró a The Epoch Times.

Escribió en la carta de nominación que el compromiso del grupo con la causa está “profundamente arraigado en la convicción de promover la ética médica y la dignidad humana”.

Un Premio Nobel de la Paz para el grupo “no solo apoyaría una mayor sensibilización y atención sobre este tema, sino que también influiría positivamente en todos los esfuerzos contra la trata de seres humanos, otro grave tema de nuestro tiempo”, afirmó.

Los delitos de sustracción forzada de órganos aprobados por el Estado en China ponen en peligro a una vasta población. Los practicantes detenidos de Falun Gong, cuyo número de seguidores se calcula en hasta 100 millones, podrían morir por la sustracción forzada de sus órganos, al igual que uigures, tibetanos y cristianos de la Casa. Atraídos por los brevísimos tiempos de espera en los hospitales chinos, los turistas internacionales pueden optar por ir a China para someterse a una operación de trasplante de órganos, convirtiéndose así en cómplices involuntarios del delito.

El asunto ha generado una creciente preocupación a nivel internacional desde que el “Tribunal de China”, con sede en Londres, confirmó tras una investigación de un año que el atroz acto se ha estado produciendo efectivamente en China y a “escala significativa”.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Mike Johnson (R-La.) denunció el asunto en la Cumbre Internacional sobre Libertad Religiosa y situó al Partido Comunista Chino entre “algunos de los más represivos del mundo” por sus abusos contra los derechos humanos. El año anterior, se aprobó en el Congreso, con un apoyo abrumador, un proyecto de ley destinado a introducir consecuencias penales, y Texas promulgó una ley estatal que prohíbe a las aseguradoras apoyar el turismo de trasplantes de órganos a China. En 2022, el Parlamento Europeo adoptó una resolución condenando la “práctica criminal, inhumana y contraria a la ética.”

Pero Hunt, cuyos esfuerzos de defensa consiguieron que se aprobara en el Reino Unido una ley que prohibía a sus compatriotas participar en el plan, se ha sentido decepcionado por la falta de respuestas tangibles hasta la fecha por parte de organismos internacionales como las Naciones Unidas.

Durante el reciente examen de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en China, los detractores del país tuvieron que limitar sus comentarios a un sprint de 45 segundos. El tema de la extracción forzosa de órganos no salió a relucir.

Hunt tuvo conocimiento de este asunto hace unos cinco años a través de defensores de los derechos humanos, mientras hacía campaña a favor de un proyecto de ley para fomentar las donaciones de órganos en su país. Horrorizado al enterarse de lo que ocurría en China, se comprometió a hacer todo lo posible para poner fin a estos abusos.

“La sustracción forzada de órganos es un crimen terrible, terrible”, afirmó, señalando los asesinatos que se cometen entre bastidores para permitir el crecimiento de la industria.

Médicos se preparan para un trasplante de riñón en una foto de archivo. (Pierre-Philippe Marcou/AFP/Getty Images)

Los presos de conciencia, los practicantes de Falun Gong y los uigures de la región noroccidental de Xinjiang: estas personas “merecen algo mucho, mucho mejor en su vida que la horrible situación en la que se encuentran”, afirmó.

“Debemos hacerlo mejor, debemos protestar, debemos hacer campaña, y con el tiempo conseguiremos erradicar esta terrible práctica”, afirmó. Y en ello, añadió, organizaciones como DAFOH desempeñan “un papel increíblemente importante”.

“Les rindo homenaje por todo lo que han hecho y por todo el apoyo que me han prestado”, dijo Hunt.

“Queda mucho camino por recorrer”, pero con los esfuerzos colectivos de DAFOH y grupos afines, dijo, “podemos empezar a marcar la diferencia”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.