Hospitalizan a una niña china con cientos de bolitas de té de burbujas sin digerir en el estómago

Por Jack Phillips – La Gran Época
06 de Junio de 2019 Actualizado: 06 de Junio de 2019

Una niña china de 14 años fue hospitalizada después de estar estreñida durante cinco días, según AsiaOne, en un informe del 6 de junio, que citó a los medios de comunicación locales.

La niña de la provincia de Zhejiang dijo que no podía comer, que tenía dolores de estómago, además de otros síntomas, dijo el reporte. Sus padres finalmente la llevaron al hospital el 28 de mayo.

Después de realizarle una radiografía los doctores vieron sombras esféricas en su abdomen. Explicaron que eran bolitas de tapioca no digeridas del té de burbujas que había ingerido días antes.

La niña dijo que tomó el té unos cinco días antes de que surgieran sus problemas de salud, reportó AsiaOne.

Luego le dieron laxantes para aliviar los síntomas, según se informó.

Un médico involucrado en el caso comentó que cree que la niña estaba ocultándole a sus padres el consumo de té de burbujas, añadiendo que debió de beber mucho para que llegara a ser tan grave.

Las bolitas de té de burbujas están hechas generalmente de tapioca almidonada que pueden ser dificiles de digerir para el cuerpo.

En 2015, hubo un escándalo con bolas de este tipo de té, donde una reportera de televisión en la provincia china de Shandong encontró bolitas no digeridas en su estómago durante una tomografía computarizada. Una investigación reveló que las “bolitas” de tapioca estaban hechas de neumáticos viejos y suelas de zapatos de cuero.

En 2012, investigadores de Alemania encontraron bifenilos policlorados en el producto, que se sabe que causan cáncer, y que afectan el sistema nervioso, así como el sistema reproductivo, el sistema inmunológico y el sistema endocrino.

Una joven bebe té de burbujas frente a un café de té de burbujas, en Berlín, Alemania, el 22 de agosto de 2012. Sean Gallup/Getty Images.

Además de los materiales potencialmente tóxicos o peligrosos, la bebida tiene un alto contenido calórico. Según el Daily Meal, al destacar lo poco saludable que es la bebida, reportó que “los principales componentes del té de burbujas son el té, la leche y las bolas de tapioca, (además) de los niveles alarmantemente altos de azúcar”.

“Las bolas de tapioca – amadas por su textura masticable y parecida a los caramelos, y a menudo referidas por su nombre chino de ‘boba’ – son tan nocivas para la salud como los caramelos de verdad. Hervidas y luego saturadas de azúcar esas divertidas bolitas pueden añadir entre cinco y catorce calorías a su bebida, lo que significa que sólo 1/4 de taza de ellas puede añadir más de 100 calorías adicionales a su ya calóricamente densa bebida”, dijo el reporte.

Otros alimentos para evitar provenientes de China

Aparte de las bolitas de tapioca otro alimento a evitar que se importa de China es el camarón.

En 2012, se examinaron muestras de camarones comprados en treinta tiendas de comestibles diferentes en Estados Unidos. Se encontró que contienen altas cantidades de antibióticos que están prohibidos en ese país, tales como nitrofurazona y cloranfenicol, que son cancerígenos.

Camarones en un mercado en Beijing, China. Teh Eng Koon/AFP/Getty Images.

El arroz falso también está muy extendido en el país comunista, y en los últimos años se importaron a Estados Unidos alrededor de 9 millones de toneladas.

Contiene un material similar al plástico y, según los reportes se fabrica mezclando resina industrial sintética con patatas. También se informó de que algunos intentan utilizar trozos de papel como si fuera arroz.

Las semillas de arroz son trasvasadas a un bastidor antes de ser usadas en un campo de arroz en Biggs, California (Justin Sullivan/Getty Images).

También vale la pena evitar la leche maternizada, la sal, el vino, el tofu y la carne de res de China, según un informe de La Gran Época de principios de año.

 

La reportera de La Gran Época Times Elizabeth Li contribuyó a este informe.

************************************

Mira a continuación:

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS