Historias de la antigua China: La mujer ciega y la vecina sin corazón

Por La Gran Época
28 de Agosto de 2020
Actualizado: 28 de Agosto de 2020

En un pequeño pueblo del noreste de China, había una anciana ciega llamada abuela Liu. Aunque no podía ver, tenía un corazón muy amable. A quienquiera que acudiera a ella en busca de ayuda, ella le ayudaría con gusto. Tenía una vecina llamada tía Sun. La tía Sun tenía muchos hijos en casa, así que a menudo iba a pedirle arroz y harina a la abuela Liu, y cada vez que lo hacía, la abuela Liu se lo prestaba con gusto, incluso confiando en que ella misma lo midiera.

Cada vez que la tía Sun llenaba el recipiente con arroz o harina, antes de irse, dejaba que la abuela Liu tocara el arroz para que supiera que el arroz dentro del recipiente estaba al mismo nivel que el borde del contenedor. Cuando devolvía el arroz, hacía lo mismo: se lo llevaba a la abuela Liu y la dejaba tocar el arroz del recipiente. Gradualmente, el proceso se había convertido en una rutina para la tía Sun.

Más tarde, la tía Sun se volvió codiciosa y quiso aprovecharse de la ciega abuela Liu. Después de una cuidadosa planificación, la tía Sun decidió usar el cesto que se usaba para tamizar la harina. Usaba el lado grande de la cesta cuando pedía prestado y el lado pequeño cuando devolvía, de modo que lo que devolvía no era ni una décima parte de la cantidad de arroz o harina que había pedido prestada. Por supuesto, la abuela Liu no se dio cuenta, y de esta manera la tía Sun la engañó durante varios años.

(Pixabay)

Un día, de la nada, la tía Sun contrajo una extraña enfermedad y tuvo un terrible dolor en todo su cuerpo. El médico no pudo curarla y finalmente murió. La abuela Liu se enteró de la noticia y se sintió muy triste por haber perdido a tan buena vecina.

La primavera siguiente, tuvo un extraño sueño. En el sueño, la tía Sun seguía usando la misma ropa negra que cuando murió. Se acercó a la abuela Liu y avergonzada le dijo que venía a pagar una deuda. La abuela Liu se sintió sorprendida y siguió frotándose los ojos. Estaba tan feliz que podía ver, e incluso podía ver a la tía Sun. A la mañana siguiente, en la casa de la abuela Liu, nació un pollito negro entre un grupo de pollitos blancos que acababan de nacer. Cuando el polluelo negro creció, puso muchos más huevos que los otros pollos.

Una noche, tres años después, la abuela Liu tuvo otro extraño sueño en el que pudo volver a ver. Vio a la gallina negra volar hasta su cama y, en un abrir y cerrar de ojos, convertirse en la tía Sun. La tía Sun dijo que se sentía terriblemente apenada por todo el mal que le había hecho a la abuela Liu y que se había reencarnado en una gallina para pagar la deuda durante tres años. Después de hablar, saltó al suelo y se fue.

La abuela Liu llamó por su nombre a la tía Sun y se despertó. Esa mañana, descubrió que la gallina negra había muerto. La abuela Liu pensó por un momento y conectó los dos sueños. Finalmente, se dio cuenta de que la tía Sun la había engañado durante mucho tiempo y le estaba pagando.

Como dice el dicho, “Un corazón oscuro no puede escapar del ojo de Dios”. Todo lo que hacemos en la sociedad humana está registrado, y es cierto que el bien y el mal serán recompensados y que las leyes del Cielo son absolutamente justas.

Traducido por Dora Li al inglés, esta historia se reimprime con permiso del libro “Cuentos atesorados de China”, Vol. 1, disponible en Amazon.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

TE RECOMENDAMOS