Informe del IG aclara algunas cosas sobre el origen de la trama rusa pero deja en entredicho otras

Por Petr Svab
11 de Diciembre de 2019
Actualizado: 11 de Diciembre de 2019

Análisis de noticias

Todavía quedan preguntas pendientes sobre cómo el FBI abrió una amplia investigación de contrainteligencia en el verano de 2016 sobre la campaña del entonces candidato Donald Trump.

Un informe del 9 de diciembre sobre la revisión de la trama, realizado por el Inspector General (IG) del Departamento de Justicia, llenó algunos de los espacios en blanco, pero también puso en entredicho algunas cosas.

Como dice el informe (pdf), la investigación del FBI se basó en un consejo que dio un “gobierno extranjero amigo” a partir de una discusión que los funcionarios de dicho gobierno tuvieron en mayo de 2016 con el entonces ayudante de la campaña de Trump, George Papadopoulos.

Cuando se discute cuál fue el verdadero consejo, el informe, por primera vez, cita afirmaciones de una fuente —cuya identidad fue suprimida— que parecen ser unas declaraciones de los funcionarios extranjeros.

La fuente “sugirió que el equipo de Trump había recibido algún tipo de sugerencia de Rusia, a través de la cual [Rusia] podría ayudar en este proceso con la liberación anónima de información durante la campaña que sería perjudicial para la señora [exsecretaria de Estado Hillary] Clinton (y el presidente [Barack] Obama). No estaba claro si él o los rusos se referían a material adquirido públicamente de (sic) por otros medios. Tampoco estaba claro cómo reaccionó el equipo del Sr. Trump ante la oferta. Observamos que la reacción del equipo Trump podría, al final, tener poco que ver con lo que Rusia decida hacer, con o sin la cooperación del Sr. Trump”.

No está claro qué se entiende por “este proceso”, pero el extracto indica que los funcionarios extranjeros no transmitieron lo que Papadopoulos realmente dijo. En cambio, hay una interpretación de lo que, en su opinión, fue una “sugerencia” de Papadopoulos sobre lo que ellos creían que era su interpretación de otra “sugerencia” de Rusia.

“El informe del Inspector General ahora deja en claro que el FBI lanzó una investigación intrusiva sobre una campaña presidencial de Estados Unidos a partir de la más leve de las sospechas que, en mi opinión, eran insuficientes para justificar las medidas tomadas”, dijo el fiscal general William Barr en una declaración del 9 de diciembre.

Más allá del extracto, sin embargo, el informe pone en entredicho una serie de otros detalles sobre los fundamentos de la trama.

Downer

Se sabe públicamente que el “gobierno extranjero amigo” era Australia y que los funcionarios que hablaban con Papadopoulos eran el entonces Alto Comisionado Alexander Downer y su ayudante Erika Thompson, que invitaron a Papadopoulos a charlar en un bar de Londres.

El entonces director del FBI, James Comey, testificó ante el Congreso sobre el origen de la trama, diciendo: “Recibimos información de una nación aliada sobre las conversaciones que su embajador tuvo en Inglaterra con George Papadopoulos”.

Downer habló de su discusión con Papadopoulos varias veces en televisión, describiéndola en detalle. Sin embargo, nunca mencionó nada sobre una “sugerencia” en la cual se aconsejara que los rusos se acercaran a la campaña con una oferta de ayuda.

“[Papadopoulos] pensó que los rusos podrían dar a conocer información —que quizás podrían dar a conocer información— que podría ser perjudicial para la campaña de Hillary Clinton en algún momento antes de las elecciones”, dijo Downer a Sky News Australia a principios de este año.

Papadopoulos también ha hablado extensamente sobre el asunto, incluso con el FBI. Reconoció que el académico maltés Joseph Mifsud le dijo en abril de 2016 que los rusos tenían miles de correos electrónicos de Clinton. Pero nunca mencionó ninguna oferta de los rusos.

Otra cosa que no es muy aclaratoria en el informe es que el IG nunca especifica cuándo se celebró la reunión Papadopoulos-Downer. Constantemente dice que tuvo lugar en mayo de 2016, pero no facilita una fecha específica.

Puede que no sea una coincidencia.

Reunión del 10 de mayo

Comey tenía claro que el consejo australiano se refería a una discusión que Papadopoulos tuvo con un “embajador”, un título equivalente a lo que Australia llama un alto comisionado. Comey incluso dijo que escribió el mismo relato en su libro, que fue aprobado por el FBI antes de publicarlo.

Canberra ha confirmado que Downer se reunió con Papadopoulos el 10 de mayo.

Sin embargo, el informe final del entonces abogado especial Robert Mueller, que se hizo cargo de la trama rusa en 2017, afirma que la trama se basaba en un consejo que surgió en una conversación que Papadopoulos tuvo con “un representante de un gobierno extranjero” el 6 de mayo de 2016. No hay pruebas de que Papadopoulos se haya reunido con un embajador el 6 de mayo.

Mueller finalmente llegó a la conclusión de que la investigación no determinó que hubiera habido una conspiración por parte de los estadounidenses con la intromisión rusa en las elecciones.

Omitir la fecha tiene un significado especial, porque si el informe del IG confirmara que el consejo original que impulsó la investigación de Rusia se refería a la reunión de Downer-Papadopoulos del 10 de mayo, esto socavaría la idea de que Papadopoulos tenía alguna información exclusiva sobre lo que los rusos podrían tener sobre Clinton.

El 9 de mayo de 2016, el juez retirado Andrew Napolitano salió en “The Kelly File” de Fox News y emitió una afirmación sin fundamento, argumentando que “hay un debate en el Kremlin (…) sobre si deberían publicar los 20,000 correos electrónicos de la señora Clinton que han pirateado”.

El 10 de mayo, tal información ya no era una exclusiva.

Mifsud

Papadopoulos alegó que Mifsud compartió el rumor sobre los correos electrónicos de los rusos y de Clinton como parte de una operación para atrapar a la campaña de Trump. El informe del IG afirma que no había ninguna señal de que Mifsud fuera un informante del FBI; no habla de la participación de Mifsud en ninguna otra agencia.

Mifsud tenía algunos contactos rusos, pero la mayoría de sus conexiones y afiliaciones estaban en Occidente, particularmente en los círculos de seguridad, inteligencia y antiterrorismo en Londres, Roma y otros lugares. Le dijo al FBI que nunca habló con Papadopoulos sobre ninguna cosa comprometedora de Clinton que tuviera Moscú.

A finales de septiembre, Barr y el secretario de Estado Mike Pompeo viajaron a Italia, donde se reunieron con funcionarios de seguridad y, entre otras cosas, preguntaron sobre Mifsud.

Los teléfonos de Mifsud fueron entregados al abogado de los Estados Unidos John Durham, a quien Barr le ha encargado que revise si la investigación de Rusia se llevó a cabo correctamente y si estuvo fundamentada. Durham también ha entrevistado a Downer.

Según se informa, dicha revisión se ha convertido en una investigación penal.

Tras la publicación del informe del IG, Durham emitió una declaración extraña, refutando parte de las conclusiones del IG.

“Nuestra investigación no se limita a desarrollar información dentro de los componentes del Departamento de Justicia. Nuestra investigación ha incluido el desarrollo de información de otras personas y entidades, tanto en los EE.UU. como fuera de los EE.UU.”, dijo. “Basándonos en las pruebas recogidas hasta la fecha, y mientras nuestra investigación continúa, el mes pasado advertimos al Inspector General que no estamos de acuerdo con algunas de las conclusiones del informe en cuanto a la predicción y la forma en que se abrió el caso del FBI”.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab

Descubre

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS