Grupos de padres conservadores trabajan para recuperar las escuelas de manos izquierdistas

Por RONG CAI
28 de Abril de 2021
Actualizado: 28 de Abril de 2021

Un grupo de conservadores estadounidenses creó una organización nacional de base, Padres Defensores de la Educación, para luchar contra el adoctrinamiento izquierdista en las aulas. Neily, defensora de los derechos civiles, y Asra Nomani, exreportera de The Wall Street Journal, se encuentran entre los líderes. El objetivo del grupo es “recuperar nuestras escuelas de los activistas que imponen agendas perjudiciales”.

“En los últimos años, los activistas apuntaron a las escuelas públicas, privadas y escuelas charter de todo el país con una campaña para imponer nuevos planes de estudio tóxicos y obligar a nuestros hijos a formar grupos de identidad divisivos basados en la raza, la etnia, la religión y el género. Muchas escuelas ya adoptaron este modelo y muchas más se están preparando para adoptarlo”, publicó la organización en su sitio web.

El grupo explicó que no les dicen a los padres lo que deben hacer, porque nadie conoce la escuela y la comunidad mejor que los propios padres. En su lugar, recopiló numerosos casos y recursos legales que surgieron en el país para que los padres los utilicen como referencia. “Es hora de unirnos y detener la locura en nuestras escuelas”, dice el sitio web del grupo.

Según la información recopilada por la organización, ésta observó varios ejemplos de adoctrinamiento en las escuelas públicas y privadas de la ciudad de Nueva York.

En febrero de 2019, el Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York (DOE) patrocinó una mesa redonda titulada “Cómo hablar con sus hijos sobre el racismo”. El ponente identificó a los blancos como la raza más privilegiada y a los afroamericanos como los últimos, mientras que los asiáticos se benefician de la “proximidad al privilegio blanco”.

Según New York Post, el panel fue dirigido por el Centro para la Justicia Racial en la Educación. El Departamento de Educación, dirigido por el entonces Canciller de Escuelas Richard A. Carranza, pagó a la organización aproximadamente 400,000 dólares para llevar a cabo “sesiones de formación casi semanales en toda la ciudad para abordar lo que cree que es el racismo rampante que infecta las escuelas”.

En junio de 2020, Queens Chronicle, un medio de comunicación local del distrito de Queens, en la ciudad de Nueva York, reveló que el padre de un niño de 7 años, de la escuela PS 144 en Forest Hills, informó de que los materiales de lectura recomendados por la escuela tenían una redacción racial “extremadamente intolerable y poco útil”.

Según un informe del 17 de septiembre de Fox News, las escuelas públicas de Buffalo, Nueva York, incorporaron la propaganda de Black Lives Matter en el plan de estudios de los niños de primaria y animan a los estudiantes a cuestionar la importancia de la familia nuclear.

En diciembre de 2020, docenas de profesores y personal de The Dalton School, una escuela privada de élite en la ciudad de Nueva York, presentaron un manifiesto de 8 páginas y 24 peticiones radicales para un plan de estudios “antirracista”. Si los padres se negaban a cooperar, la escuela no abriría, lo que enfureció profundamente a los padres.

En febrero de 2021, el director del East Side Community High School de Manhattan, Mark Federman, envió materiales a todos los padres, pidiéndoles que “reflexionaran” sobre su nivel de “blancura”.

Padres se unen contra la propaganda de la izquierda

En respuesta a estos problemas, los padres de la ciudad de Nueva York crearon varias organizaciones para contraatacar.

La organización No Left Turn in Education (No al giro izquierdista de la educación) tiene 116 miembros y el grupo de Facebook Moms for Liberty (Madres por la libertad) de Nassau, Long Island, Nueva York, tiene 465.

La Chinese American Citizens Alliance Greater New York (CACAGNY) (Gran Alianza de ciudadanos chinos estadounidenses de Nueva York), la organización china de derechos civiles más antigua de Estados Unidos, también se encuentra entre las organizaciones de base que luchan contra el plan de estudios de la Teoría Crítica de la Raza (CRT).

“La Teoría Crítica de la Raza es un fraude despreciable, divisivo y manipulador. Grupos de odio con aliados en la política, la prensa y la educación, hacen pasar la CRT por antirracismo y diversidad, equidad e inclusión, pero la CRT es exactamente lo contrario. Desde sus raíces, la CRT es racista, represiva, discriminatoria y divisiva”, dijo CACAGNY en una carta abierta publicada en febrero.

La organización también está defendiendo la política original de admisiones de las escuelas secundarias especializadas de la ciudad de Nueva York y apoyando las legislaciones sobre los superdotados y los talentos. Además participó en la demanda de admisiones de Harvard para detener la discriminación racial en las admisiones universitarias.

Por su parte la Academia Heterodoxa (HxA), un grupo de defensa sin fines de lucro de académicos fundados en 2015 está buscando contrarrestar lo que consideran una falta de diversidad de puntos de vista en los campus universitarios, especialmente la diversidad política. Su red incluye a más de 4400 profesores, educadores de primaria y secundaria y estudiantes. El grupo publicó trabajos perspicaces que invitan a la reflexión en los que se debaten temas como “la división y la política de identidad”.

El 20 de abril, la Fundación contra la Intolerancia y el Racismo (FAIR) publicó en Twitter una conversación grabada en la que George Davison, director de la Grace Church School de Manhattan, admitía que la escuela “demoniza a los blancos por haber nacido” como tales.

En marzo de 2021, Parents Defending Education solicitó a las Escuelas Públicas de Búfalo, de acuerdo con la Ley de Libertad de Información (FOIA), la obtención de todas las comunicaciones y documentos relacionados con la “destrucción de la estructura de la familia nuclear occidental” en el plan de estudios, así como la realización de cursos relacionados con el Proyecto 1619 del New York Times.

Schoolhouse Rights busca defender y apoyar los derechos individuales de los estudiantes, padres y miembros del profesorado en la educación pública K-12, y defender los derechos básicos esenciales para la libertad y una sociedad libre.

La primera demanda sobre la Teoría Crítica de la Raza (CRT) que Schoolhouse Rights presentó contra la CRT fue el caso “Autoridad estatal de escuelas públicas subvencionadas”, cuando William Clark, un estudiante mestizo de último curso de secundaria, presentó una demanda por el “adoctrinamiento ideológico y coercitivo” en una escuela financiada por los contribuyentes en Nevada.

La madre de William, Gabrielle Clark, es negra y su difunto padre era blanco. William es considerado por sus compañeros como blanco por su pelo rubio y sus ojos verdes. Ellos le amenazaron con reprobar sus notas y no graduarlo porque se negaba a reconocer la “supremacía blanca”.

William y su madre presentaron la demanda el 22 de diciembre de 2020 en un tribunal federal de Nevada contra las autoridades escolares. Según la presentación judicial, la escuela subvencionada, Democracy Prep at the Agassi Campus, obligó a los estudiantes a identificarse por su raza, sexo y orientación sexual y luego etiquetó a algunos de ellos como “opresores” en las clases. Este plan de estudios de la raza crítica se puso en marcha sin notificación a los padres.

A principios de abril, las autoridades escolares no solo se retractaron de las calificaciones de reprobación de William, sino que también le permitieron optar por abandonar el controvertido curso. William se graduará esta primavera como estaba previsto.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS