Investigación de Wisconsin encuentra votos ilegales, pero no fraude electoral generalizado

Por Joseph M. Hanneman
08 de Diciembre de 2021
Actualizado: 08 de Diciembre de 2021

El número de votos emitidos ilegalmente en las elecciones presidenciales de Wisconsin de 2020 superó casi con toda seguridad el margen de victoria de Joe Biden de casi 21,000 votos, según concluye una investigación recién publicada, pero el informe no encontró pruebas de fraude generalizado ni de un vertido de papeletas inesperado o ilegal por la noche que impulsara a Biden a la victoria.

El Wisconsin Institute for Law & Liberty, un bufete de abogados conservadores de Milwaukee, publicó los resultados de una investigación de 10 meses que incluyó la revisión de 20,000 papeletas de votación, el examen de 29,000 papeletas de votación en ausencia, la presentación de 460 solicitudes en los registros abiertos y el escrutinio de más de 65,000 documentos. El informe (pdf) identificó muchos aspectos problemáticos de las elecciones, pero subrayó que no encontró fraude ni razones para creer que se hubieran emitido votos indebidos con malicia o mala intención.

“Cuando un gran número de votantes cuestiona la autenticidad de una elección, sus preocupaciones, sean válidas o no, deben ser atendidas”, decía el informe. Señalaba que un sondeo de agosto de 2021 de la Universidad de Marquette sobre el derecho de voto reveló que el 70% de los republicanos y el 26% de los independientes no confiaban en que “los votos para presidente se emitieran y contaran con precisión en las elecciones del año pasado”.

Entre las principales conclusiones del informe:

  • Es “casi seguro” que el número de votos “que no cumplieron con los requisitos legales existentes superó el margen de victoria de Joe Biden”. Esta conclusión no significa que Biden no ganara las elecciones entre los votantes con derecho a voto, “pero las cuestiones de fraude y procesos ilegales están relacionadas”.
  • “No hubo pruebas de un fraude electoral generalizado. Con toda probabilidad, más votantes elegibles votaron por Joe Biden que por Donald Trump”. Un análisis de los patrones de votación y los resultados de 2020 “no da lugar a una inferencia de fraude”.
  • El “abandono generalizado” de los procedimientos electorales adecuados “plantea dudas sobre la imparcialidad del proceso y la posibilidad de que se produzcan fraudes de votantes que de otro modo no se detectarían”.
  • Las vulnerabilidades de seguridad que podrían ser aprovechadas deben ser abordadas mediante “reformas razonables” que podrían reducir los problemas potenciales “sin agobiar indebidamente el derecho al voto”.
  • La financiación privada de las operaciones electorales, principalmente de un grupo sin ánimo de lucro financiado por el cofundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, y su esposa, “tuvo un sesgo e impacto partidista”.

La Comisión Electoral de Wisconsin (WEC) disputó algunos de los hallazgos y conclusiones del informe del WILL. “La certificación de las elecciones presidenciales de noviembre de 2020 se basó en los votos legalmente emitidos que fueron afirmados por las certificaciones de escrutinio municipales, del condado y del estado y por múltiples decisiones judiciales después de revisar estos asuntos”, dijo Riley Vetterkind, oficial de información pública de la WEC.

La investigación del WILL descubrió casi 300 casos de votantes inelegibles que emitieron o intentaron emitir votos, 130 votos emitidos por delincuentes, 42 votos emitidos a nombre de votantes fallecidos y 129 votos de personas con direcciones comerciales, ya sean oficinas de correos o centros de envío. Vetterkind dijo que un reciente informe de la Oficina de Auditoría Legislativa (pdf) sobre las elecciones de 2020 encontró solo ocho individuos con sentencias activas por delitos graves que podrían haber votado en las elecciones.

Uso indebido del estatus de “confinado indefinido”

Muchas de las casi 266,000 personas que emitieron votos en ausencia alegando que estaban “indefinidamente confinados” no eran elegibles para el estatus de confinado indefinido, dijo el informe. Observando el aumento de casi un 300% en el número de votos en ausencia de los confinados indefinidamente, el informe dijo que “es casi seguro que muchos votantes reclamaron indebidamente el estado de ‘confinado indefinidamente'”. El Tribunal Supremo de Wisconsin dictaminó en 2020 que el miedo a la enfermedad durante la pandemia de COVID-19 no era justificación suficiente para reclamar la condición de confinado y obtener un voto por correo. Estas papeletas no requerían una identificación con foto, mientras que el voto en persona sí requiere una identificación con foto.

“Aunque no podemos inferir ninguna intención maligna por parte de estos votantes, esto significa que muchos votos se emitieron sin el requisito de la identificación con foto”, dice el informe. Unos 54,259 votos en ausencia de los confinados indefinidos “fueron emitidos por individuos que nunca han mostrado una identificación de votante en ninguna elección”, según la investigación, mientras que 3718 fueron emitidos desde direcciones que estaban en la lista de mudanzas de 2019, y casi 7750 proporcionaron información que no coincidía con la archivada en la División de Vehículos Motorizados de Wisconsin.

Vetterkind dijo que las directrices del WEC sobre los votos en ausencia decían: “el estatus de confinado indefinido no debe ser utilizado por los electores simplemente para evitar el requisito de identificación con fotografía, sin tener en cuenta si están confinados indefinidamente por edad, enfermedad física, dolencia o discapacidad”.

Casi 23,400 votantes que emitieron su voto no pasaron la comprobación del DMV, lo que significa que la información que proporcionaron no coincidía con los registros estatales de vehículos y licencias, según el informe. De este total, casi 5000 votantes indicaron un número de licencia de conducir “que no existe en el sistema del DMV”, mientras que casi 16,600 indicaron nombres o fechas de nacimiento que no coincidían con los registros del DMV. “Los condados de tendencia demócrata estaban desproporcionadamente representados entre las comprobaciones del DMV”, decía el informe. Casi 32,000 votantes de Wisconsin figuraban en la base de datos nacional de cambio de dirección del Servicio Postal de EE. UU., y 7151 se habían trasladado fuera del estado, según la investigación.

“Todavía no es posible inferir un fraude de estos votos emitidos ilegalmente o de la falta de mantenimiento de las listas de votantes”, dijo el informe. “No hay muchas pruebas, si es que hay alguna, de que estos votantes hicieran algo intencionadamente malo (en muchos casos parecen haber confiado en el consejo de los funcionarios electorales) y se podría concluir —ya sea por una cuestión de derecho, de equidad o de supervivencia política— que no sería razonable desechar sus papeletas”.

Los buzones de votación beneficiaron a Biden

El uso generalizado de buzones de votación en las elecciones de 2020 va en contra de la ley de Wisconsin sobre los procedimientos adecuados para la recolección de votos en ausencia, según el informe. El uso de buzones, alentado durante 2020 por la Comisión Electoral bipartidista de Wisconsin, “se correlacionó con un aumento de unos 20,000 votos para Joe Biden, mientras que no tuvo un impacto significativo en el voto para Trump”, dijo el informe. Vetterkind dijo que el uso de buzones seguros en Wisconsin es anterior al memorando de agosto de 2020 sobre el tema de la WEC. Según la página de información de la comisión sobre el tema, “ningún tribunal de Wisconsin ha excluido la idea de utilizar legalmente buzones para el voto en ausencia en el estado”.

Las tasas de rechazo de las papeletas de voto en ausencia en 2020 fueron “sustancialmente más bajas” que en las anteriores elecciones presidenciales, según el informe de WILL. Las boletas pueden ser rechazadas por información faltante o inexacta. “O bien los votantes mejoraron su capacidad para evitar errores”, dijo el informe, “o más probablemente, los funcionarios electorales hicieron deliberadamente esfuerzos para asegurar que las boletas no fueran rechazadas”. Si las tasas de rechazo en 2020 fueran similares a las de 2016, el margen entre Biden y Trump se habría reducido en 6000 votos, “haciendo que una elección muy reñida estuviera aún más reñida”. Un sondeo de WILL entre 2000 personas que votaron en ausencia de Wisconsin mostró una división partidista, con el 72.6% de los que expresaron su preferencia partidista identificándose como demócratas y el 27.4% como republicanos.

La ley de Wisconsin no permite a los funcionarios electorales locales arreglar o “remediar” las papeletas que tienen defectos, errores o falta de información. La Comisión Electoral de Wisconsin dijo a los funcionarios locales que podían remediar las papeletas, lo cual fue un “consejo ilegal” que dio lugar a que se siguieran prácticas no estándar para corregir las papeletas, según el informe. Vetterkind dijo que el requisito estatal de que los testigos para el voto en ausencia proporcionen su dirección era nuevo en 2016 y “el estatuto no define lo que constituye una dirección completa para este propósito”.

A pesar de la creencia en algunos sectores de que un repentino volcado de boletas en medio de la noche en Milwaukee era evidencia de fraude, el informe dijo que el número de boletas contadas en la noche de las elecciones “es consistente con lo que se informó que estaba pendiente”. Esos votos fueron mayoritariamente —85.7%— para Biden. “En pocas palabras, no hubo un ‘vertido de papeletas’ inexplicable”, dice el informe.

La investigación no encontró pruebas de problemas con las máquinas de votación. Las jurisdicciones que utilizaron las máquinas de votación de Dominion no tuvieron ningún efecto en el total de votos esperado, según el informe. Trump ganó las comunidades que usaron máquinas Dominion con un 57.2%, un aumento con respecto a 2016. “Nuestro análisis encontró que los demócratas en realidad lo hicieron peor de lo esperado en las áreas que usaron máquinas de Dominion”, indicó el informe.

Las subvenciones concedidas a las municipalidades de Wisconsin por la organización sin ánimo de lucro Center for Tech and Civic Life (CTCL), financiada por Zuckerberg y su esposa, Priscilla Chan, se tradujeron en un aumento de unos 8000 votos demócratas en todo el estado, según el informe. Las cinco mayores ciudades de Wisconsin —Milwaukee, Madison, Green Bay, Kenosha y Racine— recibieron unos 8.8 millones de dólares del grupo. Unas 200 municipalidades de todo el estado recibieron subvenciones electorales de CTCL en 2020.

La financiación privada de las elecciones públicas ha sido ridiculizada por los críticos como “Dólares Zuck”, parte de un esfuerzo para dar las elecciones de 2020 a los demócratas. No todos están de acuerdo o ven una conspiración detrás de la financiación.

“Esta es una de las grandes mentiras de 2020 en Wisconsin”, dijo Jay Heck, director ejecutivo de Causa Común en Wisconsin, en una reciente entrevista de podcast. Heck dijo que la financiación del CTCL “no estaba dirigida a los demócratas. Era para cualquiera que la solicitara. Es cierto que las cinco mayores ciudades de Wisconsin, que casualmente tienen pluralidad demócrata, lo solicitaron; pero también lo hicieron otras 200 municipalidades de Wisconsin. (…) Por cierto, todas las municipalidades que lo solicitaron, republicanos o demócratas, recibieron el dinero”. Los fondos se utilizaron para la contratación de trabajadores electorales y la compra de equipos de protección personal y otros elementos de mitigación de COVID-19, dijo.

El presidente de la Asamblea de Wisconsin, Robin Vos (R), dijo que acogía con satisfacción el informe de investigación del WILL. “Aprecio el arduo trabajo que el WILL realizó para revisar las elecciones de 2020 después de que muchos habitantes de Wisconsin expresaron su preocupación por la imparcialidad de nuestro proceso electoral”, dijo Vos en un comunicado. “La revisión confirma que hubo cuestiones que la legislatura puede y debe abordar”.

Una investigación de las elecciones de 2020 autorizada por Vos y los republicanos de la Asamblea ha sido objeto de crecientes críticas por parte de los demócratas, que la consideran un intento estrictamente partidista de socavar los resultados de 2020 y preparar el terreno para que un republicano gane la gobernación de Wisconsin en 2022 y las elecciones presidenciales en 2024. La investigación está dirigida por el exjuez del Tribunal Supremo de Wisconsin Michael Gableman, que recibió un presupuesto de 676,000 dólares financiado por el Estado para la investigación.

La oficina del fiscal general de Wisconsin, Josh Kaul, demandó a Gableman y Vos el 21 de octubre en el Tribunal de Circuito del Condado de Dane, tratando de anular las citaciones que Gableman emitió a los miembros de la Comisión Electoral de Wisconsin. Una audiencia judicial en ese caso está fijada para el 23 de diciembre ante la jueza del Tribunal de Circuito del Condado de Dane, Rhonda Lanford. Gableman presentó una demanda en el Tribunal de Circuito del Condado de Waukesha el 2 de diciembre, tratando de obligar a los alcaldes de Madison y Green Bay a presentarse a entrevistas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS