HHS propone nueva regla federal que limita los derechos religiosos y de conciencia del personal sanitario

Por Mark Tapscott
30 de Diciembre de 2022 8:56 PM Actualizado: 30 de Diciembre de 2022 8:56 PM

Los funcionarios del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) proponen una nueva normativa federal que, según afirman, protegerá mejor los derechos religiosos y de conciencia de las personas que solicitan o prestan servicios de atención sanitaria.

La regulación propuesta—la Salvaguardia de los derechos de conciencia protegidos por los estatutos federales, se publicó en el Registro Federal el 29 de diciembre para un período de comentarios de 60 días, luego de lo cual los funcionarios de la Oficina de Derechos Civiles (OCR) del HHS publicarán una versión final antes de su aplicación.

La propuesta está destinada a dar seguimiento a un litigio que estancó una regla final de mayo de 2019 emitida por el HHS durante la administración Trump que buscaba garantizar que los proveedores de atención médica, incluidos médicos, enfermeras y administradores, que se opusieran por motivos religiosos u otros motivos de conciencia a procedimientos como el aborto, el suicidio asistido, la esterilización o las cirugías transgénero, no sean sancionados por sus creencias.

La regla de Trump había generado casi 250,000 comentarios públicos en el Registro Federal y grupos como Americans United for Separation of Church and State y Center for Reproductive Rights presentaron múltiples demandas en las cortes federales contra ella, que lograron impedir su implementación.

El presidente Joe Biden prometió durante la campaña presidencial de 2020 rescindir la propuesta de Trump si se implementaba, y la propuesta presentada el 29 de diciembre es el cumplimiento de esa promesa.

El quid de las cuestiones planteadas por las propuestas de Trump y Biden es cómo se pueden proteger los derechos de la Primera Enmienda a la práctica y expresión religiosa para los proveedores de atención médica, al mismo tiempo que se garantiza la atención necesaria a las personas que buscan abortos, suicidio asistido, eutanasia y cirugías transgénero.

“Nadie debe ser discriminado por sus creencias religiosas o morales, especialmente cuando buscan o brindan atención”, dijo el secretario del HHS, Xavier Becerra, en un comunicado que acompaña a la publicación de la propuesta. “La norma propuesta refuerza las protecciones para las personas con objeciones religiosas o morales, al tiempo que garantiza el acceso a la atención para todos de acuerdo con la ley”.

En la misma declaración, la directora de la OCR, Melanie Fontes Rainer, dijo: “Es fundamental proteger los derechos de conciencia y hacer cumplir la ley para combatir la discriminación religiosa. La norma propuesta hoy fortalecería estas protecciones y reforzaría nuestro proceso de larga data para manejar tales objeciones de conciencia y basadas en la fe. También tomaría medidas para ayudar a garantizar que las personas sean conscientes de sus derechos”.

En la publicación del Registro Federal, los funcionarios de la OCR reconocieron que “algunos médicos, enfermeras y hospitales, por ejemplo, se oponen por motivos religiosos o morales a practicar o canalizar abortos o suicidios asistidos, entre otros procedimientos. Respetar tales objeciones honra la libertad y la dignidad humana”.

Pero, según el comunicado, “los pacientes también tienen autonomía, derechos y convicciones morales y religiosas. Y tienen necesidades sanitarias, a veces urgentes. Nuestros sistemas sanitarios deben prestar servicios eficaces—incluido el aborto legal y seguro—a todos los que los necesiten para proteger la salud y la dignidad de los pacientes”.

Entonces, el problema es si se puede obligar a los proveedores de atención médica a canalizar a los pacientes a otros proveedores que saben que realizarán procedimientos que, en fe o en buena conciencia, no pueden facilitar.

Los funcionarios de AU, uno de los grupos que impugnaron con éxito la regla de Trump que buscaba proteger a los proveedores de la obligación de hacer tales canalizaciones, elogiaron la nueva propuesta de la administración Biden.

Rachel Laser, presidenta y directora ejecutiva de AU, dijo en un comunicado que “aplaudimos a la administración Biden por tomar medidas positivas para proteger tanto la libertad religiosa como la salud de los pacientes al rescindir la regla de denegación de atención de la era Trump. A nadie se le debe negar el tratamiento médico debido a las creencias religiosas de otra persona”.

“La Regla de Denegación de Atención fue una política peligrosa que convirtió en arma la libertad religiosa y puso en peligro la salud y la vida de las mujeres, las personas LGBTQ, las minorías religiosas y muchos otros. La regla propuesta hoy reconoce el perjuicio potencial a los pacientes y defiende el principio fundamental de la separación entre la iglesia y el estado”.

Pero los grupos de defensa de las libertades civiles que se centran en casos de libertad religiosa ven problemas importantes en la propuesta del HHS.

Justin Butterfield, Consejero General Adjunto del First Liberty Institute (FLI), con sede en Plano, Texas, dijo a The Epoch Times que existen varias leyes federales en los libros que protegen a los proveedores de atención médica.

“Nuestra nación siempre ha respetado los derechos de conciencia de los objetores religiosos, y es fundamental que sigamos haciéndolo. Muchos de nuestros profesionales de la salud ingresaron al campo de la medicina debido a su convicción religiosa de ayudar a los necesitados. No debemos obligarlos a elegir entre servir a sus comunidades o mantener sus creencias religiosas más profundas”, declaró Butterfield.

“La ley federal protege los derechos de los profesionales de la salud que se oponen a practicar, pagar, brindar cobertura o canalizar abortos. First Liberty se dedica a garantizar que se respeten esos derechos de libertad religiosa tan apreciados”, agregó Butterfield.

Ya se están preparando las bases para impugnar legalmente la nueva propuesta del HHS, como se ha visto en un caso relacionado con una ley de Nuevo México. Dicha ley establece que los proveedores de atención sanitaria que se opongan al suicidio asistido pueden enfrentarse a responsabilidades sustanciales por no canalizar a las personas que busquen dicha atención a otro proveedor que realice el procedimiento.

“Nuevo México está obligando ilegalmente a los médicos a transmitir un cierto mensaje sobre el suicidio asistido, incluso si se oponen por motivos de conciencia o fe”, dijo Mark Lippelmann, abogado principal de Alliance Defending Freedom (ADF), en un comunicado.

“Los médicos cristianos a los que representamos creen que toda vida es sagrada y está llena de valor inherente, y que el suicidio asistido acaba con una vida humana inocente sin justificación. El gobierno no debe obligar a los médicos a renunciar a sus convicciones religiosas, morales y éticas”, dijo Lippelmann.

La ADF representa a la Asociación Médica y Dental Cristiana (CMDA) en la impugnación de la ley de Nuevo México en la Corte de Distrito de Estados Unidos para Nuevo México. La ADF también representa a la CMDA en un litigio en la Corte de Distrito de EE. UU. para el Distrito Central de California que impugna la ley de ese estado que es similar al estatuto de Nuevo México.

La corte federal de distrito estuvo de acuerdo con ADF en que la ley de California probablemente viola los derechos de la Primera Enmienda de los proveedores médicos al exigirles que participen en los procedimientos de suicidio asistido mediante canalizaciones.

“El resultado final de este requisito es que los proveedores no participantes se ven obligados a participar en la Ley a través de [incluso de su] requisito de documentación, a pesar de sus objeciones al suicidio asistido”, dijo la Corte de Distrito en el caso de California.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.