Hospital de California niega cirugía de trasplante a mujer no vacunada con insuficiencia renal terminal

Retiran a una paciente de la lista de espera hasta que reciba una vacuna de ARNm

Por Allan Stein
17 de Marzo de 2023 7:43 PM Actualizado: 17 de Marzo de 2023 7:43 PM

SAN DIEGO, California —Incluso en los días buenos, Linda Garinger, de Ramona, California, piensa en la muerte.

Desde que se sometió a diálisis renal hace dos años, ha sufrido un infarto y un episodio cardíaco asociado a sus tratamientos quincenales.

Su energía disminuye a medida que sus otros órganos vitales fallan lentamente. Su tensión arterial está fuera de control: alrededor de 200 de sistólica y “100 y pico” de diastólica cada vez que se somete a diálisis.

Garinger cree que es sólo cuestión de tiempo que vuelva a sufrir un infarto, que podría ser mortal si no recibe un nuevo riñón.

Epoch Times Photo
Linda Garinger, 68 años, de Ramona, California, mira por la ventana de su salón el 13 de marzo de 2023. (Allan Stein/The Epoch Times)

“La diálisis es muy estresante para mí. Se me va la vista. Se me cae el cabello. Tengo cáncer de piel”, dice Garinger, de 68 años. “Dicen que se debe a que la diálisis no filtra todo lo malo”.

“Mi mayor temor es sufrir un infarto durante la diálisis. Ahora mismo voy cuesta abajo”.

En 2022, Garinger esperaba ansiosa un trasplante de riñón en el Sharp Memorial Hospital de San Diego, tras haber encontrado un buen órgano compatible en su hija, según le dijeron los médicos.

Pero “necesitaba [el trasplante] hace como dos años”, dijo Garinger.

A principios del pasado mes de mayo, Garinger recibió una carta inesperada del hospital en la que se le comunicaba que ya no estaba en la lista de espera de la Red Unida para la Compartición de Órganos (UNOS) para un trasplante de riñón.

“El motivo de este cambio de estado es que no se le han administrado las vacunas contra el COVID”, decís la carta del 6 de mayo de 2022 que Garinger compartió con The Epoch Times.

“Una vez que se remedie esta situación, usted será evaluada para ser reactivado en la lista de espera de trasplantes”.

Garinger no apeló la decisión del hospital. Sabía “en sus entrañas” que su condición de no vacunada siempre sería un problema.

Aun así, confió en el Sharp Memorial, sólo para ser sometida a pruebas, procedimientos médicos y consultas con un coste sustancial para Medicare.

“Todo el tiempo sabían que yo no estaba vacunada y que [mi hija] tampoco lo estaba. Siempre me preguntaban: ‘¿Por qué no quieres vacunarte?”.

“Yo era bastante inflexible”, dijo Garinger. “No quería tomar nada que todavía fuera experimental”.

Recordó a su buena amiga que murió dos semanas después de recibir una vacuna contra COVID. “Vivía justo aquí, al otro lado [de la calle]”, dijo Garinger.

Garinger dijo que tuvo suerte de encontrar otro hospital cercano que podía operar sin que ella se vacunara.

Volver a empezar

El reto ahora es el tiempo que tardará en realizar todo el papeleo necesario y los trámites preliminares, el tiempo que tardará en inscribirse en una lista de espera para un donante de riñón y el tiempo que tardará en encontrar un donante.

Teme que el tiempo se le acabe antes.

Un médico comprensivo me dijo: “Linda, podrías caer muerta. Tu corazón podría pararse’. Así que tengo que vigilar lo que como y, los días que no hago diálisis, tomo un polvo que sabe a arena” para eliminar el exceso de potasio de su cuerpo.

Garinger es una de las muchas personas que necesitan un trasplante de órganos, pero se enfrentan a un sistema médico que sigue aplicando protocolos de vacunación en muchos centros.

En una encuesta sobre trasplantes realizada por Healio en 2021, el 60% de los 141 centros de trasplantes que respondieron no exigían la vacuna contra el COVID-19 antes de la intervención quirúrgica. La muestra de la encuesta representaba algo más del 56 por ciento de los centros de trasplante de Estados Unidos.

Jeffrey Childers, abogado mercantilista con sede en Gainesville, Florida, atendió a clientes que se enfrentaban a mandatos por el COVID-19 en hospitales y clínicas médicas durante la pandemia.

Dijo que el caso de Garinger refleja la “manía COVID” que impregnó el sistema médico a partir de 2020.

“Esta fue una fea manifestación del régimen de gestión del COVID que surgió”, dijo Childers. “Todos los casos reciben mucha atención porque la gente se horroriza. Pero la gente de trasplantes dirá que tienen recursos limitados, que sólo consiguen tantos órganos al año y que tenemos que dárselos a las personas con más posibilidades de supervivencia. Se escudarán en eso para siempre”.

Decisiones de vida o muerte

Childers afirmó que los centros sanitarios siguen teniendo un enorme poder discrecional para tomar decisiones críticas en relación con las vacunas contra el COVID-19.

“Ver este tipo de poderes burocráticos de vida o muerte ejercidos por personas que no están motivadas por la ciencia, sino por otra cosa, es horroroso”, dijo Childers.

“Me lo he encontrado un puñado de veces en Florida. La ley que se aplica depende del estado. La gente que gestiona esas listas de donantes y las asignaciones tienen mucha discreción”.

“Es aún más espantoso que ocurra ahora, tan tarde en la pandemia, cuando los mandatos han desaparecido. No se puede encontrar a una sola persona que diga que se arrepiente de no haberse vacunado. Pero sí se pueden encontrar toneladas en sentido contrario”.

Childers dijo que los defensores de la vacuna argumentan que un receptor no vacunado tiene muchas más probabilidades de morir de COVID-19 después de la cirugía de trasplante que un paciente vacunado.

“Ya no conozco la línea oficial”, dijo a The Epoch Times. “[La vacuna] no evita que mueras. No evita que enfermes”.

Un estudio publicado en noviembre de 2022 por MDPI, una editorial suiza de revistas científicas de acceso abierto, afirmaba que, en 60 días, la tasa de mortalidad entre los pacientes de trasplante de riñón no vacunados era del 11.2% en el momento de la infección por COVID-19.

Según el estudio, la tasa de mortalidad entre los vacunados fue del 2.2%. Más de dos tercios de los 144 pacientes del estudio recibieron un trasplante de riñón.

Por el contrario, un estudio publicado en el Journal of Clinical Medicine en septiembre de 2022 descubrió que algunos pacientes de trasplante de córnea rechazaron los injertos tras recibir la vacuna contra el COVID-19.

En algunos casos, el rechazo se produjo 20 años después del procedimiento.

Childers cree que la ciencia en general no apoya la noción de que los receptores de trasplantes no vacunados tienen un mayor riesgo de morir por COVID-19.

“El argumento es siempre no dar un órgano a una persona que lleva algún tipo de estilo de vida que es arriesgado o aumenta el riesgo de morir por otra cosa”, dijo Childers a The Epoch Times.

“Esa es la lógica que están aplicando. Básicamente están diciendo que, al no vacunarse, [los pacientes trasplantados] corren un mayor riesgo de morir de COVID. Así que no quieren dar un órgano a alguien con alto riesgo voluntariamente”.

El abogado de Ohio Warner Mendenhall, que representa a clientes en casos de mandato de vacunas, dijo que conoce al menos 60 demandas de denegación de trasplantes de órganos trabajando a través del grupo de libertad médica Liberty Counsel.

Cada caso implica a un cliente que se niega a aplicarse la vacuna contra el COVID-19 requerida para la cirugía de trasplante.

“Estamos viendo [denegaciones de trasplantes] en muchos hospitales de todo el país”, dijo Mendenhall.

Y aunque el estamento médico sigue dividido sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra el COVID-19, a algunos “médicos les preocupa la coagulación y otros problemas que se producen con los vacunados”.

“Especialmente si tienes problemas de hígado y riñón y necesitas ese tipo de transferencia, no quieres vacunarte antes del trasplante. Eso es lo que yo entiendo”, dijo Mendenhall.

Una “responsabilidad fiduciaria” con los pacientes

A menudo, el paciente de trasplante no vacunado ha mantenido una relación médica duradera con el hospital o la clínica sin problemas antes de la introducción de la vacuna contra el COVID-19.

Por este motivo, Mendenhall cree que existe una “relación fiduciaria que los hospitales entablan con un paciente de trasplante”. Romper esa obligación sería “una verdadera violación de esa responsabilidad fiduciaria hacia ellos”.

Según el Chronic Disease Research Group, se calcula que 37 millones de personas en Estados Unidos padecen enfermedades renales en distintas fases.

Alrededor de un millón de estadounidenses se encuentran en las fases finales de la enfermedad. Al mismo tiempo, 550,000 se someten a diálisis renal para eliminar el exceso de toxinas de la sangre porque sus riñones no pueden realizar esta función.

El tiempo promedio de espera para un trasplante de riñón en Estados Unidos es de tres a cinco años en la mayoría de los centros médicos, pero es más largo en algunas partes del país, según kidney.org.

“Lo mejor es explorar la posibilidad de un trasplante antes de tener que empezar la diálisis. De esta forma, podría conseguir un trasplante ‘preventivamente’, antes de necesitar diálisis”, afirma la página web de la organización.

“Lleva tiempo encontrar el centro de trasplantes adecuado para usted, completar la evaluación del trasplante, entrar en la lista de espera de trasplantes para un donante fallecido o encontrar un donante vivo de riñón, si puede”.

Garinger dijo que se encuentra en la fase terminal 5 de su enfermedad renal y que necesita diálisis casi cada dos días para mantenerse con vida.

“Estoy enojada”, dijo Garinger, a quien le falta el aire sólo con caminar hasta la cocina.

“Ahora no puedo ir andando a Costco o al supermercado. Mis músculos, me quedo sin aliento con mucha facilidad. Ya no puedo caminar hasta mis gallinas”.

Su hija Emily Lewis, de 35 años, se acaba de graduar en un programa de auxiliar médico y ahora es la cuidadora de su madre mientras espera un trasplante de riñón.

“Dejé mi vida en suspenso [por mi madre]”, afirma Lewis, aunque no se arrepiente de nada.

Con su carrera en el limbo, Lewis dijo que está enfadada por la injusticia de los mandatos del COVID-19, al mismo tiempo que duda de que las vacunas funcionen.

Epoch Times Photo
Linda Garinger, enferma renal terminal, toma sus medicamentos el 13 de marzo de 2023. (Allan Stein/The Epoch Times)

“Todos los que conozco vacunados contra el COVID lo han tenido cuatro o cinco veces. Yo lo he tenido cero”, dijo Lewis a The Epoch Times.

Al negársele el acceso a la lista de espera de riñón del Sharp Memorial, Garinger descubrió que el Centro Médico de la Universidad de California en San Diego estaba dispuesto a realizar la operación de trasplante de riñón.

Pero cuanto más tiempo se tarda en encontrar un donante de riñón, más probabilidades hay de que no consiga recuperar una vida más normal.

Calificó su relación con los médicos del Sharp Memorial de adversa, ya que se oponía a recibir la vacuna contra el COVID-19 bajo cualquier circunstancia.

Recuerda a un médico de Ramona que no dejaba de “presionarme” sobre la vacuna.

Me dijo: “¿Qué harás si contraes COVID? ¿Y si contraes COVID y tienes que ir al hospital?”.

“Bueno”, le dijo ella. “Tengo este protocolo en mi nevera: vitaminas C y D. Tengo ivermectina. Número uno: No iré al hospital. Es una sentencia de muerte”.

“Supongo que usted sabe más que yo”, dijo el médico mientras se levantaba y salía de la habitación.

“No sabía que tenía un adversario” ni que “era una persona malvada. Sólo tenía el presentimiento de que me negarían [un riñón] porque no dejaban de presionarme con lo de la vacuna”.

“Hicieron lo mismo conmigo”, dijo Emily.

“¿Por qué no estás vacunada?”

En un momento dado, Garinger exigió datos que demostraran los efectos secundarios de la vacuna.

“No había ninguno”, dijo. “Todo se redujo a la última entrevista final con el cirujano. Lo único que pudo preguntarme fue: ‘¿Por qué no estás vacunada? ¿Por qué no quieres vacunarte?”.

“No tengo COVID”, dijo Garinger. “[Emily] no tiene COVID. Otra cosa que me dijeron es que éramos compatibles. Y luego llegué a UCSD, y el análisis de sangre mostró que ella no era compatible “.

Sharp Memorial no respondió a la solicitud de comentarios de The Epoch Times. El UCSD Medical Center no devolvió un correo electrónico en busca de comentarios.

El abogado de Nueva Orleans David Dalia dijo que el caso de Garinger parece ser “discriminación” médica.

“La están discriminando por su estado de vacunación”, afirmó.

Durante la pandemia, Dalia trabajó en casos de mandato de vacunación con médicos de Frontline, presentando informes amicus en nombre de 1.5 millones de empleados federales que se negaron a recibir la vacuna contra el  COVID-19 por orden del presidente Joe Biden.

“La verdad es que [Garinger] tiene muchas más posibilidades de vivir que una persona vacunada. Podemos respaldarlo. Lo consideran una especie de discapacidad”.

“Bueno, eso es una violación de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades. Y la ley federal dice específicamente que todos los medicamentos de autorización de uso experimental son estrictamente voluntarios y están sujetos al consentimiento informado”.

Dalia dijo que el consentimiento informado es “nunca coaccionado”.

Mientras Garinger trabaja en el proceso de admisión en el Centro Médico de la UCSD, tiene días buenos, malos e “infernales”.

“Estoy sentada en una silla todo el día”, dijo Garinger, que dirigía un exitoso negocio de ejecuciones hipotecarias antes de retirarse debido a su enfermedad. “[Emily] me ayuda a cocinar. Ella se encarga de cortar y todo eso. Yo tengo una silla en la cocina. Voy a la cocina y empiezo a cocinar. No hago gran cosa. Mi jardinería está suspendida, todo está suspendido. Ya no tengo músculos. Uso carritos eléctricos para ir a Costco. No puedo hacer nada. Me quedo sin aliento. Es un asco”.

“Cada parte de mi cuerpo se está deteriorando. Así que estoy en espera hasta que consiga un riñón”.

Igual de dolorosas son las veces que la gente la llama “mala” porque se niega a aplicarse una vacuna de ARNm para el COVID-19.

“Vas a contagiar [de COVID] a todo el mundo”, le dicen. “Eres mala por no vacunarte”.

“Así es como me sentí”, dijo Garinger a The Epoch Times.

Dijo que otro temor es recibir un riñón de un donante vacunado, con efectos desconocidos para la salud, ya que no hay forma de determinar qué donante está vacunado y cuál no.

Sintiendo que su tiempo se acorta, Garinger dijo que sigue decidida a seguir luchando en el tiempo que le queda.

“Tengo que conseguirlo. Cada día me pasa algo más, porque ya no tengo riñones”, dijo Garinger.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.