Informe de EE.UU. presenta estrategia integral para contrarrestar al régimen chino en el Indo-Pacífico

Por Cathy He
31 de Enero de 2020
Actualizado: 31 de Enero de 2020

En un informe encargado por el Congreso se expone una estrategia integral para Estados Unidos, que incluye casi 100 recomendaciones, para contrarrestar las amenazas del régimen chino en la región indopacífica.

El estudio (pdf), publicado el 28 de enero por el Centro para la Nueva Seguridad Americana (CNAS), con sede en Washington, fue ordenado por el Congreso de EE.UU. en la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2019 (NDAA).

“El negocio de siempre en Washington será insuficiente para abordar el desafío de China en el Indo-Pacífico”, dice el informe. “El desafío de China— tan a menudo descrito como un problema del futuro— es aquí y ahora”.

Para responder a las ambiciones del régimen chino en la región, Estados Unidos tendrá que competir en varios ámbitos—no solo en la esfera militar, según el informe. Estos incluyen la economía, la tecnología, la diplomacia, la ideología, el gobierno y el capital humano.

Los autores del informe, un grupo bipartidista de expertos que han servido a ambos lados del pasillo en el Congreso y en varias administraciones, abogan por un enfoque de “gobierno integral” para combatir la amenaza.

Hacen un llamamiento a Washington para que “reclute un conjunto más amplio de interesados en el fomento de la competitividad de Estados Unidos, incluyendo a empresas de tecnología, medios de comunicación, universidades, sociedad civil y al sector privado”.

“Esta evaluación esboza un camino para la competencia con China y otros adversarios que utilizará todas las herramientas disponibles para los Estados Unidos”, dijo el Senador Jim Inhofe (R-Okla.), presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado, en un comunicado del CNAS.

“Un enfoque de gobierno integral no solo es necesario para competir eficazmente con China, sino que también es un recordatorio de que, al igual que nuestra seguridad, nuestra prosperidad y los valores que compartimos con los aliados y socios están en juego en esta competencia”.

Contrarrestar el autoritarismo de alta tecnología

El régimen chino, según el informe, ha estado exportando su vigilancia y censura de alta tecnología a través de la iniciativa “La Franja y la Ruta” (OBOR), un proyecto de inversión en infraestructura que busca unir Europa, Asia, África y el Medio Oriente a través de una red de ferrocarriles, puertos y carreteras.

“Mediante el suministro de tecnología, financiación y conocimientos técnicos, la expansión digital de Beijing está facilitando la represión y haciéndola más atractiva para los gobiernos con instituciones democráticas débiles, y afianzando aún más el gobierno de los regímenes autoritarios compañeros”, dijo.

En respuesta, el informe recomienda que la administración Trump establezca un fondo de desarrollo digital estadounidense que apoye proyectos de tecnología de la información en la región.

Estados Unidos también debería intensificar sus esfuerzos para ofrecer una alternativa a Huawei de China, el actor dominante en el mercado mundial de 5G, trabajando con los líderes de la industria y sus aliados para “identificar soluciones impulsadas por el mercado para revitalizar la salud del ecosistema mundial de 5G”, dice el informe.

Exponer la represión del régimen

Junto con el aumento de los intercambios diplomáticos de EE.UU. con los países asiáticos, el informe hizo hincapié en que Washington debe impulsar medidas para contrarrestar la agresiva propaganda y los mensajes de Beijing, que promueven “una narración de su inexorable ascenso junto con el inevitable declive de Estados Unidos”.

Los principios democráticos, como el estado de derecho, y la libertad de prensa y de religión “son todos activos vitales de Estados Unidos que (…) pueden ser pregonados en el extranjero—en particular cuando se contrastan con el Partido Comunista Chino [PCCh] en cuanto al endurecimiento de los derechos y libertades del pueblo chino”, dijo.

Al mismo tiempo, Estados Unidos debería trabajar para exponer, tanto en su país como en el extranjero, las acciones represivas del PCCh.

Los autores instaron a la administración y a los legisladores a liderar una “campaña sistemática” para educar al público —incluyendo las universidades, la sociedad civil y el sector privado— sobre la naturaleza de las amenazas del régimen chino. Al hacerlo, los funcionarios y los legisladores deberían diferenciar claramente entre el pueblo chino y el PCCh, para evitar las acusaciones de caracterizar erróneamente el desafío de China en términos raciales.

La información reunida por los organismos de inteligencia de Estados Unidos sobre las prácticas ilegales y corruptas del PCCh contra su propio pueblo y en el extranjero podría desclasificarse para informar mejor al público sobre las actividades malignas del régimen, según sugiere el informe.

Los autores también recomendaron que Estados Unidos convoque diálogos periódicos con sus aliados para compartir las mejores prácticas para erradicar la influencia del PCCh en la política, los medios de comunicación, el mundo del espectáculo, el mundo académico y el sector privado.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET

*****

¿Sabía?

Después de 20 años, muchos aún no saben que millones de personas inocentes son perseguidas por un régimen malvado

TE RECOMENDAMOS