Hombre acusado de conspiración sediciosa dice que estaba “ayudando a sacar a la policía” del Capitolio

"Estábamos allí como una fuerza del bien"
Por Patricia Tolson
18 de Marzo de 2022 1:36 PM Actualizado: 18 de Marzo de 2022 1:36 PM

Según una acusación presentada por el FBI, Roberto Minuta ha sido acusado de conspiración sediciosa por su presencia en el edificio del Capitolio el 6 de enero de 2021. Minuta dice que estaba allí como parte de “un destacamento de protección” que terminó “ayudando a sacar a las fuerzas policiales del edificio”.

En la denuncia del 24 de febrero de 2021, el FBI alega que Minuta estaba en el Capitolio el 6 de enero de 2021, “equipado con atuendo y equipo de estilo militar, incluida la ropa adornada con un escudo relacionado con la Milicia Oath Keepers”. El 8 de marzo de 2021 compareció ante el tribunal federal de White Plains (Nueva York), donde se le acusó de entrar en un edificio o recinto restringido y de manipular documentos o procedimientos, su segunda acusación.

“Más tarde”, dice la denuncia, “Minuta y otros afiliados a los Oath Keepers irrumpieron en los terrenos del Capitolio de Estados Unidos, donde Minuta reprendió y se burló agresivamente de los oficiales de la policía del Capitolio de Estados Unidos responsables de la protección del Capitolio y de los representantes dentro del Capitolio. A continuación, Minuta atacó el Capitolio y obstruyó los procedimientos del Congreso con otros atacantes el 6 de enero de 2021. Finalmente, el 13 de enero de 2021, una semana después de haber atacado el Capitolio y después de que los medios de comunicación reportaran sobre la investigación de las fuerzas policiales para llevar a los alborotadores del Capitolio ante la justicia, Minuta borró su cuenta de Facebook de más de 13 años”.

En la tercera acusación —presentada en marzo de 2021 y que sustituye a las dos anteriores— los cargos contra Minuta evolucionaron hacia la conspiración para obstruir al Congreso y la entrada o permanencia en terrenos restringidos. Sin embargo, aunque el acta de acusación ofrece un extenso y detallado resumen de los mensajes que se intercambiaron en un chat de grupo entre más de una docena de personas que discutían la presunta trama de conspiración, no muestra en qué momento Minuta participó en las discusiones.

“Las cosas han cambiado bastante desde la denuncia inicial”, dijo Minuta a The Epoch Times, afirmando que “habría que leer la séptima acusación sustitutiva para ver realmente cuáles son sus acusaciones ahora. Han retirado la acusación de haber borrado mi Facebook desde entonces y también han retirado la acusación de allanamiento. La denuncia inicial incluye esos dos cargos. Ninguno de ellos forma ya parte de mi acusación”.

La última acusación alega que Minuta “marchó en formación de montón” por la escalinata del Capitolio con “coconspiradores” que llevaban “ropa paramilitar” y que formaba parte de un “segundo montón” que “irrumpió en los terrenos del Capitolio, marchando desde el lado oeste al lado este del edificio del Capitolio” donde “se abrieron paso entre los policías”. Por estas alegaciones, se le acusa de conspiración sediciosa. También se le acusa de conspiración para obstruir procedimientos oficiales, obstrucción de un procedimiento oficial, y complicidad y conspiración para impedir que un funcionario cumpla con sus obligaciones.

Aunque el FBI hace repetidas referencias a su vestimenta para sugerir que demuestra una intención maliciosa, Minuta insiste en que su atuendo fue elegido para su propia protección. Minuta afirma que solo estaba allí ese día como parte de un destacamento de seguridad que se ofreció para proteger a Roger Stone, que tenía previsto hablar en dos actos durante los mítines del 6 de enero. A pesar de las acusaciones de una trama conspirativa, el FBI no ha encontrado pruebas de que la irrupción en el Capitolio fuera un ataque coordinado, reportó Reuters. Además, por segunda vez en ocho días, el juez de distrito Carl J. Nichols desestimó un cargo de obstrucción por delito grave en el que se alegaba que un acusado del 6 de enero intentó impedir la certificación de los votos del Colegio Electoral en las elecciones presidenciales de 2020.

“Estábamos allí como una fuerza del bien”, afirmó Minuta. “Estuve con los Oath Keepers, y siempre hemos hecho un trabajo positivo, de ayuda en caso de desastres, protegiendo a los negocios ayudando a la gente que necesita ayuda. No tenemos antecedentes de violencia ni intención de hacerlo. Estamos estrictamente allí para proteger la Primera Enmienda porque no podemos tener un lado al que se le permite la libertad de expresión y el otro no. Eso no es América. Eso no es en lo que se fundó este país, y cuando eso desaparezca, el futuro de mis hijos será sombrío”.

Minuta family Christmas photo - Gissela, Roberto.
Foto navideña de la familia Minuta. (Cortesía de Roberto Minuta)

Minuta, un hombre de 37 años que vive en Prosper (Texas), se describe como “padre, marido y patriota dedicado a utilizar los derechos que nos otorga Dios”. Dijo que ha estado “muy preocupado en los últimos años” por cómo la pérdida de esos derechos podría afectar al futuro de sus hijos.

“Eso es lo que me hizo involucrarme en la política y en los mítines, la Primera Enmienda y cosas así”, dijo Minuta. “Eso me llevó por un camino en el que estuve proporcionando seguridad a los oradores en Washington D.C. en noviembre, diciembre y el 6 de enero”. En noviembre de 2021, Minuta estuvo en Washington para proporcionar seguridad a Alex Jones y a Infowars. En diciembre de 2021, estuvo allí para proporcionar seguridad al general Michael Flynn. El 6 de enero de 2021, estuvo allí para proteger a Roger Stone.

“Estuvimos en el Hotel Willard con Roger Stone como un destacamento de protección”, recordó Minuta. “Se suponía que iba a hablar en dos eventos, uno en la Elipse y otro en el Capitolio. Teníamos un permiso para el evento en el Capitolio”.

Según la acusación, Minuta se dirigió al Capitolio en un carrito de golf con Joshua James, de 33 años, de Arab (Alabama), “en respuesta a un llamamiento para que las personas se dirigieran al Capitolio después de que el edificio fuera asaltado”. La acusación dice que Minuta “a veces se desviaba alrededor de los vehículos de las fuerzas policiales” diciendo: “Los patriotas están atacando el Capitolio … así que estamos en ruta en un carro de golf de grand theft auto hacia el edificio del Capitolio en este momento … está sucediendo chicos; está literalmente sucediendo ahora mismo Patriotas atacando el edificio del Capitolio”.

Según Minuta, él y James simplemente se ofrecieron como voluntarios para ayudar a proporcionar protección a cualquier persona que necesitara ayuda.

“Mientras esperábamos allí en nuestros carros de golf oímos hablar de la violencia contra los manifestantes”, dijo Minuta, “y decidimos que tampoco sería seguro que [Stone] se dirigiera allí porque la situación ya era preocupante. Así que lo aseguramos en el hotel y nos fuimos a nuestro hotel. Luego cogimos nuestros carritos de golf para ir al Capitolio. Cuando llegamos allí no vimos ningún tipo de violencia. Caminamos alrededor del edificio y llegamos a las escaleras. Allí es donde teníamos permiso para estar”.

Minuta dijo que él y James se relacionaron con las fuerzas policiales y con algunas personas de la multitud. Mientras hablaba con alguien que creía que era un oficial de la policía del Capitolio —vestido de civil mientras estaba de pie con otro hombre que llevaba equipo antidisturbios— Minuta preguntó qué estaban haciendo y el hombre dijo: “Estamos intentando sacar a nuestros chicos. Pueden quedarse con esta zona”.

Repitiendo lo que dijo el oficial para que se aclarara, Minuta dijo: “El oficial volvió a decir ‘Sí, pueden tener esta zona. Estamos tratando de sacar a nuestros chicos'”.

“Mi respuesta fue: ‘Estamos con ustedes si están con nosotros’, y procedimos a seguirlo por las puertas del Capitolio y las puertas se mantuvieron abiertas”.

Minuta dijo que “el edificio estaba abierto y la gente entraba y salía durante casi una hora como si fuera un museo”. Dijo que entraron “con la intención de ayudar a sacar a las fuerzas policiales del edificio”. Sacó su teléfono y empezó a grabar por su propia seguridad. “Encontramos a la policía y un caballero delante de mí dijo: ‘¿Quieres salir, vamos, vamos y te sacaremos'”, dijo Minuta, añadiendo que “esa interacción se suspendió bastante rápido”.

Fue entonces cuando Minuta afirma que el oficial empujó al hombre que tenía delante y “se produjo una pequeña escaramuza”.

Epoch Times Photo
Captura de pantalla de la denuncia del 24 de febrero de 2021 contra Roberto Minuta en la que se muestran detalles de lo que se describe repetidamente como el “atuendo militar” que llevaba en el Capitolio el 6 de enero de 2021. (Tribunal de Distrito de los Estados Unidos del Distrito de Columbia Demanda penal 1:2-mj-00260)

“Fue entonces cuando me di cuenta de que no era una buena situación”, dijo. “Estábamos allí para ayudar a la gente. No estábamos allí para ejercer ningún tipo de violencia. El empujón era innecesario, inapropiado. Estábamos ofreciendo ayuda a estas personas, y me doy cuenta de que era una situación tensa, pero no había ninguna razón para que nadie, ni las fuerzas policiales ni los civiles, pusieran las manos encima de nadie cuando no están haciendo nada. Así que me di la vuelta y salí inmediatamente, e instantes después las fuerzas policials con equipo antidisturbios salieron del edificio y fueron conducidas por las escaleras a un lugar seguro por miembros de los Oath Keepers”.

Minuta dijo que su juicio se sigue retrasando. Primero estaba previsto para julio de 2022. “Ahora parece que va a ser en septiembre, incluso en diciembre”. Sin embargo, confesó que los retrasos no son frustrantes “honestamente, porque no estoy en la cárcel”.

“Sí pasé algunas noches en aislamiento cuando me detuvieron”, confesó, “y me siento fatal por la gente que ha estado encerrada todo este tiempo”.

Al preguntarle qué es lo que más teme, Minuta dijo que “teme por el futuro de nuestro país”.

Roberto Minuta and his wife, Giselle while speaking to The Epoch Times on March 9, 2022.
Roberto Minuta y su esposa, Gissela. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

“Este es un asunto mucho más grande que yo mismo, y que los otros que están encarcelados y que cualquier otra persona que sea procesada y perseguida por esto”, explicó. Sin embargo, aunque no aprueba la violencia que se produjo ese día, Minuta advirtió que permitir que el gobierno acabe con la libertad de expresión y les permita perseguir, procesar y encarcelar a personas sin antecedentes penales simplemente por ejercer sus derechos de la Primera Enmienda “no es un buen augurio para el futuro de Estados Unidos”.

A pesar de todas las acusaciones, no se ha presentado ninguna prueba que demuestre que Minuta estuvo directamente implicado en ningún acto de violencia.

Durante la entrevista, la esposa de Roberto, Gissela, se sentó tranquilamente a su lado.

“Intento apoyarlo todo lo que puedo, pero realmente, mi principal objetivo son nuestros hijos y mantener la vida tranquila para ellos”, confesó. Ha abierto una cuenta de GiveSendGo para ayudar a cubrir los gastos de la defensa de su marido.

Gissela dijo que sus hijos, un niño de 8 años y una niña de 6, “son muy conscientes” de lo que está pasando. Para su protección, los Minuta no quisieron compartir sus nombres.

Roberto Minuta being a kid with his kids.
Roberto Minuta siendo un niño con sus hijos. (Captura de pantalla de la cuenta de GiveSendGo, con permiso de Gissela Minuta)

“Probablemente es lo que más les ha afectado, porque nos acabábamos de mudar a Texas y el FBI se lo llevó [a Roberto] cuando estaba trabajando en Nueva York”, explicó Gissela, quien dijo que el FBI registró su casa una hora y media después de detenerlo.

Era un sábado por la tarde. Era un día soleado. Su madre estaba de visita desde Nueva Jersey. Se oyeron fuertes golpes en la puerta principal. Aterrorizada, Gissela dijo a sus hijos que “se escondieran en el armario de mamá”.

Cuando abrió la puerta, vio una multitud de agentes del FBI, vestidos con equipo y chalecos ,con armas y un ariete.

Le indicaron que saliera.

“Déjenme ir a buscar a mis hijos”, dijo.

Insistieron en que saliera.

“Les dije: ‘Por favor, se lo ruego, ¿puedo ir con ustedes a buscar a mis hijos?”.

Se negaron y mantuvieron a Gissela separada de sus hijos mientras registraban la casa durante lo que a ella le parecieron horas.

Gissela Minuta speaks with The Epoch Times about the indictment filed against her husband, Roberto Minuta for his alleged conduct on January 6, 2021.
Gissela Minuta habla con The Epoch Times sobre la acusación presentada contra su esposo, Roberto Minuta por su presunta conducta el 6 de enero de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

“No me dejaban salir ni a los niños”, recordó Gissela. “No me dejaban estar a solas con mis hijos. Lloraban histéricamente. Acompañaron a los niños fuera e hicieron que una agente del FBI se sentara con mis hijos, entrevistándolos, revisando sus habitaciones, buscando en nuestros armarios, sus juguetes. Se podría pensar que habíamos hecho algo horrible cuando sabemos que todo lo que hizo su padre ese día fue ayudar a las fuerzas policiales. Solo intentaba ayudar. No fue con la intención de protestar nada ese día. Estaba allí tratando de ayudar. Así que es muy frustrante”.

Lo peor para Gissela fue el terror que el FBI infligió a sus hijos. “Mi hijo sabe leer. Los dos saben leer. Pueden ver ‘FBI’. Saben quién es el FBI. Era como si fuéramos unos grandes criminales y ni siquiera tenemos multas por exceso de velocidad, y por mucho que los medios de comunicación traten de presentar a mi marido de una manera determinada, nuestros hijos no ven eso. No tenemos armas delante de nuestros hijos. Somos una familia muy patriótica. Estamos muy a favor de la aplicación de la ley. Somos cristianos y enseñamos a nuestros hijos a tener un corazón cariñoso sin importar el color de la piel o la profesión. Ahora miran a las fuerzas policiales como si dieran miedo. Son malos y hacen daño a nuestra familia. Eso es duro”.

Screenshot from GiveSendGo account showing Roberto Minuta holding his daughter.
Captura de pantalla de la cuenta de GiveSendGo que muestra a Roberto Minuta con su hija en brazos. (Con permiso de Gissela Minuta).

Al preguntarle qué es lo que más teme, los ojos de Gissela se llenaron inmediatamente de lágrimas.

“Perder a mi marido por esto y que vaya a la cárcel”, dijo, con la voz entrecortada. “Eso, y que nuestros hijos no tengan a su padre. No es justo. Es una mentira. Están tratando de dar un ejemplo con estos hombres y mi marido”. Dijo que es un “escupitajo en la cara” que su propio gobierno persiga a los estadounidenses por ejercer sus derechos constitucionales. “Siempre hemos enseñado a nuestros hijos a ser respetuosos con las fuerzas policiales e intentar ser buenas personas. Es hiriente, no estoy enfadada. Solo estoy dolida. Como mujer cristiana, los perdono. Sé que todo sucede por una razón. Sé que Dios tiene esto bajo control”.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con el FBI para pedirle comentarios.

Con información de Joseph M. Hanneman.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.