Pasa 1.5 horas construyendo una puerta para su gato: la forma en que entra el minino es divertidísima

Por Louise Bevan
17 de Julio de 2019 Actualizado: 17 de Julio de 2019

Los gatos son criaturas maravillosas y son excelentes animales de compañía. Una cosa que no son, sin embargo, es ser obedientes. Cuando el dueño Brian Rickett decidió ayudar a su amigo felino construyéndole un puerta para gato, las cosas no salieron exactamente como las imaginaba.

El hermoso siamés de pelo largo, llamado Philo, no se detuvo a la hora de mostrarle a Brian lo que pensaba de sus 90 minutos de trabajo considerado. Brian, tal vez anticipando un poco más de gratitud de la que recibió, filmó la primera interacción de Philo con su nueva puerta de gato.

“Ayer, pasé una hora y media instalando una nueva puerta para que Philo el gato pudiera ir y venir cuando quisiera”, escribió Brian, subtitulando su video en YouTube. “Esta es su reacción”. Mientras la cámara no deja de mostrar la obra de Brian, el orgulloso artesano se dirige a los espectadores.

“Veamos si a Philo le gusta”, dice Brian. Y, volviéndose hacia el gato, dice: “Prueba tu nueva puerta. ¡Buen gatito!”.

Sus palabras, al parecer, son un tanto optimistas. ¡Philo ni si quiera intenta ver si es bueno! En su lugar, el gato se acerca a la puerta para gato, instalada por expertos, y la ignora por completo. Se pone de puntillas, estira su largo cuerpo y levanta la pata izquierda para enganchar la manilla de la puerta (de la casa).

El gato diligente se apoya contra la puerta, y ésta se abre de par en par. Philo entra en la casa, como lo haría una persona. Brian, el carpintero avergonzado y cineasta estupefacto, se queda sin palabras.

Brian encontró sus palabras más tarde, sin embargo, en una descripción más larga de las aventuras de Philo en YouTube. “Después de dos días, Philo el gato por fin aceptó la idea de una ‘puerta para gatos'”, comenzó. “Algunos espectadores de YouTube señalaron que yo le hablaba en ‘inglés'”, bromeó, “y ese era el problema”.

“Otros señalaron que debería haberlo llamado ‘aleta’ de gato, no ‘puerta'”, compartió el dueño del gato de buen humor. “Este tecnicismo, dijeron, confundió al pobre felino. ¡Y otros dijeron que el problema era la filmación vertical!”. Brian continuó, ahora cautivando a su audiencia en internet. “¡Resulta que estaban bien!”.

“Tan pronto como empecé a hablarle a Philo en sánscrito antiguo, haciendo referencia a la ‘aleta del gato’ y grabar en sentido horizontal, ¡bam! fue como por arte de magia”, dijo. “¡Directamente a través de ella!”.

Si no lo crees, hay evidencia en video que prueba que el siamés obstinado al final llegó a la convención y usó su puerta de gato, igual que un felino normal. ¡Philo, no eres una persona! Hay esperanza que Philo haya dejado sus reservas sobre la puerta (de la casa); usó la puerta del gato como un profesional, ¡y no había nada de qué preocuparse!

Desde que apareció en Internet, el graciosísimo video de Brian ha sido visto más de 16 millones de veces. Parece que millones de dueños de gatos (y apreciadores de gatos) están disfrutando de Philo y de su cómica y desafiante actitud hacia las puertas diminutas.

Varios YouTubers impresionados también expresaron su aprecio por las payasadas de Philo. “Philo 1, humano 0”, escribió un usuario descarado. “Humano, te vi trabajar en esto de la puerta”, escribió otro, desde la perspectiva de Philo. “Déjame probarlo por ti. Sí, la puerta funciona bien como siempre. Buen trabajo”, bromearon, “¡ahora entra y dame de comer!”.

¿Qué opinas de la obra de Brian? ¿Y qué hay de la cruel desestimación de Philo de su nueva y brillante puerta de gato? No te sientas mal por Brian; recuerda, ¡Philo al final entró!

Pequeños gatitos traviesos… ¡Estos se pasan! 

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS