Huracán Sally se acerca a Nueva Orleans mientras Paulette deja atrás Bermudas

Por EFE
15 de Septiembre de 2020
Actualizado: 15 de Septiembre de 2020

El huracán Sally se aproxima esta noche a la costa sureste de Louisiana (EE.UU.), con vientos máximos de 100 millas (160 kilómetros) por hora, donde podría tocar tierra mañana martes cerca de Nueva Orleans, mientras el otro huracán activo en la cuenca atlántica, Paulette, se alejó de las islas Bermudas para seguir en mar abierto.

Los datos de los aviones de reconocimiento desplazados hacia el centro de Sally indican que las ráfagas de viento en ocasiones son más fuertes, según el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC).

Se pronostica un fortalecimiento entre esta noche y el martes temprano, por lo que Sally será un “huracán peligroso” cuando se mueva a lo largo del costa norte-central del Golfo de México.

Los expertos prevén que antes de tocar tierra los vientos de Sally se fortalezcan hasta rondar las 105 millas (170 kilómetros) por hora, que vendrán acompañados de una marejada ciclónica “extremadamente peligrosa y potencialmente mortal” en Louisiana, aunque sus efectos también se notarán en el vecino estado de Alabama y el extremo noroccidental de Florida.

A las 19.00 hora central estadounidense (00.00 GMT), el ojo de este huracán se localizó a 100 millas (155 kilómetros) al este de la desembocadura del río Mississippi, y a 135 millas (215 kilómetros) al sureste de la ciudad de Biloxi (Mississippi).

(i-d) Christian Clark, Darrianna Bogan y Glorida Lyonn llenan bolsas de arena el 14 de septiembre de 2020 en Biloxi, Mississippi (EE.UU.) antes de la llegada del huracán Sally que amenaza con traer fuertes lluvias, vientos fuertes y una peligrosa tormenta de Louisiana a Florida. (Foto de Joe Raedle/Getty Images)

Sally es el segundo huracán que impactará en la costa de Louisiana en las últimas semanas, después de que Laura tocase tierra el 27 agosto pasado como un ciclón de categoría 4 y vientos máximos sostenidos de 150 millas (240 kilómetros) por hora.

A su paso por EE.UU., Laura dejó al menos 36 muertos y causó daños por cerca de 9000 millones de dólares en el suroeste de Louisiana y el sureste de Texas, según datos de la firma Karen Clark & Company.

Además de Sally, en la cuenca atlántica está activo el huracán Paulette, que impactó este fin de semana en Bermudas, y las tormentas tropicales Teddy y Vicky.

La antigua tormenta Rene se disipó en el Atlántico central y ahora es un remanente postropical, por lo que el observatorio estadounidense, con sede en Miami, dijo que no emitirá “más advertencias” sobre ese fenómeno.

El huracán Paulette se mueve ahora hacia el nor-noroeste lejos de Bermudas y es probable que se fortalezca aun más el martes por la noche en mar abierto.

Un hombre pone contrachapado sobre las ventanas de un negocio en el histórico Barrio Francés antes de la posible llegada del huracán Sally el 14 de septiembre de 2020 en Nueva Orleans, Louisiana (EE.UU.). (Foto de Joe Raedle/Getty Images)

A las 21.00 GMT su centro fue hallado a 160 millas (260 kilómetros) de las islas Bermudas, con vientos máximos de 105 millas (170 kilómetros) por hora. No obstante, las lluvias y marejadas que produce seguirán afectado Bermudas en las próximas horas.

En cuanto a la tormenta Vicky, se debilitará esta noche, según el boletín más reciente del NHC de las 21.00 GMT, cuando ubicó este sistema a 430 millas (690 kilómetros) al oeste-noroeste de las islas africanas de Cabo Verde. En ese momento Vicky llevaba vientos máximos de 45 millas (75 kilómetros) por hora.

Teddy, por el contrario, se está fortaleciendo y sus perspectivas son de crecer a huracán mañana. A las 21.00 GMT su centro se ubicó a 1770 millas (1880 kilómetros) al este de las Antillas Menores con vientos máximos de 50 millas (85 kilómetros) por hora.

El NHC señala que Teddy podría ser huracán de gran intensidad el jueves próximo, pero sin peligro para tierra porque gira hacia el noroeste para mantenerse en mar abierto.

El último nombre disponible en la lista del NHC de este año es Wilfred, que de ocuparse sería el número 21 de la temporada actual.

Si los ciclones de una temporada sobrepasan la cifra de 21, el número 22 y los que sigan llevarán los nombres de las letras del alfabeto griego. La última vez que esto ocurrió fue en 2005.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Cambio climático: una campaña de desinformación magistral

TE RECOMENDAMOS