Ignoramos bajo nuestro propio riesgo los beneficios de la luz solar para la salud

La luz solar no solo nos ayuda a producir vitamina D, sino que parece prevenir una larga lista de enfermedades, incluidos algunos tipos de cáncer

Por Huey Freeman
14 de Agosto de 2023 7:33 PM Actualizado: 14 de Agosto de 2023 7:33 PM

El sol ofrece algo más que quemaduras; de hecho, puede ser la mejor medicina que nunca se paga. El sol tiene mala fama hoy en día—muchos estadounidenses piensan que solo produce cáncer de piel—, pero tomar esos rayos dorados puede ser más beneficioso que perjudicial.

Durante el último medio siglo, la investigación y la opinión pública se centraron en los riesgos del sol para la salud, especialmente por el cáncer de piel, eclipsando los numerosos estudios que relacionan la luz solar con una salud física y mental positiva.

Por supuesto, las quemaduras graves pueden provocar melanomas. Por eso, la moderación es la clave para aprovechar los beneficios saludables de la luz solar sin sufrir dolorosas quemaduras.

Evitar la exposición al sol se convirtió en un “problema de salud pública”

Una revisión científica publicada en 2020 en la revista internacional de investigación medioambiental y salud pública (International Journal of Environmental Research and Public Health) detallaba los resultados de una serie de estudios que demostraban que evitar la luz solar puede ser peligroso, sugiriendo que una exposición insuficiente al sol puede haber provocado hasta 820,000 muertes anuales en Estados Unidos y Europa.

“Los estudios realizados en la última década indican que una exposición solar insuficiente puede ser responsable de 340,000 muertes anuales en Estados Unidos y 480,000 en Europa, así como de una mayor incidencia de cáncer de mama, cáncer colorrectal, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, esclerosis múltiple, enfermedad de Alzheimer, autismo, asma, diabetes de tipo 1 y miopía”, informaron los investigadores.

“La exposición insuficiente al sol es un importante problema de salud pública”, concluyeron los investigadores.

La exhaustiva revisión señalaba que los suplementos de vitamina D no tenían el mismo efecto preventivo sobre estas afecciones, probablemente porque otros mecanismos desencadenados por la luz solar —como la liberación de óxido nítrico de la piel y los efectos directos de la radiación ultravioleta sobre las células sanguíneas periféricas— podrían ser los factores activos en la reducción de estas afecciones.

Los rayos del sol podrían prevenir las cardiopatías

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en todo el mundo y matan a casi 18 millones de personas al año.

Las pruebas sugieren una fuerte correlación entre la exposición al sol y los efectos positivos sobre la hipertensión, un importante factor de riesgo de cardiopatías y enfermedades vasculares cerebrales que afectan al flujo sanguíneo al cerebro.

Investigaciones recientes indican que la luz solar reduce la presión arterial al movilizar el óxido nítrico almacenado en la piel, aumentando así la disponibilidad de óxido nítrico, que dilata los vasos sanguíneos. Al favorecer la vasodilatación, el óxido nítrico ayuda a regular el flujo sanguíneo a los distintos tejidos y órganos del cuerpo.

Además de mejorar el flujo sanguíneo y reducir la presión arterial, dos factores que disminuyen el riesgo de ictus, la exposición a la luz solar aumenta los niveles de vitamina D, que también se asocian a un menor riesgo de ictus.

La vitamina D de la luz solar puede ayudar a inhibir la inflamación de los vasos sanguíneos y a prevenir la formación de coágulos, reduciendo potencialmente el riesgo de ictus.

Evitar el sol puede ser tan perjudicial como fumar: Estudio

Los estilos de vida modernos, caracterizados por trabajos en interiores, menos actividades al aire libre y el uso generalizado del aire acondicionado, redujeron la exposición al sol de muchas personas. Además, la gente se queda en casa para realizar actividades que antes obligaban a salir, como comprar comida y ropa. Estos cambios suscitan preocupación por su posible impacto en la esperanza de vida.

Un estudio en el que se observó a casi 40,000 mujeres suecas de entre 25 y 64 años reveló que evitar el sol era tan arriesgado como fumar. Publicado en el Revista de Medicina Interna en 2016, el estudio siguió a unas 1,000 mujeres de cada grupo de edad durante 20 años.

Las mujeres que se exponían regularmente al sol tenían un riesgo menor de sufrir enfermedades cardiovasculares y de otro tipo, excepto cáncer, que las que evitaban la luz solar. El grupo expuesto al sol tenía una esperanza de vida media entre medio año y dos años mayor. La mayor tasa de mortalidad por cáncer entre las mujeres expuestas al sol se atribuyó a que vivían más tiempo, ya que la edad es un factor de riesgo importante para desarrollar cáncer.

La luz solar puede prevenir enfermedades crónicas

Diabetes de tipo 1

La exposición al sol durante el embarazo puede prevenir la diabetes tipo 1, formalmente conocida como diabetes juvenil, según un estudio danés del 2016 en el que participaron más de 330,000 niños, más de la mitad varones. Tras observarlos durante 15 años, los investigadores descubrieron que los niños de entre 5 y 9 años cuyas madres recibían más exposición a la luz solar durante el tercer trimestre tenían un menor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 1. El efecto protector, sin embargo, no se observó en las niñas.

Un estudio australiano sobre algo más de 29,000 niños publicado en Nature en 2021 también demostró que los expuestos a una mayor tasa de rayos UV durante su primer año de vida o el tercer trimestre de gestación tenían un menor riesgo de diabetes de tipo 1.

Esclerosis múltiple

Múltiples estudios muestran que la exposición al sol se correlaciona con un menor riesgo de esclerosis múltiple (EM). La EM daña las fibras nerviosas y provoca síntomas como parálisis y ceguera.

Un estudio australiano descubrió que quienes de niños pasaban una media de al menos dos o tres horas diarias al sol presentaban un menor riesgo de esclerosis múltiple (EM) frente a quienes pasaban menos de dos horas.

Un estudio de 1,660 pacientes con EM y 3,050 sujetos de control en Noruega e Italia también descubrió que la exposición poco frecuente al sol en verano aumentaba significativamente el riesgo de EM, especialmente en el caso de los noruegos de entre 16 y 18 años y los italianos de hasta 5 años.

Un estudio sueco de 2012 (pdf) llegó a la conclusión de que la luz solar podría proteger contra el desarrollo de la EM independientemente de la vitamina D. El estudio, de cinco años de duración y con más de 2,000 sujetos, descubrió que aquellos con menor exposición al sol presentaban un mayor riesgo de EM independientemente de los niveles de vitamina D. Los mecanismos fisiológicos de la luz solar, más allá del aumento de la vitamina D, pueden ayudar a explicar su relación con un menor riesgo de EM.

Eccema y alergias

El eccema se manifiesta comúnmente en la infancia o la primera infancia. En un estudio pionero del 2018, los investigadores descubrieron que los bebés expuestos a más luz ultravioleta (UV) directa tenían tasas más bajas de eczema e indicadores de inflamación.

También descubrió que la exposición directa a la luz UV en los primeros meses de vida era más efectiva para la prevención de alergias que la suplementación de vitamina D por sí sola.

Melanoma

Aunque la exposición solar intermitente aumenta el riesgo de melanoma, la forma más grave e invasiva de cáncer de piel, la exposición solar continuada puede tener un efecto protector.

Una investigación de la Universidad de Sídney (Australia) descubrió que los trabajadores expuestos continuamente al sol en su trabajo no presentaban un riesgo de melanoma superior al de la población general. Además, su riesgo no se veía comprometido por la exposición solar recreativa durante los fines de semana.

¿Cuánta exposición al sol es demasiada?

A la luz de las recientes investigaciones que demuestran que la luz solar mejora la salud, se hizo un llamamiento para que se establezcan nuevas directrices sobre la exposición al sol.

Un artículo de investigación del 2021 recomienda a los científicos, incluidos dermatólogos y epidemiólogos, que revisen las directrices de salud pública que equilibran los riesgos y los beneficios de la exposición al sol, sobre todo para conseguir unos niveles óptimos de vitamina D.

Las directrices actuales de los grupos dermatológicos tienden a hacer hincapié en la protección solar para reducir el riesgo de cáncer de piel, pasando por alto los beneficios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.