Hombre obeso que se sentía “atrapado” en su cuerpo, pierde 200 lb y se convierte en fisicoculturista

Por Louise Chambers
01 de Febrero de 2023 3:26 PM Actualizado: 01 de Febrero de 2023 3:26 PM

Un hombre de Michigan con obesidad mórbida que se cansó de su imagen de “niño gordo gracioso” se embarcó en una revisión masiva de su estilo de vida, abandonó su dieta de 10,000 calorías, perdió 200 libras (casi 90 kilos) y acabó compitiendo como fisicoculturista.

David Roden, de 31 años y residente en Grand Rapids, Michigan, declaró a The Epoch Times que su historia va en contra de “casi todas las ideas preconcebidas” sobre la obesidad infantil.

“Mi padre es cardiólogo… era corredor de maratón”, explica Roden. “Mi madre era ama de casa. Crecí con la educación y los recursos ideales, en una casa de 7000 metros cuadrados con una cancha de baloncesto cubierta y un gimnasio completo… mis padres me apoyaron mucho, unos seres increíbles”.

David Roden antes de comenzar su viaje de pérdida de peso. (Cortesía de David Roden)

“Pero la realidad, cómo sucedió mi obesidad, es en realidad bastante simple. Mi padre trabajaba entre 80 y 90 horas a la semana y mi madre me quería muchísimo… pero su mayor problema era cómo me demostraba su amor”, explica.

Con dinero de bolsillo ilimitado y sin tener que rendir cuentas, el adolescente Roden se entregó a su amor por la comida basura y los videojuegos. Al poco tiempo, se comía él solo una pizza extra grande todos los días, se atiborraba a caramelos y escondía los envoltorios a sus padres para que no supieran cuánto comía en realidad. Cuando Roden acudió a los médicos y le hicieron escáneres cerebrales para determinar qué le pasaba, todos los resultados resultaron “normales”. Decía que ni siquiera los médicos sabían cuánto consumía.

Roden era popular en el colegio. Jugaba al tenis y al golf y sus amigos le adoraban por su sentido del humor. Su mayor acosador no eran los demás, sino él mismo.

“Seré el primero en admitir que yo me maltrataba más a mí mismo que la forma en que me trataban los demás”, dijo Roden.

A los 18 años, Roden pesaba la enorme cantidad de 186 kg (410 libras). Sabía que algo tenía que cambiar, pero “se sentía atrapado” en su corpulencia e intimidado por la magnitud de la tarea que tenía por delante.

“Mis padres nunca lo supieron, ni mi familia ni mis amigos, pero me planteé poner fin a mi vida a los 18 años porque odiaba el cuerpo que tenía”.

El viaje de transformación de David Roden. (Cortesía de David Roden)

Con 22 años, todavía por encima de los 181 kg (400 libras) y con un título en ciencias biomédicas de la Universidad Central de Michigan, Roden empezó a replantearse sus opciones en la vida.

“Pensaba estudiar medicina, lo cual es cómico en sí mismo porque era prediabético e hipertenso… Me preguntaba qué quería hacer con mi vida, y en ese momento me puse en contacto con algunos amigos que estaban muy interesados en el desarrollo y el crecimiento personal”, explica.

Roden leyó entonces un libro, “The Compound Effect”, de Darren Hardy, que cambió su perspectiva sobre la pérdida de peso.

“Toda la filosofía es muy sencilla: si pierdes dos libras (0.9 kg) a la semana durante 100 semanas, pierdes 200 libras (90.7 kg)”, dijo Roden. “Me enamoré leyendo [sobre] la mentalidad para el cambio”.

(Cortesía de David Roden)

Roden se tomó la pérdida de peso día a día y empezó a ver resultados. Perdió sus primeras 100 libras (45 kg) jugando al baloncesto con sus amigos, caminando al aire libre e incluyendo caminatas en la caminadora eléctrica. Abandonó la comida basura y empezó a experimentar con dietas bajas en carbohidratos y ricas en proteínas de unas 3000 calorías al día.

En tres años, Roden bajó de 410 a 220 libras. Después se sometió a dos operaciones para eliminar el exceso de piel y reevaluó el cuerpo que le había quedado: “Me sentía flacucho… No tenía el físico estético que quería”.

Entonces encontró la solución en el entrenamiento de fuerza y el fisicoculturismo. A los 27 años, compitió en su primer concurso de fisicoculturismo.

“La competición es divertida para mí”, dice Roden. “Simplemente disfruto con ese proceso de cuánta masa muscular magra aumento, lo delgado que me pongo, con seguridad. Esto se convirtió en mi forma divertida de competir conmigo mismo”.

(Cortesía de David Roden)

En la última exhibición de fisicoculturismo de Roden, pesaba 208 libras (aprox. 94 kg) con un 10 por ciento de grasa corporal. Su transformación física es profunda; sin embargo, comparte que el elemento mental lo es aún más.

“Yo pesaba 400 libras y como soy ahora [son] realmente dos personas diferentes, dos vidas diferentes”, dijo. “Estoy agradecido de que 400 libras me dieran muchas perspectivas: cuánto control tenemos realmente, cómo el hábito y el efecto compuesto realmente pueden llevarnos a los lugares correctos, pero también pueden destruir nuestra calidad de vida. Pero no se trata solo de perder peso. Se trata de construir una buena relación con uno mismo en todos los aspectos”.

La pérdida de peso puede acabar con una mala imagen de uno mismo, dice Roden, que aboga por una “vida basada en el carácter” y por vivir de forma congruente con tus valores. “Me encanta la persona que soy y la vida que llevo ahora… Valoro mi salud, valoro mi cuerpo, pero no pongo en él expectativas poco realistas”, dijo.

(Cortesía de David Roden)

A lo largo de su transformación, Roden ha contado con el apoyo de sus seres queridos. Algunos amigos lo pasaron mal al perder a su querido “gordo gracioso”, pero la mayoría ha reconocido los beneficios para la salud de sus decisiones, y algunos incluso se han inspirado en él.

Roden dijo: “Al principio de mi transformación para perder peso, me di cuenta de que tenía amigos y familiares a mi alrededor que tomaban mejores decisiones y perdían algo de peso. Es genial saber que ayudándote a ti mismo ayudas indirectamente a la gente que te rodea… mi padre en particular me ha hecho comentarios como: ‘David, no entiendes lo que has hecho; yo fui testigo del peor final de lo que trae esta vida, con la enfermedad cardiaca y la insuficiencia cardiaca'”.

David Roden con su familia. (Cortesía de David Roden)

Roden tampoco es ya prediabético ni hipertenso y lleva seis años sin tomar ningún medicamento. Actualmente es propietario y director de una empresa de transformación de la obesidad y atribuye a “herramientas y tácticas” el mantenimiento de su estilo de vida saludable/sostenible.

Tiene un programa de entrenamiento regular y controla su dieta en función de sus objetivos de fisicoculturismo. Para prepararse para un espectáculo, pesa su comida y controla su ingesta de proteínas, carbohidratos y grasas.

(Cortesía de David Roden)

“Si mi objetivo es mantenerme, me baso en la báscula”, explica. “Si estoy ganando peso lentamente, ¿adivina qué? Estoy comiendo en exceso. ¿Mantener mi peso dentro de los dos o tres kilos? Me va muy bien. Si estoy perdiendo peso, estoy comiendo de menos”.

Roden también ha publicado un libro, “Suelta el equipaje: De la obesidad suicida a una vida de salud y felicidad” para contar su historia completa, desde cómo engordó hasta el cambio de mentalidad, pasando por los consejos y trucos de nutrición que le funcionan hoy en día. También comparte actualizaciones periódicas y contenido motivacional en Instagram.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.