Guardavidas argentina arriesga su vida para salvar a un niño senegalés que se ahogaba en España

Por Isabel Valencia - La Gran Época
02 de Agosto de 2019 Actualizado: 02 de Agosto de 2019

Los guardavidas tienen que tener vocación de servicio para realizar bien su labor, pero además tienen que tener amor y respeto por la vida de todos los que llegan al mar. Esto lo demostró una guardavidas argentina que se convirtió en heroína cuando puso a prueba su integridad física para salvar la vida de un pequeño que estaba en apuros. 

Macarena Cabrujo de 25 años de edad, es una guardavidas que trabaja en Palma de Mallorca, España. El 27 de julio, la joven argentina había terminado su turno, pero se quedó en la playa de Can Pere Antoni jugando voleibol, informó Clarín.

Como las autoridades habían levantado la bandera amarilla y roja debido a las malas condiciones del mar, mientras jugaba Macarena no perdía su espíritu protector y se fijaba que no hubiera algo fuera de lo normal. De repente, vio a un chico senegalés que al parecer se estaba ahogando cerca de la línea de boyas a unos 200 metros de la orilla de la playa.

Sin dudarlo por un segundo, y aún sin equipo a la mano y bajo peligrosas condiciones del mar, Macarena se entregó a las olas con el único objetivo de rescatar al pequeño. “Desde el momento en que me saqué los pantalones sabía dónde me metía, no tenía ningún elemento de flotabilidad”, le dijo a Clarín.

Cuando llegó hasta donde estaba el niño, el pequeño agotado por el esfuerzo se desmayó. Macarena sabiendo que no podría remolcar al pequeño, debido a las malas condiciones del mar, se fue hasta una boya y trató de recuperarlo mientras esperaba que llegase la ayuda, según indicó el  el Instituto Balear de Emergencias. Luego de unos minutos, el niño recuperó la conciencia y le pidió a Macarena que lo abrace. El chico le preguntó si estaban vivos y si iban a morir allí.

“Yo lo acompañé en el último tramo pero él la peleó solo. Yo le decía ‘aguantame que ya vamos a salir juntos’. Entonces me meto y lo saco, lo remolco hasta la primera boya que veo porque quería chequear cómo estaba. Logré agarrarme con un solo dedo en uno de los agujeros”, narró la joven según informa a Clarín.

“Con el nene en brazos, empiezo a tranquilizarlo, miro a la playa y no había nadie, el 112 (emergencia) no había llegado. Me mira y me dice ‘pensé que no me ibas a sacar porque soy negro’. Si un nene de 10 años tiene eso en mente es muy triste como sociedad. Y yo le dije ‘sos hermoso, vine a sacarte’, pero yo sabía que había pocas posibilidades”, continúa la joven con su relato.

Luego que Macarena tuviera en brazos al chico durante un tiempo, afirma que “lo llené de besos y le dije que íbamos a salir de ahí. No había ninguna posibilidad de que lo abandone. Pero los dos nos cuidamos mutuamente, este nene es un ángel”, concluyó la joven.

Afortunadamente, luego de quince minutos alguien que los divisó a lo lejos se acercó con una lancha y los ayudó a salir del mar con la ayuda de un flotador. El mar estaba tan fuerte que ni siquiera pudieron subirlos a la lancha si no que tuvieron que remolcarlos hasta la orilla, informó el Instituto Balear de Emergencias.

El chico, agradecido, le preguntó a Macarena que si la volvería a ver.

La nadadora de aguas abiertas utilizó todo su talento para llegar hasta el niño y lograr salvarlo. Afortunadamente el chico quien fue trasladado al hospital, se encuentra fuera de peligro.

La noticia se dio a conocer en las redes sociales, donde todos enaltecen la gran labor de la socorrista y su espíritu de ayuda al prójimo. En la pagina del Instituto Balear de Emergencias, le dedicaron un espacio y también en la pagina de twitter de la Policía Portuaria Baleares y la Policía de Palma hicieron un reconocimiento por su gran vocación.

¡Mira las cosas divertidas que hacen los niños!

TE RECOMENDAMOS