Inmigrante ilegal demanda a centro de detención en EE.UU. alegando que es esclavitud

Por Matthew Vadum
12 de Noviembre de 2019 Actualizado: 12 de Noviembre de 2019

Una exinmigrante ilegal está demandando a un contratista del gobierno de EE.UU. alegando que los centros de detención de inmigrantes que operan en Texas y en otros lugares constituyen enclaves ilegales de esclavitud que violan las leyes contra el tráfico de personas.

El caso se encuentra actualmente ante el Tribunal de Apelaciones del 5to Circuito con sede en Nueva Orleans.

Atacar las instalaciones, a menudo privadas, que retienen a los detenidos de inmigración ha sido parte de la estrategia de la izquierda para socavar la aplicación de la ley de inmigración de los Estados Unidos en los últimos años. Con este fin, Antifa y otros activistas que apoyan la inmigración ilegal han apuntado a centros privados de detención de inmigrantes con violencia, manifestaciones y demandas judiciales.

La representante Alexandria Ocasio-Cortez, una demócrata radical de izquierda de Nueva York, ha comparado las instalaciones de detención de inmigrantes con campos de concentración.

La exinmigrante detenida, Martha González, quien ahora tiene una visa temporal de los EE.UU., está demandando a CoreCivic Inc., con sede en Nashville, Tennessee, la cual hasta 2016 fue conocida como Corrections Corp. of America, alegando que exigir a los detenidos a que limpien sus propios alojamientos y dejarlos realizar trabajos mal remunerados en las instalaciones, viola la Ley de Protección de Víctimas de Trata de Personas.

González, quien fue detenida en las instalaciones operadas por CoreCivic, solicitó en su demanda legal presentada el 22 de febrero de 2018 en el tribunal del Distrito Oeste de Texas, “una declaración rotunda de este Tribunal de que Estados Unidos, cuando contrató a compañías privadas para detener a extranjeros sujetos a detención bajo la ley federal, estableció (…) un sistema nacional de campos de esclavos ilegales”.

Ella describió a CoreCivic en el documento legal como una “empresa de ‘prisiones privadas’ que obliga a los inmigrantes detenidos a trabajar en campos de trabajos forzados” en Texas y otros lugares “bajo amenaza de aislamiento, represalias y otras privaciones”.

La empresa “obliga, coacciona y utiliza ilegalmente a inmigrantes civiles detenidos para limpiar, mantener y operar sus instalaciones. En algunos casos, CoreCivic paga a los detenidos de USD 1 a USD 2 por día, y en otros casos, a los detenidos no se les compensa con ningún salario por su trabajo y servicios”.

Usar el “trabajo forzoso” es “bastante lucrativo”, afirmó en su reclamación. “Reemplazar a los trabajadores remunerados con trabajos forzados resulta un ahorro masivo en costos. CoreCivic utiliza trabajo forzado en lugar de contratar trabajadores y pagar un salario mínimo, horas extras y beneficios adecuados”.

“CoreCivic se burla de la Constitución” y de las leyes estadounidenses “al mantener estos campos de trabajos forzados en violación de los derechos humanos de los detenidos individuales” y “se beneficia enormemente del uso de estos campos de trabajos forzados”, afirmó.

Amanda Gilchrist, directora de asuntos públicos de CoreCivic, dijo en un comunicado:

“Por razones de política de empresa, no hacemos comentarios sobre litigios activos, pero lo que puedo decir es que todos los programas de trabajo en nuestros centros de detención [de Inmigración y Control de Aduanas de los EE.UU.] son completamente voluntarios y funcionan de acuerdo con los estándares de ICE, incluidas las tasas de salario mínimo establecidas por el gobierno federal para el trabajo voluntario de los detenidos. Los detenidos no están sujetos a ninguna medida disciplinaria si eligen no participar en el programa de trabajo”.

“Establecemos y brindamos el mismo alto nivel de atención, incluidas tres comidas diarias, acceso a la atención médica y otras necesidades de la vida diaria, independientemente de si un detenido participa en un programa de trabajo voluntario. Hemos trabajado en estrecha colaboración con ICE, durante más de 30 años, y continuaremos brindando un entorno seguro y humano a las personas que son objeto de nuestro cuidado”.

Brian Lonergan, director de comunicaciones del Instituto de Derecho de Reforma Migratoria, un bufete de abogados de interés público que presentó un informe preliminar a la corte sobre caso de González, dijo que los argumentos de la demandante son “más que absurdos”.

“Los extranjeros detenidos son libres de abandonar estas instalaciones cuando lo deseen. En muchos casos, la ley federal permite que los criminales extranjeros regresen a sus países, en lugar de esperar detenidos mientras continúan esperando que sus reclamos de inmigración procedan”, escribió Lonergan en un reciente artículo de opinión en Breitbart News.

“La alternativa a que los detenidos limpien su espacio personal es que lo hagan los servicios de limpieza personal financiados por los contribuyentes, esencialmente el servicio de limpieza. Este es un lujo que no tiene ningún detenido en los Estados Unidos”.

La afirmación de González de que pagar a los detenidos un dólar al día por el trabajo constituye trabajo esclavo, no se sostiene al escrutinio, escribió Lonergan. Además, el abogado afirma que esa es una tasa determinada por el Congreso. “Como puede atestiguar cualquiera que haya estado en el sistema correccional o incluso lo haya visto en documentales, a los reclusos se les paga salarios extremadamente bajos por el trabajo servil realizado en las instalaciones”, concluye el litigante.

La Gran Época contactó al abogado de González, Thomas H. Padgett Jr., de la firma de abogados The Buenker de Houston.

CoreCivic presentó una moción para desestimar el caso y perdió, dijo Padgett. “Le pidieron al Tribunal que les permitiera apelar. El tribunal dijo que sí. Entonces, estamos ante el Quinto Circuito”.

“No esperaría una opinión por algún tiempo”, agregó.

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS