Cómo interfirió China en las elecciones de Estados Unidos 2020

Cómo el Partido Comunista Chino intentó interferir en las elecciones presidenciales de EE. UU.
Por The Epoch Times
06 de Enero de 2021
Actualizado: 07 de Enero de 2021

Para el Partido Comunista Chino (PCCh), las elecciones presidenciales 2020 en Estados Unidos fueron siempre una lucha de vida o muerte.

Por primera vez en décadas, una administración estadounidense se enfrentó a la subversión e infiltración del PCCh en Estados Unidos, restringiendo su creciente influencia global.

El PCCh dejó claro a través de sus medios de comunicación estatales que favorecía a una presidencia bajo el candidato del Partido Demócrata, Joe Biden, porque él sería “más suave” para tratar que el presidente Donald Trump.

Beijing interfirió en las elecciones 2020 de múltiples formas, y el régimen pudo hacerlo porque, durante décadas, ha estudiado nuestra sociedad y forma de gobierno. Ha aprovechado sistemáticamente todas las debilidades de nuestro sistema.

A continuación, ofrecemos una descripción general de algunos métodos clave que utilizó el PCCh para influir en las elecciones:

Un paciente sospechoso de tener el virus del PCCh en el Hospital Jinyintan en la provincia de Hubei, China, el 18 de enero de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images).

Usando el virus para debilitar a Estados Unidos

El PCCh encubrió la propagación del virus del PCCh en Wuhan, lo que permitió que se propagara por China y el resto del mundo. Trump desafió las primeras recomendaciones de la OMS y, el 31 de enero del año pasado, prohibió todos los viajes provenientes de China. Los medios estatales chinos, así como los medios y políticos estadounidenses, describieron la medida de Trump como “racista” y “xenófoba”. El medio estatal Xinhua escribió en Twitter el 16 de marzo: “El racismo no es la herramienta adecuada para cubrir su propia incompetencia”. A medida que avanzaba la pandemia, tanto los medios estatales chinos como los estadounidenses atacaron continuamente a Trump y su administración, acusándolos de ser incapaces. Mientras tanto, los políticos y gobernadores de izquierda en Estados Unidos adoptaron cierres de ciudades al estilo chino, que paralizaron las economías locales.

Una boleta por correo en Provo, Utah, el 6 de noviembre de 2018. (George Frey/Getty Images)

Boletas electorales por correo como resultado del virus del PCCh

Como resultado de que el PCCh encubrió el brote inicial, el virus se extendió por todo el mundo y provocó una pandemia mundial. Debido a las precauciones relacionadas con la pandemia, muchos estados ampliaron el uso de boletas por correo. Este tipo de votación, que es propensa al fraude, se convertiría en el punto focal de las acusaciones de fraude electoral en las secuelas de las elecciones 2020.

Imagen de un video posteado en Facebook por el grupo pro-Beijing Chinese Progressive Association. (Captura de pantalla)

Unidades de registro de votantes

La Asociación Progresista China tiene estrechos vínculos con el Consulado de China en San Francisco. Muchos de sus exejecutivos, así como otros izquierdistas pro-Beijing, están ahora involucrados con la iniciativa “Seed the Vote”. El objetivo del grupo era derrotar a Trump y ganar más escaños demócratas en el Senado de EE. UU. Sus actividades se dirigieron específicamente a siete estados pendulares: Arizona, Georgia, Carolina del Norte, Florida, Michigan, Wisconsin y Pensilvania.

Un alborotador en Seattle, después de enfrentarse con la policía, el 8 de junio de 2020. (David Ryder/Getty Images)

Grupos pro-Beijing involucrados en disturbios

El grupo pro-PCCh, Chinese Progressive Association, financia el Black Futures Lab, el cual comparte un organizador principal con el movimiento Black Lives Matter. Muchas de las protestas y disturbios que se extendieron por las ciudades de EE. UU. en 2020 contaron con la participación de grupos pro-PCCh, como Freedom Road Socialist Organization y Liberation Road, así como Antifa y el movimiento BLM. Uno de los efectos de los disturbios fue el debilitamiento de la autoridad del presidente en el país, así como la intimidación de sus partidarios. Después de las elecciones del 3 de noviembre, en medio de las impugnaciones planteadas a los resultados de las elecciones, la amenaza de disturbios similares provocó la intimidación de las legislaturas estatales, de legisladores y jueces. Después de que el senador, Josh Hawley (R-Mo.), anunció que se opondría a la votación del Colegio Electoral en el Congreso, los miembros de Antifa amenazaron a su familia en su casa de Washington.

Embajador de China en EE. UU., Cui Tiankai. (CHRIS KLEPONIS/AFP a través de Getty Images)

Influencia china sobre los políticos estadounidenses

Durante décadas, el PCCh ha tratado de subvertir y controlar a los políticos, los legisladores y las personas influyentes en el mundo académico. Uno de esos casos salió a la luz cuando se reveló que el representante Eric Swalwell (D-Calif.) tenía estrechos vínculos con una presunta espía china. El PCCh utiliza una amplia variedad de incentivos y desincentivos para persuadir a los legisladores estadounidenses de que cumplan sus órdenes, y clasifica a todos los gobernadores de EE. UU. según lo amistosos u hostiles que sean con el PCCh. En Georgia, un estado clave en disputa, el gobernador ha mantenido lazos amistosos con dignatarios chinos. En abril del año pasado, Li Qiangmin, entonces cónsul general chino en Houston, fue invitado a un evento organizado por el gobernador, donde Li lo elogió por “impulsar proactivamente la cooperación con China”, según un comunicado de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de China. China ha sido el mayor socio comercial de Georgia durante los últimos cinco años.

Una captura de pantalla de la cuenta de Twitter del portavoz del PCCh, Lijuan Zhao, donde difunde información falsa sobre Estados Unidos. (Captura de pantalla a través de The Epoch Times)

Campaña de propaganda del virus del PCCh

En febrero de 2020, cuando el virus del PCCh se extendió por todo el mundo, Beijing inició una campaña de propaganda a gran escala que buscaba presentar al PCCh como un líder mundial en la lucha contra la pandemia. Las autoridades compraron simultáneamente equipos de protección de Estados Unidos y otros países y detuvieron las exportaciones de productos médicos fabricados en China. A medida que aumentaron los casos de COVID-19 en Estados Unidos, el PCCh describió activamente a Estados Unidos como una zona de desastre con un gran número de muertes, mientras que simultáneamente cubría el número de muertos en China. La propaganda de Beijing buscaba presentar al PCCh como un salvador de la humanidad, a la vez que arrojaba dudas sobre la confianza de los estadounidenses en el liderazgo de Trump. Esta narrativa fue amplificada por los medios estatales chinos, así como por artículos pagados en los medios estadounidenses.

Un componente de chip en una fábrica en Dongguan, provincia de Guangdong, China, el 8 de mayo de 2017.(NICOLAS ASFOURI/AFP a través de Getty Images).

Piezas chinas en máquinas de votación estadounidenses

Los fabricantes de sistemas de votación utilizan piezas fabricadas en China. El uso de piezas chinas hace que las máquinas sean vulnerables al hackeo, demostrado por ejemplos anteriores de componentes electrónicos fabricados en China que contienen puertas traseras en el hardware o el firmware. Debido a la falta de auditorías forenses de los sistemas de votación, no está claro en este momento si China utilizó alguna puerta trasera potencial para acceder a las máquinas de votación estadounidenses. Las empresas de máquinas de votación han negado que sus sistemas sean vulnerables al hackeo. Además, cualquier dispositivo conectado a Internet en el mismo sistema de WiFi que el equipo de votación presenta un riesgo de hackeo. En Georgia, Jovan Hutton Pulitzer, inventor y experto en tecnología de la información, expresó su preocupación por dispositivos como un “televisor inteligente chino barato con WiFi” o un termostato conectado a Internet que crean vulnerabilidades en todo el sistema.

Imagen muestra logo de Facebook. (Sean Gallup/Getty Images)

Uso de las redes sociales para influir en las elecciones

En septiembre, Facebook cerró más de 180 cuentas, grupos y páginas falsas de Facebook y cuentas de Instagram que la empresa determinó que se ejecutaban en China. Estas cuentas habían posteado contenido sobre las elecciones presidenciales de EE. UU. y difundido los puntos de conversación de Beijing sobre una variedad de temas, desde el Mar del Sur de China hasta las protestas por la democracia en Hong Kong. El gigante de las redes sociales de EE. UU. anunció la eliminación en un posteo de blog publicada el 22 de septiembre, diciendo que estas cuentas violaban su regla contra el “comportamiento sin autenticidad coordinado en nombre de una entidad extranjera o gubernamental”.

Un oficial de policía chino en la Plaza de Tiananmen, en Beijing, el 11 de marzo de 2018. (GREG BAKER/AFP a través de Getty Images)

Uso de guerra política

El PCCh ha desplegado una guerra política para influir de forma encubierta en las sociedades libres de todo el mundo, tal como advirtió un alto funcionario del Departamento de Estado de EE. UU. menos de una semana antes de las elecciones del 3 de noviembre. El régimen “quiere el control, o al menos el poder de veto, sobre el discurso público y las decisiones políticas en todo el mundo”, dijo David Stilwell, subsecretario de Estado para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico. El PCCh logra esto mediante una amplia gama de actividades malignas que son “encubiertas, coercitivas y corruptas”. Estas actividades son denominadas por el PCCh como “trabajo del Frente Unido”, sin embargo, en Occidente se entienden mejor como guerra política, dijo Stilwell.

Una captura de pantalla de un artículo del 19 de agosto de 2020 del medio estatal chino Global Times. (Captura de pantalla a través de The Epoch Times)

Difusión de propaganda

Los medios de comunicación chinos controlados por el estado, incluidos aquellos que operan en Estados Unidos, difundieron la propaganda del régimen en su nombre. Estos medios hicieron explícito que apoyaban una presidencia de Biden sobre Trump. El medio estatal Global Times, por ejemplo, publicó un artículo el 19 de agosto que indicaba que Biden sería “más suave” para el régimen que Trump. Y cuando el debate entre la vicepresidencia de EE. UU. se transmitió en China el 7 de octubre, los medios estatales censuraron la discusión de temas delicados relacionados con China, en un intento por manipular la opinión pública e impulsar la narrativa de Beijing. Mientras tanto, China Daily, en muchos artículos en inglés, como uno titulado “La oleada de virus agudiza las elecciones para los votantes estadounidenses”, trató de amplificar el programa de Biden para contener la pandemia, mientras que describía las políticas de Trump contra el virus del PCCh como incompetentes.

Una licencia de conducir falsa confiscada por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. (Cortesía de CBP)

Identificaciones falsas

Durante los primeros seis meses de 2020, los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza confiscaron cerca de 20,000 licencias de conducir falsas, la mayoría de ellas provenientes de China. No está claro cuántas identificaciones falsas pueden haberse enviado a Estados Unidos desde China y no haber sido detectadas. Las identificaciones falsas se pueden utilizar para una extensa variedad de propósitos, incluido el fraude electoral.

Portón del barrio chino en Boston el 24 de marzo de 2020. (Maddie Meyer/Getty Images)

Influir en el voto de los estadounidenses de origen chino

Parte del enfoque del Departamento de Trabajo del Frente Unido de China es desarrollar vínculos con organizaciones fraternales chinas, las cuales funcionan como órganos representativos no oficiales de las comunidades chinas en el extranjero. El PCCh mantiene estrechas relaciones o control directo sobre muchos de esos grupos. Estos grupos influyen por quién votan sus miembros, los cuales en algunos casos ascienden a decenas de miles.

Cajas de periódicos de China Daily en Manhattan, el 27 de febrero de 2020. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Influencia a través de los medios estadounidenses

El PCCh ha trabajado durante años para aumentar su influencia sobre las organizaciones de medios estadounidenses. Cada año, los medios estatales chinos gastan millones de dólares para introducir su propaganda en publicaciones tales como The New York Times, The Wall Street Journal y The Washington Post. Una lista reciente publicada por National Pulse basada en presentaciones de FARA muestra que la mayoría de las principales organizaciones de medios estadounidenses recibieron “viajes de familiarización” y “cenas privadas” de un grupo que forma parte del United Work Front del PCCh.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Descubra

Exclusiva: primer documental en investigar las elecciones de 2020 –¿Quién está robando a EE. UU.?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS