Infecciones y muertes de vacunados por COVID-19 aumentaron en los últimos meses, según los CDC

Por Zachary Stieber
30 de Octubre de 2021 4:32 PM Actualizado: 30 de Octubre de 2021 7:17 PM

Las infecciones, las hospitalizaciones y las muertes relacionadas con COVID-19 aumentaron en los últimos meses entre las personas vacunadas contra esta enfermedad, según los datos recién publicados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Sin embargo, de acuerdo a los registros, las hospitalizaciones y muertes se mantienen más altas entre los estadounidenses no vacunados.

Los casos por cada 100,000 habitantes totalmente vacunados aumentaron de 12.3 a finales de junio a 121 a mediados de agosto, indican los datos. Al mismo tiempo, las hospitalizaciones asociadas a COVID-19 en esta población aumentaron de 8.9 por cada 100,000 a 75 y las muertes por COVID-19 pasaron de 0.1 por cada 100,000 a 1.1.

Una serie de estudios realizados en los últimos meses habían indicado que la eficacia de la vacuna contra COVID-19, infección causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino)estaba disminuyendo. Los datos de los CDC recopilados a partir de los sistemas de vigilancia de los estados y los hospitales están proporcionando otra fuente que confirma esta disminución de la protección del fármaco.

“El marcado y pronunciado cambio en la efectividad de la vacuna se debe probablemente a la aparición de la variante delta como variante dominante y a la disminución de la inmunidad de la vacuna con el tiempo”, dijo un exasesor de la administración Trump en materia de COVID-19, Paul Alexander, que tiene una maestría en ciencias en epidemiología clínica y salud comunitaria, a través de un correo electrónico a The Epoch Times.

“La inmunidad de la vacuna disminuye notablemente durante los pocos meses posteriores a la vacuna. El delta es más infeccioso, aunque mucho menos letal, pero el verdadero problema es que hay un desajuste, ya que la vacuna no ataca al delta, por lo que hay un escape inmunológico. Ha fracasado efectivamente contra el delta y la evidencia acumulada lo demuestra (Reino Unido, Israel, etc.). Así que una vez que las infecciones aumentan, suele haber una curva de hospitalización y luego le sigue una curva de muerte”, añadió.

Los científicos suelen referirse a los casos, hospitalizaciones o muertes que se producen en los totalmente vacunados como “casos postvacunación”. Ninguna de las vacunas contra COVID es 100 por ciento eficaz y todas han disminuido su eficacia con el tiempo, según los estudios y los datos clínicos. El descenso coincide en gran medida con la introducción y el rápido dominio de la variante delta del virus del PCCh.

Un desglose de los datos de los CDC por edad mostró que los casos, las hospitalizaciones y las muertes de los vacunados aumentaron en todos los grupos de edad.

Los funcionarios de Maryland, que aportaron datos sobre casos y muertes, dijeron a su vez que observaron un aumento de las muertes atribuidas a COVID-19 entre los vacunados.

De las 190 muertes entre los casos confirmados de COVID-19 entre el 16 de septiembre y el 18 de octubre en el estado, el 32 por ciento eran personas totalmente vacunadas, dijo Andy Owen, subdirector de relaciones con los medios de comunicación del Departamento de Salud de Maryland, en un correo electrónico a The Epoch Times.

“Muchas de estas muertes están relacionadas con comorbilidades que hacen a los pacientes más vulnerables. Esto subraya aún más nuestra misión de mantener la inmunidad instando a todos los habitantes de Maryland que reúnan los requisitos para recibir sus vacunas de refuerzo. Hay que tener en cuenta que, a medida que el número de nuestros residentes que se vacunan sigue aumentando, esperamos ver un incremento en la proporción de muertes relacionadas con COVID producidas en personas vacunadas”, dijo Owen.

Aun así, fallecieron solo 295 de los casi 4 millones de habitantes de Maryland que se vacunaron totalmente contra COVID-19, según las autoridades del estado. Eso es menos de una centésima parte.

La disminución de la eficacia de las vacunas llevó recientemente a los reguladores de medicamentos y a los CDC a autorizar y recomendar vacunas de refuerzo para millones de estadounidenses, incluyendo a todos los que recibieron la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson.

Las dosis de refuerzo son necesarias para generar una inmunidad duradera con prácticamente todas las vacunas no vivas, incluidas las de la poliomielitis y la hepatitis A, dijo el Dr. David Boulware, profesor de medicina de la División de Enfermedades Infecciosas y Medicina Internacional de la Universidad de Minnesota.

“Por lo tanto, la necesidad de una dosis de refuerzo era una expectativa para la mayoría de los inmunólogos, médicos de enfermedades infecciosas y/o pediatras familiarizados con las vacunas. La única pregunta era cuándo”, dijo el Dr. Boulware a The Epoch Times en un correo electrónico.

Aunque los datos muestran que los anticuerpos de las vacunas disminuyen con el tiempo, se conservan las células B de memoria, que ayudan al cuerpo humano a responder rápidamente a las infecciones. Sin embargo, la variante delta aportó períodos de incubación más cortos, lo que pone de manifiesto la necesidad de una mayor población de células B.

“Esto se consigue con una dosis de refuerzo, por lo que las dosis de refuerzo son beneficiosas a contar de los 6 meses. Con el refuerzo, yo (y otros) esperamos que las infecciones por la debilidad de la vacuna disminuyan en gran medida, y los datos emergentes lo apoyan”, dijo Boulware.

Los casos postvacunación mostraron un ligero descenso en los casos postvacunación de fines de agosto.

La mayor parte de las infecciones, hospitalizaciones y muertes ocurrieron entre las personas no vacunadas o las personas que no tenían verificación de haber recibido una vacuna COVID-19, según los CDC. La agencia dijo que los datos mostraban que una persona no vacunada en agosto había aumentado 6.1 veces el riesgo de dar positivo a COVID-19 y un 11.3 por ciento el riesgo de morir por COVID-19.

Los números entre los no vacunados aumentaron en todos los grupos de edad, pero los datos ilustran cómo las personas más jóvenes y saludables tienen poco riesgo de contraer la enfermedad. Los jóvenes de 18 a 29 años no vacunados sufrieron menos muertes que la mayoría de los grupos de edad completamente vacunados, y la tasa de mortalidad de las personas de 30 a 49 años no vacunados fue muy inferior a la de las personas de 80 años o más completamente vacunadas y cercana a la de las personas completamente vacunadas de 65 a 79 años.

La mayoría de las muertes entre no vacunados ocurrieron entre personas de 65 años o más.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.