Haciendo vino a 5340 pies: Viñedos Sutcliffe

Esta bodega en el suroeste de Colorado es inesperadamente buena
Por Yeny Sora Robles
26 de Diciembre de 2020
Actualizado: 26 de Diciembre de 2020

John Sutcliffe compara la dedicación que le llevó construir una bodega de vino en lo que es posiblemente el lugar más inesperado con una “búsqueda bíblica”.

El Viñedo Sutcliffe está situado en el pintoresco Cañón McElmo, un exuberante oasis rodeado por la artemisa y los álamos del alto desierto del suroeste de Colorado. El viaje de ida y regreso a Cortés, la sede del condado de Moctezuma, dura unos 20 minutos. Cuatro Esquinas (o Four Corners), donde Colorado se encuentra con Arizona, Utah y Nuevo México, está a 50 millas de distancia.

A pesar de que los granjeros de heno y los rancheros son vecinos, hacer vino aquí a 5340 pies de altura puede ser increíblemente difícil entre los ardientes veranos calurosos y los helados inviernos. Además, existe el riesgo de heladas tardías de primavera que destruyen cosechas enteras.

“Me han molido en polvo y me lo han sacudido para que emerja de nuevo”, dijo Sutcliffe en una entrevista. “Esto no es para los pusilánimes”.

Mientras que el reconocimiento del vino de Colorado ha ido aumentado en los últimos años, la gran mayoría de la industria tiene su base en Grand Valley, una denominación a unas 250 millas de Sutcliffe. Sin embargo, hay otros productores de vino de alta gama que prosperan en lugares tan aparentemente imposibles como el Cañón McElmo, incluyendo Gruet y Pheasant Ridge en Lubbock, Texas.

La sala de degustación. (Dennis Lennox)

Se necesita un personaje interesante para hacer que el vino funcione en el suroeste de Colorado. Y Sutcliffe es, por decir lo menos, un personaje interesante.

Nacido en Gran Bretaña, se graduó en la Real Academia Militar de Sandhurst y fue comisionado por el Ejército Británico a los Fusileros Reales Gales antes de convertirse en un restaurador de la ciudad de Nueva York y más tarde en un vaquero convertido en ganador. En videos cortos publicados regularmente en Instagram, este hombre de 76 años habla a menudo de vino sobre el último libro que ha leído. Todo esto le da un aire de excentricidad. Su acento inglés de clase alta también ayuda.

Sutcliffe insistió en que no es un caballero granjero. “Hacemos un vino de un millón de dólares”, dijo sobre una botella de Desert Bubbles, su discreto vino espumoso blanc de blanc.

Notablemente, evita los estantes de las tiendas de regalos para turistas, a diferencia de algunos vinicultores de regiones vinícolas atípicas.

Los vinos de Sutcliffe no son una novedad. Los visitantes de la sala de cata del viñedo descubren vinos serios que se mantienen firmes frente a nombres más establecidos de California, Oregón y Washington. De hecho, los críticos de Wine Enthusiast han premiado varios vinos con puntuaciones superiores a 90 puntos.

La mayoría de las uvas se cultivan en el lugar. Alrededor del 20 por ciento proviene de otras áreas. (Dennis Lennox)

“Hacemos nuestros vinos absolutamente auténticos de una manera anticuada”, dijo. “En el mundo en que vivo quiero beber un vino realmente bueno”.

Con base en su experiencia previa como restaurador —Sutcliffe abrió la emblemática Tavern on the Green de Nueva York— sus vinos se pueden encontrar en las listas de varios restaurantes y hoteles de alta gama, incluyendo los cercanos Dunton Hot Springs, donde las habitaciones se venden por más de 1000 dólares por noche, y el Amangani en Jackson Hole, Wyoming.

Le pregunté de cuál vino Sutcliffe está más orgulloso. Se opuso al principio, pero cuando lo presionaron nombró el Cinsault, una variedad nativa del sur de Francia.

“Es una gran firma para nosotros”, dijo. “Una delicia”.

Otras variedades destacadas son el syrah, el cabernet franc y el chardonnay, este último en dos estilos. Uno es más nítido y similar a un chablis; el otro es un estilo un poco más grande. El blanc de blanc hecho con el mismo método tradicional que el champán real, comercializado como Desert Bubbles, es también una agradable sorpresa.

Muchos de sus vinos son vinos de finca; es decir, las uvas son cultivadas en propiedad. Por necesidad, Sutcliffe también compra el 20 por ciento de sus uvas de otras áreas, incluyendo el Gran Valle, para cumplir con la producción anual de unas 5000 cajas.

Un pequeño puesto de mercado donde vende melocotones, manzanas y miel. (Dennis Lennox)

Si va a a ir

La sala de degustación está abierta diariamente de 12 a 5 p.m. todo el año. La degustación de cuatro selecciones es de 10 dólares por persona con un rango de vino por copa de 8 a 12 dólares.

Se llega mejor a Cortés en auto, aunque el aeropuerto local está atendido por la aerolínea Boutique Air. Conducir desde los aeropuertos de Grand Junction, Albuquerque, Phoenix y Salt Lake City lleva entre cuatro y seis horas.

Entre los lugares de interés cercanos se encuentran el Parque Nacional Mesa Verde, el Monumento Nacional Hovenweep y el Monumento Nacional Canyons of the Ancients. La estación de esquí de Telluride y Moab, en Utah, están a menos de tres horas.

Dennis Lennox escribe sobre viajes. Sígalo @dennislennox en Instagram.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS