India aumenta la presencia naval en el Océano Índico para contrarrestar a China

Por Frank Fang - La Gran Época
13 de Noviembre de 2018 Actualizado: 13 de Noviembre de 2018

Estados Unidos otorgó una exención de las nuevas sanciones contra las exportaciones petroleras iraníes a un puerto marítimo en Irán que está siendo desarrollado por el gobierno de India.

Esto se debe a que el puerto, según analistas expertos, es parte de la estrategia marítima de India para contrarrestar la creciente influencia de China en el Océano Índico.

El gobierno de Estados Unidos reimpuso sanciones a las exportaciones petroleras iraníes el 5 de noviembre, en un esfuerzo por obligar a Teherán a abandonar sus ambiciones nucleares y su programa de misiles balísticos. Las sanciones también son una medida punitiva en respuesta al apoyo de Irán a milicias de varios países del Medio Oriente, como Siria y el Líbano.

Sin embargo, Estados Unidos otorgó exenciones a nueve países para que puedan seguir comprando petróleo iraní: Italia, Grecia, Turquía, China, Corea del Sur, Japón, China, Taiwán, Afganistán e India.

El puerto marítimo iraní de Chabahar ubicado al sureste de Irán en el Golfo de Omán, también fue eximido por la administración Trump, según Reuters, lo que permite a India continuar con el desarrollo del mismo, incluyendo la construcción de una línea ferroviaria que va desde el puerto hasta Afganistán.

Puerto Kalantari en la ciudad de Chabahar, Irán, el 12 de mayo de 2015. (Atta Kenare/AFP/Getty Images)

Si no se eliminaran las sanciones a India, un aliado clave de Estados Unidos en la región, le sería difícil obtener financiamiento para el desarrollo del puerto. Además los inversionistas chinos, que anteriormente expresaron su interés en el puerto, podrían intervenir.

La importancia de Chabahar se destacó durante una conferencia regional en Nueva Delhi el 1 de noviembre, cuando el secretario de Relaciones Exteriores de la India, Vijay Gokhale, habló sobre el puerto como parte de la estrategia del Indo-Pacífico de la India.

“También estamos buscando desarrollar el puerto de Chabahar como una puerta de entrada para la conectividad hacia y desde Afganistán y Asia Central”, dijo Gokhale, según el periódico en inglés The Economic Times.

En la misma conferencia, Gokhale comparó los esfuerzos de construcción que lleva adelante India, con la iniciativa china “Un Cinturón, Una Ruta” (OBOR, también conocido como Cinturón y Ruta), la cual es una apuesta de Beijing para aumentar su influencia geopolítica mediante el establecimiento de rutas comerciales que unan China, el sudeste asiático, África, Europa y América Latina, según otro artículo de The Economic Times. China ha estado avanzando en sus planes principalmente financiando proyectos de infraestructura en los países asociados.

“Los esfuerzos de conectividad en la región deben basarse en los principios de viabilidad económica y responsabilidad financiera. Deben promover la actividad económica y no colocar a las naciones bajo una carga de deuda irredimible”, dijo Gokhale, refiriéndose a la creciente crítica internacional de que los países que se asocian a OBOR han sido cargados con deudas masivas con China.

Sri Lanka y las Maldivas se encuentran entre los países con poca estabilidad financiera por recibir grandes préstamos de los bancos chinos para financiar los proyectos OBOR.

El plan de India para contrarrestar a China

De hecho, el puerto de Chabahar es parte del plan de India para contrarrestar la conocida “cadena de perlas” de China: un concepto geopolítico desarrollado por Beijing que se refiere a una red de relaciones militares y económicas chinas en el Océano Índico.

Chabahar es uno de los varios puntos estratégicos en el Océano Índico que India diseñó para contrarrestar la creciente influencia de China, de acuerdo con un editorial publicado por EurAsian Times el 11 de noviembre.

Para India, su propia “cadena de perlas” consiste en los puertos marítimos y otros acuerdos marítimos que la misma nación tiene con países que incluyen Djibouti, la República de Seychelles cerca de África Oriental, Omán, Madagascar, Japón, Vietnam y Singapur, así como las Islas Andamán y Nicobar, territorios pertenecientes a India.

Con el puerto Chabahar de Irán, India podría eludir a Pakistán para comerciar directamente con Afganistán, según EurAsian Times. El puerto también está ubicado estratégicamente a menos de 100 millas náuticas del puerto de Gwadar de Pakistán, que ha servido como una parte clave de las inversiones económicas de China en Pakistán.

Trabajadores caminan por el puerto de Gwadar en Pakistán el 4 de octubre de 2017. (Amelie Herenstein / AFP / Getty Images)

Gwadar se encuentra dentro del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC, por sus siglas en inglés) ideado por Beijing, que atraviesa un territorio en disputa en la región de Cachemira. Beijing quiere utilizar el corredor CPEC como una ruta comercial alternativa terrestre. Históricamente, China ha dependido del Estrecho de Malaca para enviar sus importaciones de energía. Con el fin de prevenir los riesgos de vulnerabilidad ante una dependencia tan fuerte, China ha estado buscando rutas alternativas.

El puerto de Chabahar pondría un freno al vecino puerto de Gwadar.

La deuda externa de Pakistán se ha disparado a un récord de USD 91.800 millones, de los cuales USD 19.000 millones se los debe a China. Islamabad está ahora en el proceso de buscar un rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Alianzas de India

Dos acuerdos separados de India, están “contrarrestando la beligerancia de China y su presencia global en la región”, según EurAsian Times. Uno es un pacto naval con Omán para el puerto Duqm, que permite el acceso a la Marina de la India, y el otro, un acuerdo de intercambio de información marítima con Francia que, en parte, le permite a India acceder a información de vigilancia de los territorios franceses, como bases militares en los Emiratos Árabes Unidos y Djibouti.

India también tiene un acuerdo de cooperación naval con el puerto de Sabang en Indonesia, ubicado en forma estratégica en la entrada del Estrecho de Malacca. Este se firmó en mayo, según el periódico indio Hindustan Times, en idioma inglés. De acuerdo a EurAsian Times, la presencia de India amenazaría la seguridad económica y energética de China, dada su dependencia en el Estrecho de Malaca.

El destructor de misiles guiados, USS John S. McCain, y remolcadores de Singapur se dirigen hacia la Base Naval de Changi en Singapur el 21 de agosto de 2017. (Joshua Fulton / Marina de EE. UU. a través de Getty Images)

Además, India tiene un pacto con la Base Naval Changi de Singapur para permitir el reabastecimiento de combustible y el apoyo logístico para su Marina. El acuerdo, firmado en noviembre de 2017, es un “eje importante para Nueva Delhi en el sudeste asiático”, según EurAsian Times.

El acceso a la base naval de Singapur permitiría a Nueva Delhi una mayor interacción con los países miembros de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), según una editorial de noviembre de 2017 de la revista de política exterior The Diplomat, con sede en Tokio.

La apuesta de China

En el Océano Índico, China ha estado tomado el control de varios puertos marítimos a través de arrendamientos. Entre ellos está el puerto de Gwadar en Pakistán por 40 años a partir de 2015; el puerto de Kyaukpyu de Birmania por 50 años a partir de 2015; el puerto Obock de Djibouti por 10 años a partir de 2016; el puerto Feydhoo Finolhu de Maldivas por 50 años a partir de 2017; y el puerto de Hambantota en Sri Lanka por 99 años, según un informe de septiembre del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) con sede en Suecia.

Mientras tanto, China está expandiendo rápidamente su base militar en Djibouti, según un análisis publicado en septiembre por el noticiero indio The Print.

China recientemente estableció otro punto de apoyo en otro puerto marítimo de la región. Beijing y Birmania firmaron un acuerdo de USD 1300 millones en el marco de OBOR para desarrollar el puerto Kyaukpyu en la Bahía de Bengala, en la zona noreste de la región del Océano Índico, según un artículo del 8 de noviembre del medio estatal chino Global Times.

El Primer Ministro de la India, Narendra Modi, pronuncia su discurso de apertura en la 17ª Cumbre de Seguridad Asiática del IISS Shangri-La Dialogue en Singapur el 1 de junio de 2018. (Roslan Rahman/AFP/Getty Images)

El primer ministro indio, Narendra Modi, ha dejado en claro que la estrategia regional de la India es evitar que China se desarrolle tan agresivamente como lo ha hecho en el Mar Meridional de China, donde ha construido islas artificiales equipadas con bases y equipos militares.

***

A continuación

Desfile celebra las 300 millones de renuncias al comunismo chino. Movimiento que sigue en aumento

“Tuidang” o Renuncia al Partido, es un movimiento silencioso que está arrasando a China, pero pocos en Occidente lo saben. Éste está creando un desafío para el Partido Comunista Chino disolviéndolo desde adentro. Las renuncias aumentan rápidamente, con entre 90.000 y 150.000 retiros diarios. ¿Dónde terminará? ”

TE RECOMENDAMOS