Huawei y ByteDance ayudan a la represión de Beijing en Xinjiang, dice informe

Por Frank Fang
03 de Diciembre de 2019 Actualizado: 03 de Diciembre de 2019

Un informe reciente arroja luz sobre el papel de los gigantes tecnológicos chinos ByteDance y Huawei en facilitar la violación de los derechos contra las minorías musulmanas en la región de Xinjiang.

Un informe del 28 de noviembre de un comité de expertos del Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), con sede en Canberra, titulado “Mapeando más a los Gigantes Tecnológicos de China: IA y Vigilancia”, advierte que muchas compañías tecnológicas chinas no son “actores políticamente neutrales”.

“Todas las empresas tecnológicas chinas tienen profundos vínculos con el aparato de seguridad del Estado chino”, señala el documento.

El informe se basó en datos de código abierto, incluidos los sitios web de las empresas, la información de las corporaciones, las licitaciones y los informes de los medios de comunicación, para examinar 11 empresas y organizaciones chinas.

Señala que esas compañías de tecnología operan en un ambiente regulatorio chino en el que “un proyecto [o diseño] ignora en gran medida y de manera sustancial las preocupaciones sobre el uso potencial de sistemas invasivos de vigilancia para erosionar las libertades civiles”.

Al mismo tiempo, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha incorporado comités de partido en esas empresas, y la ley china de inteligencia y seguridad obliga a individuos y entidades a colaborar en asuntos de inteligencia nacional, estableciendo “vínculos inextricables entre la industria y el partido-estado chino”.

“El PCCh percibe la expansión de las empresas tecnológicas chinas como un componente crucial de su proyecto más amplio de expansión ideológica y geopolítica, y que no son actores puramente comerciales”, señala el informe.

En combinación con un informe anterior del grupo de expertos publicado en abril, el sitio web interactivo de ASPI, Mapeando a los Gigantes Tecnológicos de China, contiene reseñas de 23 empresas y organizaciones chinas.

El último informe destaca dos compañías -Huawei y ByteDance, esta última conocida por su popular aplicación TikTok- y su rol en la represión de parte de Beijing en la región de Xinjiang.

ByteDance

TikTok, conocido en China como “Douyin”, fue lanzado por ByteDance en 2016. Un año más tarde, ByteDance adquirió el servicio chino de redes sociales Musical.ly por 1,000 millones de dólares. En agosto de 2018, ByteDance abandonó la marca Musical.ly y lanzó la versión renovada de TikTok.

En julio, el sitio australiano de noticias Ad News informó que TikTok tenía más de 700 millones de usuarios activos mensualmente en todo el mundo.

Además de ser ampliamente utilizado por adolescentes, TikTok es conocido por ser popular entre el personal militar de Estados Unidos, lo que llevó al Ejército de Estados Unidos a realizar una evaluación de seguridad de la aplicación en noviembre. Eso siguió a un llamamiento público cuando el senador Chuck Schumer (D-N.Y.) escribió una carta al secretario del ejército, Ryan McCarthy.

“Hemos descubierto que la empresa matriz de TikTok, ByteDance, colabora con las oficinas [del ministerio] de seguridad pública de toda China, incluso en Xinjiang, donde desempeña un papel activo en la difusión de la propaganda del Partido y el Estado en Xinjiang”, dice la carta.

La misiva, que solicitaba una respuesta del ejército de EE.UU. para el 6 de diciembre, manifestaba preocupaciones sobre la recopilación y el manejo de datos de los usuarios por parte de TikTok, y pedía una evaluación de los posibles riesgos de seguridad nacional que plantean las empresas tecnológicas chinas.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha estimado que más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas están actualmente detenidos en campos de internamiento en Xinjiang, como parte de la represión del régimen chino contra el “extremismo”. Beijing afirma que estos campos son “centros de formación profesional”.

En las afueras de estos campos, las autoridades chinas han convertido la región en un estado policial, y la población de Xinjiang está sometida a una vigilancia constante a través de una densa red de cámaras de seguridad y puestos de control.

El informe señala que el Ministerio de Seguridad Pública de China firmó un acuerdo de cooperación estratégica con ByteDance en abril, que permite a todos los niveles y divisiones de las unidades de policía del ministerio, así como a la policía de tráfico de los condados, tener sus propias cuentas Douyin para difundir propaganda.

En septiembre de 2018, el medio de comunicación estatal chino Yaxin informó que la Policía de Internet de Xinjiang había registrado sus cuentas en Douyin, en un esfuerzo por “gobernar mejor la red” y “aumentar la seguridad de la red y la conciencia del respeto por la ley”.

Según el informe, ByteDance trabajó en estrecha colaboración con las autoridades de Xinjiang, en particular con las de Hotan, una ciudad de la provincia que fue “objeto de una de las represiones más graves”.

Zhou Nengwen, jefe de la oficina de propaganda del gobierno de Hotan, dijo en abril que estaba entusiasmado por utilizar a Douyin para “promover los productos e imágenes de Hotan”, tras las conversaciones de los representantes de ByteDance en la ciudad china de Tianjin.

Después de realizar un análisis de imágenes satelitales, el informe concluyó que hay alrededor de una docena de centros de detención sospechosos en las afueras de Hotan.

Huawei

Los funcionarios estadounidenses han advertido repetidamente sobre los riesgos de seguridad asociados con los productos de Huawei y han instado a otros países a no utilizar sus equipos para las redes de telecomunicaciones, en particular la tecnología 5G.

Funcionarios y expertos estadounidenses han expresado su preocupación de que los equipos de Huawei puedan ser explotados por Beijing para espiar o interrumpir las comunicaciones debido a la estrecha relación del gigante tecnológico chino con el ejército chino, así como a las leyes de seguridad nacional que obligan a cualquier compañía del gigante asiático a cooperar con las agencias de inteligencia chinas cuando se les pide que lo hagan.

En mayo, el Departamento de Comercio de Estados Unidos agregó a Huawei y a 68 compañías afiliadas a su lista negra de comercio, y añadió 46 entidades adicionales en agosto.

El informe cuestionaba una afirmación hecha por un ejecutivo de Huawei durante una comisión parlamentaria del Reino Unido en junio, cuando el directivo dijo que las actividades de la compañía en Xinjiang ocurrieron a través de “terceros”.

“Eso no es correcto [sobre la afirmación de una tercera parte]. Huawei trabaja directamente con la Oficina [del Ministerio] de Seguridad Pública del gobierno chino en Xinjiang en una serie de proyectos”, señala el informe.

Desde 2011, Huawei comenzó a trabajar con el departamento de policía de Karamay, una ciudad de Xinjiang, en proyectos de computación en la nube, incluyendo la vigilancia pública por video, según el documento.

“Se dice que Huawei construyó los sistemas de vigilancia policial en las prefecturas de Karamay y Kashgar y fue elogiado por el jefe del departamento de policía provincial de Xinjiang por sus contribuciones al programa de seguridad de Xinjiang”, añade el informe.

En 2018, el Departamento de Seguridad Pública de Xinjiang y Huawei firmaron un acuerdo para establecer un laboratorio de innovación de “industria de seguridad de inteligencia” en Urumqi, la capital de Xinjiang, según el sitio web de la autoridad local. El objetivo de la asociación era “salvaguardar la estabilidad social y la seguridad a largo plazo de Xinjiang”.

En mayo, la estatal Xinjiang Broadcasting and Television Network Corp. y Huawei firmaron un acuerdo estratégico en el que ambas partes cooperarán en áreas que incluyen infraestructura de Internet y telecomunicaciones 5G, según el documento. El objetivo de la asociación era lograr la “estabilidad social” y promover la “energía positiva” en Xinjiang.

“El cronograma de las actividades de Huawei en Xinjiang debe ser tomado en cuenta durante los debates sobre las tecnologías Huawei y 5G”, señala el informe.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

*****

A continuación:

La naturaleza satánica de Karl Marx

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS