Intereses de China en Kazajistán

Estados Unidos está preocupado por el creciente arsenal nuclear de China
Por Antonio Graceffo
13 de Enero de 2022
Actualizado: 13 de Enero de 2022

Análisis de noticias

Mientras Kazajistán se vio sacudido por violentas protestas, China está preocupada por sus inversiones en el país y Estados Unidos está preocupado por los activos nucleares chinos.

El presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, ordenó al ejército y la policía que “dispararan sin previo aviso” para sofocar las protestas antigubernamentales, que comenzaron el 2 de enero como resultado de la duplicación del costo del gas licuado de petróleo (GLP). Tokayev afirmó que “20,000 bandidos” habían atacado Almaty, la ciudad más grande, y culpó a los “terroristas” entrenados en el extranjero de las protestas.

A medida que crecían las protestas, la lista de quejas se ampliaba para incluir la desigualdad y el autoritarismo. Hasta el 9 de enero, alrededor de 5800 personas habían sido arrestadas y más de 160 personas habían sido asesinadas, incluyendo a dos niños.

Kazajistán es miembro de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), que incluye a Rusia, Bielorrusia, Tayikistán, Kirguistán y Armenia. A petición de Tokayev, se enviaron 2500 soldados de la OTSC al país y autorizó una orden de disparar a matar para sofocar los disturbios.

La BBC informó que Tokayev descartó las peticiones para mantener conversaciones con los manifestantes como “tonterías”. “Tenemos que destruirlos, esto se hará pronto”, dijo en un discurso televisado.

El líder chino, Xi Jinping, expresó su apoyo a Kazajistán, mientras acusaba y condenaba a las fuerzas extranjeras por socavar la paz y la estabilidad del país. Lo más probable es que a Beijing le preocupe la seguridad de las inversiones chinas en el país y que la violencia se extienda a Xinjiang.

No hay una respuesta clara sobre los motivos de los disturbios. Pan Guang, director del Centro de Estudios de la Organización de Cooperación de Shanghái en la Academia de Ciencias Sociales de Shanghái, afirmó que el terrorismo, el separatismo y el extremismo religioso (denominados los “tres males” por Beijing) incitaron las protestas, según el sitio de noticias chino Guancha.cn.

El Partido Comunista Chino (PCCh) utiliza los “tres males” como excusa para justificar sus políticas represivas y abusos en Xinjiang. Tanto la administración Trump como la de Biden han calificado como genocidio la represión de los uigures. El presidente Joe Biden firmó la Ley de prevención del trabajo forzado uigur el 23 de diciembre, que prohíbe los productos fabricados con mano de obra esclava.

Durante las últimas dos décadas, China ha fortalecido su relación con Kazajistán, erosionando el papel de liderazgo que Rusia ha desempeñado históricamente en la región. Kazajistán es miembro de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) y de la Iniciativa La Franja y la Ruta (BRI, también conocida como “Una franja, una ruta”). China es el segundo mayor socio comercial de Kazajistán, con un comercio bilateral que alcanzó USD 22,940 millones en noviembre de 2021. Beijing ha invertido USD 17,000 millones en Kazajstán, incluida una participación del 8.3 % en el yacimiento petrolífero Kashagán del país.

Vehículos militares patrullan las calles del centro de Almaty (Kazajistán) el 7 de enero de 2022, tras unos disturbios sin precedentes en la nación centroasiática debido a una subida de los precios de la energía. (Alexandr Bogdanov/AFP a través de Getty Images)

Para el próximo año, se completarán 56 proyectos respaldados por China, valuados en USD 24,500 millones. China recibe alrededor del 20 por ciento de su gas natural de Kazajistán. Durante los disturbios, una de las mayores preocupaciones del PCCh fue que los oleoductos fueran atacados. Sin embargo, el medio estatal Global Times tranquilizó a los chinos diciendo que los oleoductos estaban seguros, porque se encuentran lejos de las ciudades donde ocurrieron los disturbios.

La energía nuclear es otra área en la que los dos países están cooperando y que será más crucial en un futuro cercano. China participa en un programa masivo de construcción de centrales nucleares de gran envergadura, cuyo objetivo es cuadruplicar la generación de energía nuclear del país en los próximos 15 años. La empresa estatal China General Nuclear Power Group (CGNPC) se asoció con el proveedor de uranio más grande del mundo, Kazatomprom (la agencia atómica nacional de Kazajistán), para construir la Planta de Combustible Nuclear Ulba, de la que el PCCh será propietario en un 49 %.

Si bien el PCCh profesa apoyar a Kazajistán—”forjando una comunidad aún más unida con un futuro compartido” que se basa en la “vecindad y la cooperación de ganar-ganar”— es discutible cuánto se beneficia Kazajistán de la relación.

Kazajistán tiene un enorme déficit comercial con China, que está creciendo. Además, la política de “COVID cero” de China ha mantenido la frontera cerrada, lo que ha tenido un impacto negativo en las exportaciones de Kazajistán. En los primeros 10 meses del 2021, las exportaciones de alimentos a China disminuyeron en un 78 %. Actualmente, 12,000 vagones están atascados en la frontera. El cierre de la frontera parece contrario al BRI, que tenía destinado promover el comercio entre sus miembros y China. Además, dado que los salarios en China aumentaron, Kazajistán esperaba que los empleos en la industria manufacturera regresaran. Pero hasta ahora, esto no ha sucedido en cantidades significativas.

Otro problema es el aumento del consumo de electricidad en China. Los mineros chinos de Bitcoin han cruzado la frontera y han consumido tanta electricidad que Kazajstán ha tenido que pedir ayuda a Rusia, lo que ha exacerbado las tensiones con su vecino más grande.

El gobierno kazajo siempre ha mantenido estrechos vínculos con Estados Unidos, al que considera un contrapeso a la influencia rusa. Durante los últimos 30 años, las empresas estadounidenses han invertido USD 38 mil millones en el país, considerablemente más que China.

Las compañías petroleras estadounidenses, ExxonMobil y Chevron, tienen operaciones multimillonarias que se vieron interrumpidas por la reciente violencia. Chevron, que posee el 50 % del yacimiento petrolífero de Tengiz, tuvo que recortar la producción porque algunos trabajadores petroleros se habían concentrado en apoyo a las protestas.

En 2020, Estados Unidos compró el 22 % de su uranio a Kazajistán. A Estados Unidos le preocupa competir por uranio más caro en los mercados globales, ya que China actualmente está comprando una cantidad suficiente de uranio en el mundo para hacer que los precios aumenten.

El programa nuclear de China en la región, y en su propio país, es una preocupación para Estados Unidos. Paralelamente a su programa nuclear civil, el PCCh ha intensificado su programa de armas nucleares, estableciendo el objetivo de producir 700 ojivas nucleares para 2027 y 1000 para 2030.

Sin embargo, Washington quiere contener la expansión nuclear de Beijing para evitar una carrera armamentista nuclear. CGNPC, la empresa china que ha invertido en energía atómica kazaja, ha sido objeto de sanciones por parte de EE. UU. por su conexión con el ejército chino.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS