Histórico partido de Argentina cuestiona que el país siga acogiendo a Morales

Por EFE
14 de Enero de 2020 Actualizado: 14 de Enero de 2020

La Unión Cívica Radical (UCR), histórico partido de Argentina, ahora opositor, cuestionó este martes que el país siga acogiendo al expresidente boliviano Evo Morales, al considerar que recientes declaraciones suyas atentan “contra la paz y la democracia” de Bolivia.

“¿Podemos seguir ‘refugiando’ a Evo Morales?”, que llegó a Buenos Aires y pidió refugio el 12 de diciembre pasado, titula la UCR un comunicado firmado por el presidente del Comité Nacional del partido, Alfredo Cornejo, y su vicepresidente, Alejandra Lordén.

El texto comienza señalando que el político boliviano se encuentra en Argentina “en calidad de refugiado” amparado por el Gobierno del peronista Alberto Fernández y “al parecer”, con una sola condición: “No hacer declaraciones políticas”.

“Morales hizo todo lo contrario. Visitó la Quinta de Olivos (residencia presidencial), concedió todo tipo de reportajes a diferentes medios de comunicación y participó de actos políticos”, remarca el comunicado.

Polémica convocatoria a “Milicias armadas del pueblo”

El lunes, el Gobierno interino de Bolivia pidió a Argentina impedir que Morales haga llamados a la “violencia” o la “subversión”.

Ese pedido se hizo después de que la radio “Kawsachun Coca”, perteneciente a los sindicatos cocaleros del trópico de Cochabamba, el feudo sindical y político de Morales, difundiera el domingo unas declaraciones del exgobernante correspondientes a una reunión con sus seguidores en Argentina, de las que luego se hicieron eco varios medios locales.

“Quiero que sepan, si de acá a poco tiempo, si volvería, o alguien vuelva, hay que organizar como en Venezuela milicias armadas del pueblo”, afirmó Morales en medio de aplausos de sus seguidores.

La UCR -que integra el frente Cambiemos, ahora llamado Juntos por el Cambio, que hasta el 10 de diciembre pasado era oficialista, con Mauricio Macri como presidente del país- destaca que esas declaraciones generaron “múltiples repudios” en Bolivia, pero no el del Gobierno “que lo refugió”.

“Las declaraciones de Morales atentan contra la paz y la democracia del país vecino, que está en pleno proceso de normalización de sus instituciones. Las amenazas de su exmandatario no ayudan en nada a los bolivianos”, culmina el comunicado.

A continuación

A 30 años de la caída del muro de Berlín: el comunismo sigue con nosotros

TE RECOMENDAMOS