Hombre al que le amputaron ambas piernas a los 6 años, ahora es atleta, mecánico y padre

Por The Epoch Times
24 de Septiembre de 2021 4:36 PM Actualizado: 24 de Septiembre de 2021 4:36 PM

Kacey McAllister tenía solo 6 años cuando ocurrió una tragedia que cambió el rumbo de su vida para siempre.

Mientras visitaba a unos familiares en Utah, el niño y sus padres, procedentes de Wyoming, estaban cruzando una carretera cuando escuchó a sus padres decir: “Vienen dos autos y un camión”, recordó más tarde.

Después que los dos autos pasaron, Kacey salió corriendo a la carretera, y lo arrolló un camión que iba en dirección contraria, pero no era un vehículo común, sino un camión petrolero de 18 ruedas.

“Intenté apartarme, pero el semirremolque me golpeó las piernas y me hizo rodar entre las ruedas”, cuenta Kacey, que ahora tiene 35 años, a The Epoch Times. “Y cuando finalmente se detuvo, una de mis piernas había quedado completamente amputada”.

“La otra estaba herida hasta tal punto que tuvieron que amputarla después en el hospital”.

(Cortesía de Kacey McAllister)

Hoy en día, Kacey tiene su propia familia con hijos y trabaja como conferencista motivacional, pero desde que la pandemia del COVID, trabaja para su padre como mecánico.

Kacey recuerda cómo, después del accidente, lo llevaron al hospital y se enteró del alcance de sus lesiones. Siendo tan joven en ese momento, no le costó mucho superar la pérdida de sus piernas, como seguramente sería para muchas personas.

“Cuando me desperté, me llevé la mano a donde deberían estar mis piernas, y mi madre estaba allí y me dijo: ‘Bueno, Kacey, tus piernas se fueron; ya no tienes piernas’. Y supongo que me quedé en plan: ‘Vale'”, recuerda, riendo. “Y entonces me volví a tumbar y eso fue todo en ese momento”.

(Cortesía de Kacey McAllister)

Sin embargo, Kacey tuvo que enfrentar muchos retos al crecer; y en el transcurso de los siguientes años y décadas, llegó a aprender algo que le ha ayudado: levantarse siempre y no dejarse vencer por los retos que le depara la vida.

Algunos de esos primeros retos los afrontó cuando lo trasladaron a un nuevo colegio, donde lo veían como “el niño raro de la silla de ruedas”.

“Pero luego, ya sabes, finalmente llegué a un punto en el que dije: ‘Soy un atleta, soy un luchador, soy fuerte, y realmente no importa lo que piensen los demás’. Así que pude estar bien en la escuela”, dijo.

(Cortesía de Kacey McAllister)

Kacey se destacó en los deportes. Además de la lucha, jugaba baloncesto en silla de ruedas, y los demás empezaron a verlo con otros ojos.

“Durante toda mi vida, ha habido mucha gente que me trata como si estuviera discapacitado, me tratan como si no fuera capaz de hacer cosas”, dijo. “Me preguntan si pueden ayudarme, y yo les digo: ‘No, lo tengo’.

“Y entonces voy y se los muestro, y suelen decir: ‘¡Vaya, vaya, es una locura! Es increíble'”.

Considera que su actitud positiva y de “sí se puede” se debe a la forma en que fue educado. “Mis padres se empeñaron en tratarme como a cualquier otro hijo. Tenía que hacer las tareas”, bromea.

(Cortesía de Kacey McAllister)
(Cortesía de Kacey McAllister)

Al principio de su lesión, los médicos le pidieron a sus padres que no hicieran cosas por él, para permitirle superar sus propios retos.

“Si mi madre me trataba como un inválido, me convertiría en un inválido”, dijo.

“Tuve que averiguar cómo aspirar el suelo, lavar los platos, hacer la colada, preparar las comidas”.

Más tarde, el interés de Kacey por el atletismo lo llevó a participar en maratones, y al poco tiempo descubrió que era demasiado fácil. Kacey siempre se tomaba la opinión de los demás de que “no podía” hacer algo como un reto “para hacerlo”. Pero no tardó en enfrentarse a su peor opositor: él mismo.

(Cortesía de Kacey McAllister)
(Cortesía de Kacey McAllister)

Conoció la carrera de obstáculos Spartan, una franquicia internacional que se realiza a menudo en Estados Unidos. Kacey dudaba de su propia capacidad para terminar el recorrido.

“No me costó mucho tiempo darme cuenta que era yo quien me decía que no podía hacerlo. Así que decidí: ‘Sabes qué, no sé si puedo hacerlo o no, realmente no lo sé. Pero voy a intentarlo'”, dijo.

Kacey se inscribió en la intimidante carrera de obstáculos. Y aunque le costó “una eternidad”, la completó. Desde entonces ha superado 35 Spartan Races y ha viajado a varias partes de Estados Unidos para competir, desde Seattle hasta Hawai. La próxima será en Sacramento, California.

(Cortesía de Kacey McAllister)

Kacey también se convirtió en conferencista motivacional para inspirar a otros con su filosofía de vida de “levantarse” para afrontar los retos de la vida.

Sin embargo, recientemente la pandemia puso fin a las grandes reuniones, y encontró un nuevo trabajo como mecánico, trabajando para su padre en su taller de automóviles.

“Tuve que aprender a hacer muchas cosas diferentes. Muchas de las máquinas —usamos máquinas de neumáticos— están diseñadas para que alguien con pies pueda utilizarlas”, dice.

(Cortesía de Kacey McAllister)

(Cortesía de Kacey McAllister)

“Pero honestamente, creo que hay muchas cosas que son más fáciles de hacer para mí; porque no tengo que levantar el auto en el aire, puedo tener solo un par de pies del suelo y entrar allí y tener poco o ningún problema para hacer gran parte del trabajo”.

Sin embargo, quizá el mayor reto de Kacey sea ser padre, criar a sus hijos. “Uno de los mayores retos cuando se habla de logros es, sinceramente, mi familia, porque tengo cinco hijos y casi cualquiera que tenga hijos sabe lo difíciles que pueden ser los niños”, añadió.

“Pero tengo una familia increíble y una esposa que me apoya mucho, y unos hijos que me han ayudado a alcanzar estos increíbles objetivos”.

(Cortesía de Kacey McAllister)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.