Hombre se libera de ideas suicidas restaurando sillas de ruedas para el hospital que lo ayuda

Por Romina Garcia
10 de Junio de 2021
Actualizado: 10 de Junio de 2021

En el momento más difícil de su vida sucumbió en una terrible depresión, pero encontró su camino al descubrir que hacer el bien a otros es la llave mágica para despertar de su enfermedad y salir adelante.

Ralf Daniel Kissel, de 31 años, un microempresario brasileño, fue diagnosticado con una fuerte depresión y con el antecedente de tres intentos de suicidio, requirió 15 días de internación, que le hicieron que despertara de su enfermedad y logrará ver que su vida era importante y que podía a ayudar a otros observando las necesidades que tenía el hospital, según O Diário.

En noviembre de 2019, Ralf, que se desempeñó por 12 años como técnico informático, ingresó al Hospital Municipal de Novo Hamburgo de Brasil por su depresión. Mientras Kissel estaba hospitalizado descubrió que sus conocimientos y capacidades en mantenimiento y soldadura podían ayudar a reparar elementos como sillas de ruedas, camillas, etc, que estaban dañados y su deseo de ser voluntario creció en su mente, de acuerdo a Diario Gaucho.

“Después de haber intentado suicidarme por tercera vez, la vida decidió darme una oportunidad más y decidí aprovecharla con todas mis fuerzas. Es un día a la vez. Entonces, decidí tomar medidas y hacer algo para el hospital”, dijo Kissel a O Diário.

Cuando Kissel fue dado de alta, su idea de ayudar al hospital permanecía y cuando se fue a vivir con su hermana y ella le pidió que le fabricara una mesa, después otro mueble, se sintió más motivado y se animó a comenzar a producir muebles utilizando soldadura y madera, ya que cuenta con grandes conocimientos en soldadura y en mantenimiento de equipos de hierro. Pero mientras más ponía en práctica sus capacidades en reparación, los recuerdos de aquellos objetos que nadie reparaba en el hospital y que eran imprescindibles volvían a su mente.

Finalmente, Kissel tomó la decisión de buscar a la Fundación Salud Novo Hamburgo (FSNH) para empezar a trabajar. Comenzó a reparar y adecuar camillas, sillas de ruedas, entre otros elementos que estaban ocultos y a punto de ser destruidos por falta de mantenimiento.

“Debido a la crisis actual, todos estamos sufriendo los impactos de la pandemia. Decidí hacer algo para contribuir al hospital de mi ciudad. […] Hace unos años trabajé en una empresa donde aprendí los procesos de soldadura y procesos que involucran la producción y mantenimiento de equipos de hierro. […] y fue cuando noté algunos de los problemas como camillas con piezas rotas, etc. Mucho trabajo, y vi que podía ayudar. Me hice voluntario y quiero invitar a otras personas a hacer lo mismo en su ciudad”.

Actualmente, Ralf busca crear nuevos grupos de acción que trabajen en mantenimiento y soldadura de forma voluntaria para ayudar a muchos hospitales de la región. Además, busca la participación de empresas que estén dispuestas a donar materiales que son fundamentales para la recuperación de estos objetos hospitalarios o también socios que puedan aportar recursos económicos para apoyar con estos servicios.

La labor de Kissel hasta el momento ha recuperado 18 artículos del Hospital de Novo Hamburgo: 12 sillas de ruedas, cinco sillas de baño adaptadas y una camilla, informó Diario Gaucho.

“[Era] equipo que antes estaba parado, roto, en desuso y que ahora está siendo utilizado nuevamente por la unidad hospitalaria. La satisfacción es enorme y el deseo de replicar esta idea es inmenso”, explicó el joven a ODiário.

Tânia Terezinha da Silva, directora del Hospital , está muy agradecida con el trabajo de Kissel y sostuvo que su trabajo es de gran ayuda para el hospital.

Imagen ilustrativa (Pxhere/CCO)

“Considero que actitudes como esta son muy importantes y que, de hecho, se han fortalecido durante la pandemia. […] Y Ralf ha hecho una contribución excepcional al FSNH a través de reparaciones de mantenimiento”, expresó da Silva.

Por otra parte, la coordinadora de mantenimiento del edificio del hospital, Angela Maria Stumpf Barros, de 49 años, manifestó que la acción voluntaria de Ralf ayuda mucho, ya que la institución no cuenta con soldadores, comunicó Diario Gaucho.

“La actitud de Ralf es extraordinaria. Su trabajo ha beneficiado a muchos pacientes con sillas de ruedas y camas con caras nuevas”, señaló Stumpf.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS