HHS propone eliminar compensaciones del VICP por lesiones del hombro relacionadas con vacunas

Por MEILING LEE
03 de Mayo de 2020
Actualizado: 03 de Mayo de 2020

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) propone eliminar la lesión del hombro relacionada con la administración de vacunas (SIRVA) del Programa Nacional de Compensación de Lesiones por Vacunas (VICP), negando la compensación a miles de adultos que sufren dolor en el hombro después de recibir una vacuna.

SIRVA es una lesión en el hombro que ocurre dentro de las 48 horas posteriores a la administración de una vacuna a personas sin antecedentes de un trastorno del hombro. La lesión puede causar dolor intenso, debilidad, rigidez y otras lesiones relacionadas con el hombro, como bursitis o neuropatía cubital.

En una desviación de su procedimiento legal, establecido para modificar la tabla de lesiones por vacunas (VIT), el HHS envió un documento confidencial a todos los comisionados de la Comisión Asesora sobre Vacunas Infantiles (ACCV), antes de la reunión ordinaria del comité en marzo, para solicitar comentarios sobre su propuesta de eliminar SIRVA de la tabla antes del 21 de mayo, cuando finalizará el período de comentarios.

“Este es un tema crítico y afecta a varios niveles diferentes del programa”, dijo John Howie, un abogado de lesiones por vacunas en Dallas y miembro de ACCV, en la reunión de marzo de la comisión. “Como alguien que está en primera línea representando a personas que han sufrido lesiones en el hombro, leí ese paquete y, francamente, me sorprendieron algunos de los comentarios y sugerencias que se han hecho en apoyo de esta idea”.

Howie también abordó sus preocupaciones sobre el enfoque cuestionable del HHS en su carta al ACCV (pdf), que tiene la responsabilidad de “recomendar cambios en la Tabla de Lesiones de Vacunas”. El VIT (pdf) enumera las vacunas cubiertas, sus reacciones adversas asociadas y el momento del inicio de la reacción después de la vacunación.

El ACCV se creó como un comité independiente para “proporcionar supervisión y recomendaciones sobre cómo el programa de compensación podría funcionar de manera más eficiente”, dijo a The Epoch Times Barbara Loe Fisher, cofundadora y presidente del Centro Nacional de Información sobre Vacunas.

El HHS argumenta que SIRVA debe eliminarse del programa de compensación para garantizar que haya suficiente dinero en el fondo fiduciario (que actualmente tiene USD 4000 millones) para compensar a los niños lesionados por las vacunas. HHS también argumenta que la lesión en el hombro no es el resultado de las vacunas en sí, sino del uso incorrecto de las agujas.

SIRVA se produce principalmente cuando la vacuna se inyecta de manera inadecuada, ya sea demasiado alta o demasiado profunda en el hombro. La vacuna contra la influenza es la causa más común de SIRVA en adultos, ya que se administra anualmente a millones de personas, con el “73 por ciento de las reclamaciones presentadas en los últimos 2 años fiscales” que afirman una lesión por la vacuna contra la gripe, según Human Resources & Administración de servicios.

Según los CDC, la vacuna contra la gripe solo tiene un 46% de efectividad para la temporada de gripe 2020 de este año.

El Dr. Cody Meissener, presidente de la comisión, fue uno de los miembros de ACCV que apoyó el reclamo de HHS para que SIRVA fuera sacado del programa de compensación. “La lesión en el hombro no se debe a la vacuna”, dijo Meissener en una reunión de marzo, y agregó que la lesión más bien ocurría “debido a alguna desviación del estándar de atención que se recomienda para una persona vacunada”.

Howie cuestionó la legalidad y el argumento científico del HHS, señalando que en la creación del VICP, no se escribió nada para excluir las lesiones causadas por la administración inadecuada de la vacuna. “Todavía no he visto nada de nadie que diga que este programa no fue diseñado para compensar a las personas que resultaron heridas como resultado de una lesión de tipo mecánico en lugar de un componente de la vacuna”, dijo.

La Dra. Uma Srikumaran, cirujana ortopédica de la Facultad de medicina John Hopkins, en una carta abierta (pdf), instó al HHS a no eliminar el SIRVA ya que “la evidencia respalda que se requiere tanto el antígeno de la vacuna como la inyección dentro o cerca de la bolsa o sinovial para ocasionar SIRVA”.

“SIRVA no es el resultado solo del ‘trauma’ de la aguja cerca o dentro de la bolsa o sinovial; más bien la bursitis y la sinovitis son causadas directamente por el antígeno de la vacuna administrado por la aguja”.

Programa de compensación

En 1986, el presidente Ronald Reagan promulgó la Ley Nacional de Lesiones por Vacunación Infantil, en respuesta a las abrumadoras demandas que los fabricantes de vacunas enfrentaban en los años 70 y 80 por parte de padres cuyos hijos resultaron afectados por la vacuna DTP o la vacuna oral contra la poliomielitis.

La Ley fue aprobada para proteger el suministro de vacunas y proporcionar a los padres de niños afectados por vacunas la posibilidad de presentar una reclamación de indemnización como alternativa al tribunal civil. También incluyó regulaciones sobre el consentimiento informado y la creación de un sistema para que los profesionales de la salud reporten afectaciones relacionadas con las vacunas, conocido como el Sistema de Notificación de Eventos Adversos de las Vacunas.

Dos años después de la aprobación de la Ley, el VICP se estableció como un sistema sin culpa (un tipo de contrato de seguro en virtud del cual el asegurado es indemnizado por su propia compañía de seguros por pérdidas, independientemente de la fuente de la causa de la pérdida) enfocado en compensar a las personas lesionadas por una vacuna (que figuran en la tabla de vacunas) de manera justa, rápida y eficiente.

El programa está financiado por un impuesto especial de USD 0.75 que se cobra por cada vacuna. “Se ha incluido en el costo”, dijo Randy Knutson, un abogado de lesiones por vacunas en Minnesota, a La Gran Época. “Una clínica que distribuye una vacuna cobra esos USD 0.75 y los envía al fondo del tribunal de vacunas”.

En cuanto a la afirmación del HHS de que el fondo se quedará sin dinero, Knutson dice: “No creo que sea una cuestión de dinero, aunque eso es lo que dicen, que irán a la quiebra. Eso no está pasando. Creo que es el problema del procesamiento, que es otro problema del gobierno”.

Tamara Overby, directora en funciones del DICP, dijo en la reunión de marzo de la ACCV que el fondo fiduciario no sólo paga los costos de los peticionarios y los honorarios de sus abogados, sino que también debe “pagar los gastos administrativos de la Administración de Recursos y Servicios de Salud, del Departamento de Justicia y del tribunal”.

Un sistema defectuoso

Según Fisher, que había trabajado con el Congreso para agregar las normas de seguridad a la Ley de 1986, se agregaron enmiendas a la Ley en los años anteriores, eliminando la responsabilidad de los fabricantes de vacunas y los trabajadores de la salud que administran las vacunas.

Las personas lesionadas por las vacunas cubiertas en la tabla de lesiones por vacunas ya no pudieron presentar una demanda contra fabricantes o médicos negligentes en un tribunal civil, sin presentar primero una petición ante el Tribunal de Reclamaciones Federales de EE.UU., o el tribunal de vacunas, y se les denegaron sus reclamos o se rechazaron sus compensaciones.

Después de que la Corte Suprema de Estados Unidos declarara que las vacunas eran “inevitablemente inseguras” (pdf) en 2011, esto eliminó toda responsabilidad de los fabricantes de vacunas y “eliminó todos los incentivos para que las compañías farmacéuticas hicieran los tipos de estudios previos a la licencia”, dijo Fisher. “Se han eliminado todos los incentivos para mejorar una vacuna existente o para tener un estándar muy alto para la licencia de nuevas vacunas”.

Para que los casos de SIRVA se eliminen del programa de compensación, Knutson dice que puede haber menos personas que reciban la vacuna contra la gripe si no hay un curso de acción para ellos, ya que los fabricantes de vacunas están protegidos de demandas bajo la decisión de la corte suprema de 2011.

“Realmente no entiendo la posición de los gobiernos sobre esto”, dijo. “Quieren dar todas estas vacunas contra la gripe, pero le quitan a cualquiera las salvaguardas de resultar herido por ello”.

En cuanto a la presentación de demandas contra médicos o enfermeras, Knutson dice que la mayoría de los abogados no emprenderán un caso de negligencia médica debido al costo potencial de “cientos de miles de dólares” para llevar el caso a los tribunales. Dijo que un caso de negligencia médica es “el tipo de caso más costoso para presentar como abogado, en eso, tengo que contratar a un experto médico, voy a tener que pagar USD 50,000 en costos para traerlo”.

Tanto Knutson como Fisher dicen que no hay suficientes abogados en el departamento de justicia para manejar todas las peticiones que se presentan cada año.

“El tribunal de vacunas está empantanado con casos de SIRVA”, dijo Knutson. Según la Administración de Recursos Humanos y Servicios, durante los últimos dos años, el 54 por ciento de los casos en el tribunal de vacunas estuvieron relacionados con SIRVA.

Michael Milmoe, exabogado del Departamento de Justicia, dijo a NBC Washington: “Lo único que ha cambiado ha sido la cantidad de casos presentados, y creo que esa es la verdadera razón detrás de la regulación propuesta”.

Knutson dice que lleva entre seis meses y un año obtener una respuesta de los abogados del departamento de justicia sobre si una petición se llevará a cabo o no, cuando se supone que no demorará más de 30 días. Él dice que a su cliente le toma de tres a cuatro años atravesar el sistema.

Todos los clientes de Knutson que se han lesionado con vacunas son casos de SIRVA, que tienen entre 60 y 70 años. Él dice que no todos sus casos serán compensados (aunque tienen fuertes convicciones en sus procesos) porque en el tribunal de vacunas, “dos tercios de las peticiones son denegadas”.

Fisher, que trabaja con muchos padres de niños afectados por vacunas, dice que el programa de compensación no ha cumplido la promesa de para qué fue creado. “Hay un patrón que se está volviendo muy familiar, tratan de negar la compensación a dos de cada tres peticionarios”, dijo Fisher.

“Durante los últimos 30 años, han destripado la tabla de lesiones por vacunas, por lo que no hay casi nada en la tabla que cumpla con el espíritu y la intención de la ley, que se suponía que debía conceder la compensación en ausencia de una explicación más plausible, en términos biológicos, de la lesión o la muerte”.

El programa de compensación también se estableció para que los peticionarios no tuvieran que pagar los honorarios de sus abogados, ya que el programa los pagaría independientemente del resultado. La realidad es que “si tomamos un caso y lo perdemos, normalmente no nos pagan aunque se supone que deben pagar los honorarios de los abogados, ganen o pierdan”, dijo Knutson. “Básicamente dicen que si pierdes, lo trajiste de mala fe”.

Knutson dice que los abogados no están “presentando peticiones sin ninguna razón”. Él dice que el programa de compensación no ha cumplido con su cometido. “Se supone que es rápido, expedito, fácil de compensar, pero en realidad es difícil de compensar, lento y difícil”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

El macabro negocio multimillonario que está financiando al régimen comunista en China

 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS