Intimidación y Confusión en el Estrecho de Taiwán

Por Rick Fisher
26 de Mayo de 2022 5:51 PM Actualizado: 26 de Mayo de 2022 5:51 PM

Opinión

Al declarar repetidamente en público que defenderá a Taiwán, sólo para que su compromiso sea “retirado” por los portavoces de la Casa Blanca, ¿está el presidente Joe Biden tratando de intimidar a China, sólo para causar confusión sobre la verdadera determinación de los compromisos de defensa estadounidenses en Asia?

Durante un “Foro Ciudadano” en CNN el 21 de octubre de 2021, y en una conferencia de prensa en Corea del Sur el 23 de mayo de 2022, se le preguntó a Biden si Estados Unidos defendería a Taiwán. Respondió con un simple “sí”.

En ambos casos, portavoces no identificados de la administración “retiraron” el compromiso explícito de defensa de Biden a un país no reconocido oficialmente por Estados Unidos. El 23 de mayo, este portavoz dio una “explicación”.

“Como dijo el presidente, nuestra política no ha cambiado… Él [Biden] reiteró nuestra Política de una sola China y nuestro compromiso con la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán. También reiteró nuestro compromiso bajo la Ley de Relaciones con Taiwán de proporcionar a Taiwán los medios militares para defenderse”.

El presidente estadounidense Joe Biden llega a la base aérea de Yokota, en Fussa, Tokio, Japón, el 22 de mayo de 2022. El presidente Biden llegó a Japón tras su visita a Corea del Sur, en el marco de una gira por Asia destinada a tranquilizar a los aliados de la región. (Yuichi Yamazaki/Getty Images)

Así pues, mientras Biden hace aparentes compromisos explícitos para defender a Taiwán, un cambio defendible de la “ambigua” política estadounidense de hace tiempo respecto a esta misma cuestión, la burocracia de la política exterior estadounidense sólo está dispuesta a comprometerse públicamente a venderle armas a Taiwán, un compromiso principal asumido en la Ley de Relaciones con Taiwán de 1979.

No hay ambigüedad con respecto a los objetivos del Partido Comunista Chino (PCCh) y del Ejército Popular de Liberación (EPL) para la democracia insular autónoma: El PCCh quiere acabar con la libertad de Taiwán y convertirlo en una base militar.

Desde 2015, el PCCh/EPL ha librado una “guerra” de intimidación militar, usando armas reales para asustar a Taiwán, Estados Unidos y Japón para que no defiendan la libertad en el Estrecho de Taiwán.

Hasta aproximadamente 2019, era inquietante que los bombarderos H-6K de la Fuerza Aérea del EPL (PLAAF) y los aviones de combate de apoyo violaran ocasionalmente la zona de identificación de defensa aérea (ADIZ) de Taiwán. Pero desde principios de 2020 en adelante, estos vuelos se han convertido en eventos casi diarios, complementados con ocasionales movimientos amenazantes de la Marina del EPL (PLAN) cerca de Taiwán.

Un punto álgido fue del 1 al 4 de octubre de 2021, cuando un total de 145 aviones violaron la ADIZ de Taiwán, incluyendo 16 salidas de bombarderos H-6K que pueden transportar hasta seis misiles de crucero de ataque terrestre CJ-20 de alcance nuclear o no nuclear; y 96 salidas de cazas de ataque bimotor J-16.

Sin embargo, la intimidación del PCCh/EPL alcanzó una nueva etapa del 2 al 21 de mayo, cuando ocho barcos del EPL, que constituyeron un grupo de batalla centrado en el portaaviones Liaoning (CV-16) de 60,000 toneladas, navegaron hacia el sur a través del Estrecho de Miyako para hacer ejercicios militares en un área a unas 300 millas al este de Taiwán, y luego regresó a través de Miyako.

El Liaoning puede transportar alrededor de 25 cazas de ataque bimotor Shenyang J-15 de cuarta generación armados con misiles aire-aire PL-12 de 60 millas de alcance o el misil de crucero antibuque YJ-83K de 120 millas de alcance.

Este grupo de combate también incluía dos nuevos cruceros Tipo 055 de 13,000 toneladas, tres destructores Tipo 052D de 7500 toneladas, una fragata Tipo 054A de 4000 toneladas y un buque de reabastecimiento en marcha Tipo 901 de 52,000 toneladas. Los cruceros, destructores y fragatas llevaban un total de 448 sistemas de lanzamiento vertical (VLS) que podían lanzar misiles antiaéreos/antimisiles HHQ-9B de 125 millas de alcance o un nuevo misil balístico antibuque (ASBM) de 1000 millas de alcance.

A la sombra del pequeño portaaviones Izumo de 25,000 toneladas de la Fuerza de Defensa Marítima de Japón, los japoneses pudieron monitorear el Liaoning realizando más de 300 operaciones de lanzamiento y recuperación de aviones.

Este último despliegue naval del EPL constituyó una clara escalada en la campaña de intimidación del EPL. Era evidente que había coordinación entre el grupo de batalla del portaaviones y los grupos diarios de aviones de combate de la PLAAF y la Fuerza Aérea Naval del EPL con base en tierra; 18 aviones de combate el 6 de mayo y 14 aviones el 20 de mayo.

Aunque la coordinación entre un grupo de combate de portaaviones al este de Taiwán y los aviones de ataque con base en tierra proporcionó una práctica vital para imponer un bloqueo contra Taiwán y bloquear a las Fuerzas Navales y Aéreas de Estados Unidos que pudieran venir a ayudar a Taiwán, el EPL podría intensificar aún más su intimidación a Taiwán.

Después de disparar misiles balísticos en un intento fallido de intimidar a Taiwán en 1995 y 1996, el EPL podría agregar nuevos ASBM lanzados desde tierra o desde el aire a futuros ejercicios combinados de grupos aéreos y portaaviones cerca de Taiwán.

Un nivel aún más amenazador de la intimidación del EPL a Taiwán podría incluir ejercicios combinados de fuerzas aéreas y marítimas, que podrían incluir la realización de una explosión nuclear táctica atmosférica, señalando la amenaza de armas nucleares por prte del PCCh contra las fuerzas estadounidenses y japonesas que podrían ayudar a defender a Taiwán.

Pero eso no es todo. Cuando Biden partió de Asia el 24 de mayo, la PLAAF y la Fuerza Aérea Rusa realizaron su primer ejercicio de bombarderos desde la invasión rusa de Ucrania, con cuatro bombarderos H-6K y dos Tu-95MS sobrevolando el Mar de Japón y a través del Estrecho de Miyako, un recordatorio de que Rusia es parte de la intimidación de China y de las posibles campañas militares contra Taiwán.

Una captura de pantalla de las fuerzas aéreas chinas y rusas realizando un ejercicio conjunto de bombarderos sobre el Mar de Japón, el 24 de mayo de 2022. (Fuente: Ministerio de Defensa de Japón)

Sin embargo, aunque todas estas operaciones formarían parte de un bloqueo naval y aéreo del EPL contra Taiwán, los años de ejercicios de intimidación contra Taiwán no representan la forma en que el EPL puede iniciar su campaña contra Taiwán, aunque el EPL probablemente espera engañar a Estados Unidos, Taiwán y Japón de otra manera.

En lugar de aumentar los grupos de batalla de portaaviones grandes y fáciles de atacar y grandes formaciones de bombarderos y aviones de ataque, las primeras operaciones “cinéticas” del EPL probablemente enfatizarán grandes aumentos de submarinos convencionales y de propulsión nuclear armados con misiles de crucero, mientras que 125 o más bombarderos H-6K/J/N, en sólo tres salidas cada uno, podrían disparar más de 2200 misiles de crucero contra Taiwán desde zonas bien defendidas sobre China.

Una vez que las concentraciones de ataques con misiles eliminen las principales defensas de radar y misiles antiaéreos, entonces los ataques aéreos más grandes de los cazas tácticos prepararán el camino para las fuerzas de invasión por aire y mar y la imposición de bloqueos aéreos y navales.

Pero ahora hay un nuevo problema: A medida que el EPL demuestra su capacidad para imponer un bloqueo a Taiwán, la administración Biden está tratando de utilizar la denegación de algunas ventas de armas para obligar a Taiwán a adoptar una estrategia “asimétrica” o a comprar armas para derrotar de la mejor manera posible una invasión de “Día D” por parte del EPL, mientras desaprueba la venta de armas que podrían golpear al EPL a mayor distancia.

Esta nueva política o énfasis en la venta de armas fue revelada por el Consejo Empresarial EE.UU.-Taiwán con sede en Virginia en una carta del 16 de mayo en respuesta a una reunión del 14 de marzo con Mira Resnick, subsecretaria adjunta de la Oficina de Asuntos Político-Militares del Departamento de Estado.

La carta decía: “El único objetivo aparente de esta nueva política de venta de armas es hacer frente a una invasión de Taiwán al estilo del Día D”.

Al parecer, la administración Biden ha cancelado el antiguo intento de Taiwán de comprar el helicóptero de guerra antisubmarina MH-60R, que armaría algunas fragatas de la Armada de Taiwán, ya que no “abordan una invasión al estilo del Día D”.

Una debilidad de este debate, señalada desde hace tiempo por funcionarios y académicos taiwaneses, es que Taiwán no puede permitirse el lujo de centrarse únicamente en la batalla “cuerpo a cuerpo”, ya que no derrotar o dañar al EPL a “distancia” sólo contribuye a aumentar la certeza de que las fuerzas de invasión del EPL llegarán a Taiwán.

Pero Estados Unidos podría venderle fácilmente a Taiwán un arma “asimétrica” que podría derrotar a las fuerzas de bloqueo e invasión del EPL. Puede acelerar las decisiones de la administración Trump en 2020 de venderle a Taiwán 400 misiles de crucero antibuque Harpoon de 80 millas de alcance, y 66 del misil balístico táctico ATACMS de 186 millas de alcance, y vender el misil de ataque de precisión (PrSM), que se desplegará pronto, un misil balístico potencial de 500 millas de alcance que estará armado con una ojiva de búsqueda antibuque.

Como está destinado a ser un misil de medio millón de dólares que podría hundir un portaaviones multimillonario, PrSM se ajusta a la definición de un arma “asimétrica”. Además, al suponer una clara amenaza para las fuerzas de bloqueo e invasión del EPL, el PrSM contribuiría en gran medida a obligar al EPL a desistir de una invasión, disuadiendo así la agresión china en el estrecho de Taiwán.

Aunque Biden se está volviendo menos ambiguo sobre el compromiso de Estados Unidos con la defensa de Taiwán, sería mucho mejor armar masivamente a Taiwán para disuadir una decisión del PCCh de iniciar una guerra.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.