Nacieron unidas por el corazón y su separación fue un milagro. ¡Hoy son unas campeonas traviesas!

Por La Gran Época
22 de Julio de 2019 Actualizado: 25 de Julio de 2019

Estos padres orgullosos de cuatro hermosos hijos tuvieron momentos muy difíciles e inciertos en los últimos años, cuando debieron tomar las decisiones más críticas para salvar las vidas de sus queridas hijas. Esta es la historia de su fe y coraje

A Elysse Mata se le informó que las gemelos que llevaba en su vientre estaban peligrosamente unidas en la zona del pecho, tenían pegados los principales órganos vitales, lo que ponía en riesgo a sus hijas, por eso los médicos le sugirieron abortar. Pero con “esperanza” y “fe” en sus corazones, ella y su esposo Eric decidieron conservar a sus bebés.

La familia, con residencia en Lubbock, Texas, depositó su fe inquebrantable en Dios y confiaba en el conocimiento y la experiencia de los cirujanos del Hospital de Niños de Texas para lograr salvar a sus gemelas. Las pequeñas fueron separadas mediante una operación que nunca había tenido éxito en el pasado, pero esta vez… funcionó.

Hoy están extremadamente agradecidos de tener a sus dos hijas sanas y felices.

El 11 de abril de 2014, Elysse dio a luz a sus hijas gemelas que nacieron unidas y compartían: la pared torácica, los pulmones, el saco pericárdico (el revestimiento del corazón), el diafragma, el hígado, los intestinos, el colon y la pelvis.

Los médicos le habían aconsejado a la madre que interrumpiera su embarazo, pero los Matas nunca consideraron esa opción.

“Le dije: ‘No me importa cuál sea la situación, voy a avanzar todo lo que pueda, y si Dios decide que las necesita, entonces que así sea'”, dijo Elysse para ABC News.

Afortunadamente, eso no fue lo que sucedió. Las chicas nacieron sanas nueve semanas antes. “Fue como tener el cielo en la tierra, solo por el hecho de poder sostenerlas cerca de mí”, dijo Elysse. “Todo el mundo dice que cuando ve a su bebé no cuentan los dedos de los pies, solo ven a un bebé… Acabo de ver a dos ángeles milagrosos acostados allí, durmiendo pacíficamente”.

Durante casi un año entero, Knatalye Hope y Adeline Faith vivieron en Houston, en el Hospital de Niños de Texas bajo la supervisión del equipo médico. Los padres y su hijo de 5 años, Azariah, se mudaron a una casa rodante para poder estar más cerca del hospital y las bebés.

En los casos de nacimiento de gemelos unidos, se ha observado que incluso cuando logran sobrevivir luego del nacimiento y del primer día, los gemelos unidos solo tienen una tasa de supervivencia general de entre el 5 al 25 por ciento. Dado que estas pequeñas niñas iban a ser sometidas a una cirugía de separación, el Dr. Darrell Cass, su cirujano principal, se aseguró de que su equipo estuviera bien preparado. Durante meses, el equipo practicó operar en modelos 3D y maniquíes y decidir cómo sería el procedimiento.

“Separar gemelos unidos es una tarea muy complicada y hay muchos riesgos involucrados, y la muerte es, sin duda, uno de esos riesgos”, dijo el Dr. Cass.

Las niñas se estaban desarrollando bien, y debería ser así, ya que tenían que estar listas para la cirugía especializada.

La cirugía duró unas largas 26 horas, donde un equipo de 12 cirujanos, 6 anestesiólogos y 8 enfermeras quirúrgicas participaron de la operación de las bebés de 10 meses.

Finalmente, el 17 de febrero de 2015, por primera vez en sus vidas, fueron separadas.

Fue la primera cirugía de separación exitosa de su tipo, calificada como una victoria no solo de la familia Mata, sino también del campo de la medicina.

“Estamos muy agradecidos con todos los cirujanos y todos los que se preocuparon por nuestras hijas y les dieron la increíble oportunidad de vivir vidas separadas”, comentó Elysse. “Sabemos cuánta preparación y tiempo dedicaron a esta cirugía y estamos muy bendecidos de estar en un lugar como el Hospital de Niños de Texas donde contamos con cirujanos y cuidadores que han hecho realidad este sueño. También queremos agradecer a todas las personas que han rezado y brindado su apoyo a nuestra familia durante los últimos 10 meses”.

A lo largo de esta situación, además del apoyo impecable del cuerpo médico, la familia también contó con un gran apoyo de parte de familiares, amigos y seguidores en las redes sociales.

“Además del gran cuidado que nuestras chicas recibieron, los pensamientos, las oraciones y las muestras de amor por parte de la comunidad realmente nos ayudaron durante el último año y estamos agradecidos por el continuo apoyo de todos”, dijo Elysse, según informó Daily Mail.

La familia sigue actualizando su progreso a través de su página de Facebook, Helping Faith & Hope Mata, para mantener a sus seguidores informados sobre el bienestar de la familia.

Jennifer Pitlick, enfermera de NICU, describió ese histórico día en el Blog del Hospital de Niños de Texas:

“Antes de llevar a las niñas a su cirugía de casi 24 horas, todos nos reunimos alrededor de su cama junto a su familia para rezar. Recuerdo haber observado alrededor durante el rezo y ver a las enfermeras, doctores, enfermeras practicantes, terapeutas respiratorios, asistentes de atención al paciente, familiares, capellanes y trabajadores sociales rezando por nuestras niñas. Me sentí abrumada por la cantidad de personas que estaban aquí porque simplemente amaban a las chicas. De pronto, durante ese momento, me sentí en paz. Cuando llevaron a las niñas a la cirugía, el equipo se paró alrededor del pasillo para despedirlas. Fue un momento realmente notable en la historia del Hospital de Niños de Texas. Muchos de nosotros nos quedamos todo el día allí y estuvimos en contacto con la familia mientras las chicas eran operadas. Todos nos habíamos convertido en una parte extendida de la familia Mata y esas niñas eran nuestras niñas. Queríamos estar allí para conocer las novedades. Queríamos escuchar que estaban bien”.

Ahora se han desarrollado y lucen muy diferentes entre sí y respecto a su manera de ser.

“Están transitando diferentes caminos y creciendo como individuos y personalidades diferentes. No se llevan bien la mitad del tiempo”, le dijo Elysse a TODAY. “Estoy expectante sobre los próximos años y de lo que van a hacer. Con suerte, harán grandes cosas en la vida”.

El hermano mayor de las gemelas, Azariah, ha estado esperando ansiosamente que las dos hermanas pequeñas se unan a él para poder jugar, y ahora ha estado haciendo planes elaborados. “Está convirtiendo la casa del árbol en el patio trasero en una cueva de Batman y espera que sus hermanas jueguen con él allí pronto”.

Hope se recuperó más rápido y fue dada de alta en mayo, pero Faith requirió atención adicional y no regresó a casa hasta julio.

“Todas las cosas normales, eso es lo que quiero hacer. Limpiar pañales, ordenar la casa, todas esas cosas que nadie quiere hacer, eso es lo que quiero hacer en este momento porque los últimos meses han sido superlocos”, dijo Eric, según informó KAMC ABC news, cuando finalmente trajo a su familia de regreso a casa luego de 16 meses.

Te presentamos a Knatalye Hope Mata:

Su madre la describe como: “¡Mi pequeña salvaje está EN TODAS PARTES! ¡Ella está caminando, trepando, tratando de correr! (…) ¡Lista, quiere a hacer todo y es muy cariñosa!”.

Y ella es Adeline Faith Mata:

A ella le realizaron una traqueotomía, pero no deja que la afecte demasiado. Adeline “estaba con el respirador todo el día, ahora puede desconectarse mientras está despierta y solo usa entre 1 y 2 litros de oxígeno, ¡lo cual es increíble! Ella se desliza sobre su trasero y se pone de pie, camina con ayuda, ya que todavía está muy rígida y puedes decir que sus piernas están débiles, ¡pero ella se esfuerza!”.

¡Y luego se sumó alguien más a la familia! En septiembre de 2015, las gemelas pasaron a ser hermanas mayores de Mia Love Matta. Según Elysse, Mia “ama a sus hermanas” y las niñas realmente están jugando su papel de hermanas mayores.

“¡Hope ama a Mia pero Faith, no es una gran simpatizante! ¡Jajaja!”, dice su mamá.

Ha sido difícil, pero valió la pena

Con cuatro niños pequeños a cargo, la vida puede llegar a ser bastante ocupada y agotadora, pero tener a cada niño es un placer por sí mismo. Knatalye Hope, Adeline Faith y Mia Love están trayendo a la vida de los Mata un montón de esperanza, fe y amor. Azariah seguramente juega el papel de mediador siendo el hermano mayor de todas sus tres adorables hermanas.

Todos los niños están bien. A Azariah le encanta la escuela y los deportes, ¡y la bebé Mia es una niña feliz y saludable!

Y con toda la responsabilidad adicional de cuidar una casa llena de pequeños juguetones, Elysse, la madre de los cuatro niños, volverá a estudiar para convertirse en enfermera.

Esta increíble familia tiene un mensaje inspirador para otras familias que están luchando: “Esperanza y fe, es el mantra para todo el viaje. Quiero que todos lo sepan, nunca se rindan”, dijo Eric.

¡Gracias, querida familia Mata por tanta inspiración!

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS