Hombre confinado a una silla de ruedas dice que adoptar una perrita rescatada le salvó la vida

Por La Gran Época
27 de Junio de 2020
Actualizado: 27 de Junio de 2020

Un excamionero perdió su trabajo y quedó confinado a una silla de ruedas después de un accidente de trabajo en marzo del año pasado. Ahora, este hombre de 62 años de Langley Mill, Nottingham, le atribuye el mérito de haberle salvado la vida a una adorable bulldog francés que rescató.

Keith Aspin fue conductor de camiones durante 25 años, y le encantaba su trabajo. Sin embargo, su vida dio un giro trágico cuando sufrió una grave lesión. Aspin estaba lanzando una correa sobre una carga para un día típico cuando sufrió una obstrucción arterial, que le causó un colapso y cayó.

Keith Aspin, 62 años, con el bulldog francés Maja Langley Mill, en Nottingham (Caters News)

Como resultado, sufrió 14 huesos rotos en su columna, un corte de 10 pulgadas en su cabeza y un hombro dislocado. Le dijeron que no podría caminar durante dos años y que necesitaría una cirugía de columna.

Sus lesiones lo dejaron confinado a una silla de ruedas, su licencia fue revocada y, en consecuencia, perdió su trabajo. Luego perdió su casa y tuvo que mudarse a un centro de vida asistida con acceso a silla de ruedas. Tanto su cuerpo como su mente comenzaron a deteriorarse.

“De marzo a diciembre, me pasé la vida tirado en el sofá porque no podía ni llegar a la cama”, dijo Aspin a Caters.

Un camionero que rescató una bulldog francés de un criadero de cachorros maltratados dice que su adorable perrita le salvó la vida. (Caters News)

Como resultado de la disminución de la fuerza de la parte superior del cuerpo, Aspin se volvió incapaz de bañarse, preparar su propia comida o salir a comprar por sí mismo. Intentó la fisioterapia, aunque no tuvo éxito, causándole demasiadas dificultades. Su salud mental empeoró.

Fue entonces cuando comenzó a buscar un compañero en Internet.

En enero, Aspin conoció a Maja por primera vez. El bulldog francés de 19 meses había sido rescatado de un criadero de cachorros maltratados, y Aspin se encontró con un anuncio buscando un hogar para la pobre cachorra. Pronto descubrió que la necesitaba tanto como ella a él.

Bulldog francés Maja (Caters News)

“Maja fue rescatada de un criadero de cachorros y me sorprendió lo ansiosa e insegura que estaba”, compartió Aspin. “Había sido maltratada y se alejaba cada vez que levantaba mi mano para acariciar su cabeza”.

Fue su sentido de responsabilidad por Maja lo que animó a Aspin a volver a caminar. “No sabía si estaba entrenada para ir al baño cuando la traje y decidí que saldría con ella al día siguiente y la llevaría a pasear”, recordó. “Tomé mi bastón y me las arreglé para agarrar una correa extensible y un arnés. Sabía que ella dependía de mí y me empujó a salir”.

Keith Aspin, de 62 años, le da un beso a su querida bulldog francés Maja. (Caters News)

El excamionero y su nueva cachorra pronto formaron un vínculo increíblemente estrecho, y dice que cuidar de ella fue lo que le salvó la vida.

“Es mi mejor amiga y me salvó la vida”, dijo. “Me ha dado un propósito para vivir. Mi salud mental ha mejorado enormemente desde que la tengo cerca. Nos hemos rescatado el uno al otro y creo que ella lo sabe”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


“Le puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo”

TE RECOMENDAMOS