Investigación sobre campaña de Trump comenzó antes de lo anunciado oficialmente, dice Nunes

Por Ivan Pentchoukov
31 de Octubre de 2019 Actualizado: 04 de Noviembre de 2019

La investigación sobre la campaña presidencial 2016 del entonces candidato Donald Trump comenzó antes de la fecha oficial anunciada que figura en el informe final del fiscal especial Robert Mueller, según el congresista Devin Nunes (R-Calif.), el republicano de mayor rango en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes

Según el informe Mueller, el FBI abrió la investigación de contrainteligencia de la campaña de Trump el 31 de julio de 2016. Pero Nunes dijo a La Gran Época que “la investigación del FBI no comenzó a finales de julio”.

En una amplia entrevista, Nunes también confirmó que el FBI no informó adecuadamente al presidente de la Cámara de Representantes y líder de la minoría, a los líderes de la mayoría y la minoría del Senado y a los presidentes y miembros de los comités de inteligencia de la Cámara de Representantes y del Senado sobre su investigación de la campaña, y que la comunidad de inteligencia continuó recogiendo las comunicaciones de Trump incluso después del día de la investidura presidencial.

Nunes dice que la vigilancia de la campaña de Trump es el mayor escándalo político en la historia moderna de Estados Unidos, y en un libro recientemente publicado sobre el trabajo de Nunes para exponer el espionaje, el autor Lee Smith llegó a la misma conclusión. Nunes enfatizó que los medios de comunicación jugaron un papel importante en el escándalo al difundir la investigación de la oposición, al menos en parte financiada por la campaña de Hillary Clinton.

En el centro del escándalo está el Acta de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) que el FBI obtuvo para espiar al asociado de la campaña de Trump, Carter Page. La oficina utilizó un expediente no verificado de investigación de la oposición en la solicitud de la orden FISA, sin mencionar que el expediente fue financiado por la campaña de Clinton y el Comité Nacional Demócrata (DNC).

Clinton y el DNC pagaron el expediente a través de un bufete de abogados, Perkins Coie, que, a su vez, contrató a Fusion GPS, una empresa de investigación de la oposición política. Fusion GPS contrató al exespía británico Christopher Steele, autor del expediente, que pagó a fuentes de segunda y tercera mano vinculadas al Kremlin por las alegaciones que figuraban en el expediente.

El FBI pagó a Steele como una fuente humana confidencial, pero cortó los lazos con él después de enterarse de que estaba filtrando a los medios de comunicación. En particular, la aplicación FISA cita un artículo en los medios de comunicación para respaldar las afirmaciones de Steele, a pesar de que el artículo parece haber sido el resultado de una filtración del propio Steele.

“Así que está claro que todo esto se hizo con la ayuda de los medios de comunicación y luego se conectó al FBI”, apuntó Nunes.

“Y la única pregunta que realmente tienes es, ¿en qué momento se combinó toda esta operación de la campaña de Clinton con Fusion GPS, cuándo se mezcló con la investigación del FBI? Porque sabemos que la investigación del FBI no comenzó a finales de julio y eso es realmente lo que Durham necesita para llegar al fondo y luego averiguar quién fue el responsable de todo eso”.

El Procurador General William Barr designó a Durham a principios de este año para que investigara los orígenes de la investigación del FBI sobre la campaña de Trump.

El informe Mueller afirma que el FBI abrió su investigación de contrainteligencia de la campaña de Trump el 31 de julio de 2016, después de enterarse de que George Papadopoulos, un asesor de campaña de Trump, mencionó a un “representante de un gobierno extranjero” que Rusia tenía información perjudicial sobre Clinton.

La afirmación de Nunes de que la investigación del FBI comenzó antes de esa fecha podría significar que los funcionarios del FBI estaban investigando indebidamente la campaña de Trump sin abrir formalmente una investigación o que otra investigación fue anterior a Crossfire Hurricane, el nombre en clave de la operación que el agente del FBI Peter Strzok abrió y aprobó el 31 de julio de ese año.

Tres semanas antes, bajo la dirección del FBI, el informante encubierto Stefan Halper se reunió con Page, el asociado de la campaña de Trump, en un simposio en la Universidad de Cambridge, y permanecieron en contacto durante varios meses. El New York Times informó por primera vez que Halper actuaba siguiendo instrucciones del FBI.

Aunque los agentes del FBI pueden llevar a cabo alguna actividad sin abrir una investigación completa, asignar a un informante la tarea de interactuar con testigos potenciales sin abrir una investigación sería una violación de la Guía de Operaciones e Investigaciones Nacionales (DIOG) de la oficina (pdf).

Antes de abrir una investigación completa, los agentes del FBI pueden abrir una evaluación, que no requiere una “predicción de hechos particulares”. Sin embargo, la base de una evaluación “no puede ser una especulación arbitraria o infundada”, afirma la DIOG. Durante la evaluación, los agentes están autorizados a recopilar información disponible públicamente, buscar registros del FBI y del Departamento de Justicia, realizar entrevistas de aclaración y aceptar información voluntaria de entidades privadas. Encargar a un informante que interactúe con testigos, como se hizo con Halper, no es una de las actividades autorizadas.

Durante el testimonio de Mueller a finales de julio de este año, Nunes le preguntó al fiscal especial si su equipo entrevistó a Steven Schrage, el hombre que invitó a Page al simposio donde Page conoció a Halper.

“Voy a mantenerme al margen de esas áreas”, contestó Mueller.

La investigación del fiscal especial concluyó en marzo, al encontrar pruebas insuficientes para establecer que alguien había colaborado con Rusia para influir en las elecciones presidenciales de 2016.

Después del testimonio de Mueller, Nunes dijo a Fox News que está investigando qué papel desempeñó Schrage, incluyendo si manejó el expediente de Steele.

Nunes comentó a La Gran Época que sigue investigando los temas relacionados al espionaje de la campaña de Trump.

“El viernes pasado, no voy a entrar en detalles, pero hemos enviado más cartas de seguimiento basadas en nuestra investigación en curso sobre el abuso de FISA y otros asuntos”, dijo Nunes. “Así que nuestra investigación continúa.”

Filtraciones

Nunes confirmó, por primera vez, que las filtraciones de los detalles de las llamadas entre el presidente Trump y los líderes de México y Australia en 2017 fueron producto de la recolección de información.

Según Nunes, fuentes dijeron al Comité de Inteligencia de la Cámara que las filtraciones de las llamadas entre Trump y los líderes extranjeros se basaron en productos de inteligencia, lo que llevó a Nunes a investigar el asunto.

“En enero supimos de inmediato que se estaba produciendo un desenmascaramiento. Bueno, sabíamos que la grande, la mayor, era la transcripción Flynn que se dio. Y luego, poco a poco, el primer ministro australiano, el presidente mexicano, además de las historias que estábamos viendo en los principales medios de comunicación. Estaba claro que de alguna manera la gente estaba obteniendo información de lo que parecían ser productos de inteligencia”, señaló Nunes el 28 de octubre.

“Teníamos algunas fuentes que se nos habían acercado para decirnos que eso estaba sucediendo. Así que finalmente, fuimos capaces de juntarlo todo, y yo pude revisarlo. Luego, una vez que vi lo que era, era mucho más de lo que esperaba. Y no tiene nada que ver con Rusia”.

Nunes reveló previamente, en marzo de 2017, que había confirmado que la comunidad de inteligencia recogió incidentalmente las comunicaciones del equipo de transición de Trump y desenmascaró intencionalmente los nombres de los funcionarios individuales. Sus comentarios a La Gran Época el 28 de octubre muestran que la recopilación de información sobre Trump y sus asociados continuó más allá del día de la investidura y apareció en importantes filtraciones a los medios de comunicación.

“Entonces los medios de comunicación no tenían ningún interés en eso. No solo nunca estuvieron interesados en los desenmascaramientos que ocurrieron, sino que continúan estando en contra. Dijeron que yo hacía todo tipo de cosas mal y que solo querían saber de dónde lo había sacado. Y luego inventaron una historia totalmente falsa sobre cómo de alguna manera iba a la Casa Blanca a medianoche, lo cual fue una locura”, contó Nunes, refiriéndose a las acusaciones refutadas de que él estaba coordinando su investigación con la Casa Blanca.

La administración Trump fue sometida a un aluvión de filtraciones a partir del primer día del presidente en el cargo. Una investigación del Senado determinó que durante los primeros 126 días de la administración de Trump, las filtraciones fluyeron a un ritmo de una por día. Muchas de las filtraciones contenían información destinada a dañar o ridiculizar a Trump o a sus asociados. Aproximadamente la mitad de las revelaciones no autorizadas fueron a The New York Times y The Washington Post.

La revelación de que la comunidad de inteligencia vigilaba a un presidente en ejercicio es el último avance en el escándalo que rodea a la campaña de espionaje de Trump. La afirmación de Nunes se alinea con los informes de que Durham ha extendido el plazo de su investigación criminal para incluir los primeros meses de la presidencia de Trump. Fox News informó a principios de este mes que el plazo de la investigación de Durham ahora se extiende hasta la primavera de 2017.

No se sabe si Durham está investigando los desenmascaramientos del presidente a partir de información de inteligencia recopilada incidentalmente. Barr dijo al Congreso que cree que hubo espionaje en la campaña de Trump y que está tratando de determinar si la vigilancia fue legal y libre de motivación impropia.

Medios de comunicación

Nunes señaló que las figuras de los medios de comunicación que participaron en el escándalo se expusieron como “activistas”. El punto se hace evidente en el libro de Smith sobre el trabajo de Nunes, titulado “Complot contra el presidente: La verdadera historia de cómo el congresista Devin Nunes descubrió el mayor escándalo político de la historia de EE.UU.”.

Smith “muestra cuán corruptos y cuán involucrados estaban los medios de comunicación en todo esto. Y creo que esa es la clave. La parte crucial del libro de Lee es que lo que ha sucedido a través del engaño de “Russiagate” es que todas las pequeñas ratas de los medios de comunicación han salido corriendo del barco y se han expuesto”, apuntó Nunes.

“Y por eso no sé si alguna vez volveremos a tener una prensa como la que hemos tenido. … Todos sabían que los medios de comunicación eran de izquierda, pero nadie sabía que en realidad eran activistas”.

*****

Mira a continuación:

TE RECOMENDAMOS