Hijo del director original de Blancanieves califica de “insulto” y “desgracia” remake de Disney de 2024

Por Patricia Tolson
19 de Agosto de 2023 3:57 PM Actualizado: 19 de Agosto de 2023 3:57 PM

Aunque todavía falta un año para el estreno de la nueva película de Blancanieves, el hijo del hombre que animó y dirigió la versión original ha calificado el nuevo concepto de “vergüenza” y ha tachado de “insultantes” las “cosas woke” que se han inventado.

David Hand —hijo del animador y director de la versión original, conocido por el mismo nombre— lanzó un duro reproche al remake, declarando al Telegraph el 18 de agosto que la versión “woke” de Disney es un insulto al trabajo de su padre.

“Es un concepto totalmente distinto, y no estoy en absoluto de acuerdo con él, y sé que mi padre y Walt tampoco lo estarían”, declaró el Sr. Hand.

Dijo que no está de acuerdo con todo el concepto y lo calificó de “desgracia”, sugiriendo que Disney está “intentando hacer algo nuevo con algo que antes tuvo tanto éxito”.

Retrato del dibujante y productor estadounidense Walt Disney (1901 – 1966) sentado al borde de un escritorio en un despacho en el que sostiene ilustraciones de sus películas de animación “Blancanieves y los siete enanitos” y “Bambi”. (Hulton Archive/Getty Images)

“Sus pensamientos son tan radicales ahora”, dijo, señalando cómo el Disney de hoy se siente obligado a “cambiar las historias” y “cambiar el proceso de pensamiento de los personajes”.

El remake en versión real de Disney de la película de animación “La Sirenita”, que dio el papel de Ariel a una actriz negra llamada Halle Bailey —originalmente representada como una pelirroja blanca— se convirtió en otro fracaso de taquilla que costó a Disney 1000 millones de dólares.

“Se están inventando nuevas cosas woke, y a mí no me gusta nada de eso. Francamente, me parece un poco insultante”, añadió, sugiriendo que lo que Disney ha hecho “con algunas de estas películas clásicas” demuestra que “no hay respeto” por lo que el Disney de Walt y gente como su padre imaginaron y crearon.

“Creo que Walt y él se revolverían en sus tumbas”, dijo el Sr. Hand.

La película original, “Blancanieves y los siete enanitos”, se estrenó en 1937. Fue el primer largometraje de Disney. Junto con “Pinocho”, que se estrenó en 1940, “Blancanieves y los siete enanitos” se considera el mayor logro cinematográfico de Disney.

Una estatua de bronce del siglo XIX de los Hermanos Grimm en Hanau marca el comienzo de la Ruta de los Cuentos de Hadas de Alemania. (Susan James)

La Blancanieves original

La película original fue considerada una obra maestra, aclamada en todo el mundo y galardonada con varios premios del Círculo de Críticos Cinematográficos de Nueva York y de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas.

El presupuesto de la película, fijado inicialmente en 250 mil dólares, se disparó hasta 1.5 millones de dólares debido a diversos retrasos. La película, que incluía más de 2 millones de bocetos y 250,000 dibujos, tardó unos tres años en producirse.

Ward Kimball, otro animador, estuvo a punto de abandonar después de que se cortaran dos de sus secuencias principales.

Seguros del fracaso de la película, los críticos dieron a Blancanieves y los Siete Enanitos el sobrenombre de “La locura de Walt Disney”.

En 1989, Blancanieves y los Siete Enanitos fue una de las primeras 25 películas destacadas que se conservaron en el Registro Cinematográfico Nacional de la Biblioteca del Congreso. En 2008, Blancanieves y los Siete Enanitos fue nombrada la Mejor Película de Animación de Todos los Tiempos por el American Film Institute.

La historia de Blancanieves

El argumento de “Blancanieves y los siete enanitos” se basa en el famoso cuento de hadas, que se había transmitido oralmente mucho antes de que los hermanos Grimm lo pusieran por escrito en 1812 con el título alemán de “Schneewittchen” o “Blancanieves”.

La trama del cuento se pone en marcha cuando la madrastra de la heroína —una reina vanidosa y malvad— consulta su espejo mágico. Durante muchos años, el espejo le dice a la malvada reina que ella es “la más bella del país”, hasta que un día, el espejo le dice que Blancanieves lleva ahora ese título.

Al oír esto, la reina malvada se enfada. Llama a un leñador y le ordena que mate a Blancanieves. Como prueba, la reina ordena al leñador que le devuelva su corazón. Pero el leñador es incapaz de cometer el asesinato. En lugar de eso, ayuda a la princesa a escapar llevándola a lo más profundo del bosque, donde la malvada reina nunca la encontraría. Para engañar a la reina, el leñador regresa con el corazón de un cerdo.

A salvo en el bosque, Blancanieves descubre una cabaña habitada por siete enanitos —Bashful, Doc, Dopey, Grumpy, Happy, Sneezy y Sleepy— que se ganan la vida como mineros. Después de que ella se ofrezca a ganarse el sustento limpiando su casa y cocinando para ellos, los enanos le ofrecen quedarse.

La reina, sin embargo, se entera de que Blancanieves vive.

Haciéndose pasar por una vieja bruja, la reina engaña a su hijastra para que muerda una manzana envenenada. Blancanieves cae entonces en un profundo sueño parecido a la muerte. Es un hechizo que sólo puede romper un beso de amor verdadero.

Cuando los enanos regresan de la mina, descubren a Blancanieves. Creyéndola muerta, se quedan desconsolados. Encuentran a la reina, que intentaba huir de vuelta a su castillo. La persiguen hasta un acantilado, donde cae y muere. Para honrar a Blancanieves, crean una caja para guardar su cuerpo, haciendo guardia sobre ella. Un día, un apuesto príncipe se encuentra con Blancanieves y se enamora al instante. Con un beso de amor verdadero, la devolvió a la vida y vivieron “felices para siempre”.

La nueva versión

Aunque no se espera que la nueva versión se estrene hasta marzo de 2024, su argumento y la actriz elegida para encarnar a la nueva princesa ya se han convertido en fuentes de acalorados debates en las redes sociales.

Una diferencia obvia entre la nueva versión de acción real de la película Blancanieves y su predecesora, dibujada a mano y animada, es evidente en el propio título, que elimina a “los siete enanitos”. Además, esos siete diminutos personajes masculinos blancos —que se han convertido en iconos queridos en todo el mundo— han sido sustituidos por un conjunto de lo que Disney denomina “criaturas mágicas” de diversos colores, tamaños, formas y sexos.

El Príncipe Azul es un “idiota torpe”.

La nueva Blancanieves ya no es blanca. Es cubana, interpretada por Rachel Zegler, que también protagonizó el remake de Steven Spielberg de “West Side Story”, que fue un fracaso masivo.

Zegler ha criticado públicamente la versión original.

En un video en las redes sociales, la Sra. Zegler tachó de anticuado el argumento de la versión clásica, diciendo: “El dibujo animado original salió en 1937, y muy evidentemente”.

“Hay un gran enfoque en su historia de amor con un tipo que literalmente la acecha”, dijo la Sra. Zegler. “¡Raro! Raro. Así que esta vez no hicimos eso”.

En su lugar, la Sra. Zegler explicó que la versión más progresista adoptó “un enfoque diferente de lo que mucha gente, estoy segura, asumirá que es una historia de amor sólo porque hemos elegido a un tipo para la película, Andrew Burnap, un gran chico”.

También ha desaparecido el romance entre la pareja. De hecho, el príncipe casi ha sido eliminado de la historia.

“No se trata en absoluto de la historia de amor, lo cual es realmente maravilloso”, dijo Zegler. “Y si encuentra o no el amor por el camino, nadie lo sabe hasta 2024. Podrían cortar todas las escenas de Andrew, ¿quién sabe? Es Hollywood, bebé”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.