Inflación se acelera de nuevo en enero y alcanza un nuevo máximo desde hace 40 años

Presiones inflacionistas subyacentes también aumentaron, lo que apunta a que la inflación se mantendrá a un ritmo elevado durante más tiempo
Por Tom Ozimek
10 de Febrero de 2022 2:31 PM Actualizado: 10 de Febrero de 2022 2:31 PM

La inflación en Estados Unidos volvió a acelerar su ritmo, alcanzando un 7.5 por ciento anual en enero, la tasa más alta en 40 años y por encima de las expectativas de los analistas, según los datos publicados por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

La aceleración de enero del Índice de Precios al Consumo (IPC), que refleja la inflación desde la perspectiva de los consumidores finales, supone el octavo mes consecutivo en el que los precios suben por encima del 5 por ciento interanual y un ritmo más rápido que el 7.0 por ciento de diciembre.

En términos intermensuales, el ritmo de la inflación general del IPC se mantuvo estable en el 0.6 por ciento en enero, igualando el ritmo de diciembre y proporcionando una nueva señal de que la inflación se ha estancado.

Las previsiones de consenso preveían una tasa anual del IPC del 7.3 por ciento y una lectura del 0.5 por ciento en la medida mensual.

Riesgos de inflación “se inclinan al alza”

El ritmo anual de inflación del IPC de enero no solo es el más alto desde febrero de 1982, cuando alcanzó el 7.6 por ciento, sino que también está muy por encima del objetivo del 2 por ciento de la Reserva Federal, tal y como se refleja en un indicador de inflación separado pero relacionado, lo que presiona a los responsables políticos para que endurezcan los ajustes monetarios para eliminar parte del viento de la subida de los precios.

“Las lecturas de la inflación en EE.UU. están en sus niveles más altos en casi 40 años, y los salarios nominales se están acelerando a un ritmo más rápido de lo que hemos visto en décadas”, dijo Loretta Mester, presidenta de la Fed de Cleveland y miembro con derecho a voto del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), en declaraciones preparadas el miércoles para un evento virtual organizado por el Centro Económico y Financiero Europeo.

Señalando que los riesgos de inflación están “inclinados al alza”, Mester dijo que apoya la subida del tipo de interés clave de la Fed en marzo.

“Aunque la variante omicrón puede pesar sobre la actividad a corto plazo, los altos niveles de inflación y la rigidez de los mercados laborales constituyen un argumento convincente para empezar a recalibrar la orientación de la política monetaria”, dijo.

Los salarios se han disparado en Estados Unidos, lo que hace temer una posible espiral de precios y salarios como la que afectó a la economía estadounidense en la década de 1970. Los ingresos medios por hora de todos los empleados del sector privado aumentaron un 5.7 por ciento anual en enero, lo que supuso la mayor subida registrada con la excepción de un fuerte aumento de los salarios de un mes en abril de 2020. En ese momento, millones de trabajadores con salarios relativamente bajos perdieron sus puestos de trabajo, mientras que sus homólogos con salarios relativamente altos siguieron empleados, y el cambio estructural en la composición del empleo dio lugar a un aumento de los salarios medios.

En su discurso, Mester se refirió al riesgo de una espiral de precios y salarios, diciendo que si las expectativas de inflación a largo plazo se desanclan, las presiones sobre los precios podrían mantenerse elevadas durante más tiempo.

“Permitir que la inflación se mantenga en niveles elevados puede llevar a las empresas, los hogares y los participantes en los mercados financieros a esperar una mayor inflación a largo plazo. Un aumento de las expectativas de inflación a más largo plazo podría extenderse a la dinámica de fijación de salarios y precios, lo que llevaría a una inflación aún más persistente”, dijo.

Aunque Mester, al igual que otros responsables de la política monetaria de la Reserva Federal, espera una cierta mejora en las lecturas de la inflación más adelante en el año, a medida que las restricciones de la oferta disminuyan y la demanda se suavice, dijo que había incertidumbre en torno al momento y la magnitud de la disminución prevista.

Los mercados esperan una subida de tipos de la Fed en marzo, ya que el rastreador Fed Watch de la CME indica un 75 por ciento de probabilidades de que el banco central anuncie una subida de tipos de 25 puntos básicos en la reunión de marzo del FOMC, y un 25 por ciento de probabilidades de una subida mayor, de 50 puntos básicos.

Aunque Mester dijo que los datos económicos no constituyen un “argumento convincente” para una subida de 50 puntos básicos en marzo, subrayó que es el momento de que la Reserva Federal aplique las políticas monetarias acomodaticias de forma más agresiva. Añadió que cada reunión del FOMC va a estar “en juego” y el ritmo de las subidas de tipos dependerá de lo que ocurra con la inflación y la economía.

Los mercados prevén cinco subidas de tipos hasta 2022.

Aumentan las presiones inflacionistas subyacentes

Mientras tanto, la llamada inflación subyacente del IPC, que excluye las categorías volátiles de los alimentos y la energía y se considera una mejor medida de las presiones inflacionistas subyacentes que la cifra del IPC general, también aumentó su ritmo en enero.

La inflación subyacente aumentó al 6 por ciento anual el mes pasado, tras el 5.5 por ciento de diciembre, según los datos del BLS. La inflación subyacente intermensual fue del 0.6 por ciento, frente al 0.5 por ciento de diciembre. Las previsiones de consenso preveían un aumento del 0.5 por ciento en la lectura mensual y un ritmo del 5.9 por ciento en la inflación subyacente anual.

“Las presiones de los precios sobre los hogares no terminan”, dijo el analista financiero jefe de Bankrate, Greg McBride, a The Epoch Times en una declaración enviada por correo electrónico.

“No solo los precios de la vivienda han subido un 20 por ciento en el último año, sino que ahora muchos alquileres también lo hacen, subiendo un 0.5 por ciento solo en el último mes. Nada aprieta más el presupuesto de los hogares que los aumentos desmesurados que estamos viendo en los costos de alojamiento y vivienda”, añadió.

McBride dijo que las medidas de la Reserva Federal para reducir los ajustes de dinero fácil quitarían algo de viento a la demanda, pero no harían nada para arreglar las limitaciones del lado de la oferta, lo que sugiere que las presiones inflacionarias tardarían más en perder fuerza.

El presidente Joe Biden, que ha dicho en repetidas ocasiones que cree que la inflación caerá una vez que los cuellos de botella del lado de la oferta y otras dislocaciones relacionadas con la pandemia disminuyan, reafirmó ese sentimiento en un comunicado en respuesta a los datos del jueves sobre el aumento de los precios.

“Aunque el informe de hoy es elevado, los pronósticos siguen proyectando que la inflación se reducirá sustancialmente a finales de 2022”, dijo Biden.

Biden añadió que su administración hará todo lo posible para “ganar esta lucha” contra el aumento de los precios, destacando medidas como el refuerzo de las cadenas de suministro nacionales, el impulso a los medicamentos recetados más baratos y la promoción de una mayor competencia en el mercado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.