Informe revela nexos entre organización terrorista española y ‘Che’ Guevara

Por Jesús de León
01 de Julio de 2019 Actualizado: 27 de Julio de 2019

Un atentado ocurrido en España en 1960 y que fue considerado durante años como el primero realizado por ETA, ahora se reveló que fue realizado por una organización terrorista con lazos con el comunismo cubano y con el Che Guevara.

El atentado ocurrido el 27 de junio de 1960 en San Sebastián, al norte de España, y que causó la muerte a una bebé de 20 meses, según un informe publicado por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo adscrito el Ministerio español de Interior, fue realizado por cuatro hombres que eran miembros de un grupo terrorista de inspiración comunista llamado Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL).

La niña Begoña Urroz Ibarrola resultó gravemente herida por la explosión de una maleta incendiaria colocada en la estación ferroviaria de Amara, en San Sebastián.

Sufrió quemaduras en todas sus extremidades y en la cara, así como heridas contusas en pierna y pie izquierdos. Se trataba de la primogénita de un matrimonio originario del pueblo navarro de Beinza-Labayen, según el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo.

Por medio de la violencia DRIL buscaba el derrocamiento de Franco en España y de Salazar en Portugal.

A solo unos kilómetros del lugar de la explosión de la bomba, en la frontera con Francia, estaba escondido el jefe del comando terrorista que perpetró el crimen: José Abderramán Muley Moré.

“Es él,  Pepe Muley. Ha regresado a España para emular aquí la revolución cubana”, de acuerdo con el medio Crónica, de El Mundo.

De acuerdo con este medio, la historia comenzó en Cuba, cuando, semanas después de la entrada de Fidel Castro en La Habana, Muley se reunió con Ernesto (Che) Guevara, según contó a este suplemento César, el hijo de Muley.

En esa reunión con el Che -añadió-, Muley le propuso crear un comando para llevar la revolución comunista a la Península Ibérica y acabar así con las dictaduras de Franco y Salazar (Portugal).

“Entre sus objetivos estaba atentar contra estaciones de tren y centrales eléctricas, generar un gran apagón y provocar el caos para derribar a Franco”, reportó este medio.

Guevara dio su visto bueno a la propuesta y también otro comandante de la revolución comunista, de origen español, Eloy Gutiérrez Menoyo.

Otro español que participó en la creación del grupo terrorista fue Xosé Velo, que se encontraba en Argentina y que había creado -junto al general hispano-cubano Alberto Bayo- la Unión de Combatientes Españoles (UCE).

“Entre todos idearon el movimiento terrorista que atentaría en España: el DRIL”.

Luego de ello, el plan siguió su curso, y a principios de 1960, con el apoyo económico y logístico de los comunistas cubanos, Muley regresó a España.

Pasó a ser el coordinador general del DRIL y a liderar el comando que pretendía cometer atentados múltiples.

El 27 de junio se realizaron una ola de atentados en cuatro estaciones de tren.

A las 19.10 horas la explosión en la estación de Amara (San Sebastián) dejó heridas a seis personas. Una de ellas era el bebé de 20 meses María Begoña Urroz Ibarrola, que murió poco antes de la medianoche ingresada en la clínica del Perpetuo Socorro. Fue considerada la primera víctima mortal del terrorismo en España.

Durante 59 años, luego de este terrible asesinato, no se mencionó en España a los verdaderos autores, aun cuando el propio DRIL reivindicó el atentado en un comunicado en el diario El Nacional de Caracas el 29 de junio de 1960.

Pero este 27 de junio de 2019, el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo aclaró definitivamente, mediante el informe “Muerte en Amara. La violencia del DRIL a la luz de Begoña Urroz”, quienes fueron los verdaderos autores del atentado.

El grupo terrorista que puso las bombas en las estaciones de tren estaba formado por el madrileño Reyes Marín Novoa, el asturiano Arturo González-Mata Lledó y el vigués Guillermo Santoro Sánchez, que posteriormente huyeron a Toulouse (Francia) donde los esperaba su jefe, Muley.

Tras el atentado los responsables fueron detenidos en Bélgica en septiembre de 1960 por terrorismo y subversión.

“Franco pidió a las autoridades belgas que se los entregaran para ejecutarlos, quedaron libres por las presiones de los partidos socialistas y comunistas europeos”, contó el historiador Gaizka Fernández Soldevilla, uno de los autores del informe.

“Cuando Muley fue liberado en Bélgica, el Che Guevara ordenó a un barco pesquero cubano que lo fuera a buscar y lo llevase hasta La Habana. Al llegar al puerto de la isla, el líder del DRIL tuvo un recibimiento apoteósico, como si fuera un héroe, con luces, banda de música y banderas republicanas. Sus amigos comunistas abrazaron su vuelta. Sobre todo, el Che Guevara. Ambos se enviaron varias cartas -recogidas en el informe del Centro Memorial- mientras Muley preparaba los atentados en España”.

Mas adelante, Muley cayó en desavenencias con el Che, y salió de Cuba enemistado con este y con amenazas de que iba a ser fusilado, por lo que dejó Cuba y se instaló en Brasil.

En octubre de 1977 se aprobó en España la ley de amnistía que permitió la impunidad de todos los terroristas que cometieron atentados durante el franquismo.

Muley murió en España en 2012, y nunca pidió perdón por su crimen.

******************************

A continuación:

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS