ISIS reclama autoría del ataque terrorista de Londres, al tiempo que identifican a otra víctima

Por Katabella Roberts
02 de Diciembre de 2019 Actualizado: 02 de Diciembre de 2019

El grupo terrorista ISIS ha reclamado la responsabilidad sobre el ataque del Puente de Londres el 29 de noviembre, en el que un hombre con un cuchillo apuñaló a dos personas hasta la muerte y dejó varias más heridas.

Terrorista convicto, Usman Khan, de 28 años de edad, fue confrontado y abordado por heroicos transeúntes antes de que la policía lo matara a tiros.

El 30 de noviembre, ISIS emitió una declaración sobre el ataque a través de su agencia de noticias Amaq, que a menudo es el primer punto de publicación para las reclamaciones de responsabilidad de la organización terrorista.

Afirmaron que Khan, que fue puesto en libertad en diciembre de 2018, era uno de los terroristas del grupo. Sin embargo, no aportaron más pruebas para confirmarlo.

“La persona que llevó a cabo el ataque de Londres (…) fue un combatiente del Estado Islámico, y lo hizo en respuesta a los llamados a atacar a los ciudadanos de los países de la coalición”, dijeron.

El día de su ataque, Khan llevaba una etiqueta de vigilancia electrónica debido a una condena en 2012 por su participación en un complot inspirado por Al-Qaeda para volar la Bolsa de Valores de Londres, así como por construir un campo de entrenamiento terrorista en un terreno familiar en la Cachemira controlada por Pakistán.

Inicialmente había sido condenado a una detención indeterminada con una pena máxima de ocho años de prisión, pero fue puesto en libertad antes de tiempo después de que su condena en 2013 se actualizara a una pena fija de 16 años, de los cuales la mitad deberían cumplirse en prisión.

Khan había estado asistiendo a una conferencia sobre rehabilitación de prisioneros auspiciada por el programa de la Universidad de Cambridge Learning Together, en el Fishmongers’ Hall cerca del Puente de Londres, poco antes de comenzar su ataque alrededor de las 2 p.m. el 29 de noviembre.

Con un chaleco falso y cuchillos, Khan apuñaló y mató a Jack Merritt, de 25 años, residente en Cottenham (Cambridgeshire), y a una mujer que desde entonces ha sido identificada como Saskia Jones, de 23 años, graduada de la Universidad de Cambridge.

Ambos también participaron en el programa Learning Together, un programa de educación de Cambridge para presidiarios que reúne a estudiantes graduados y prisioneros para estudiar criminología, en un esfuerzo por reducir el estigma y la marginación que sufren muchos reclusos.

Merritt era coordinador y Jones era voluntaria del programa que comenzó hace cinco años, dijo la policía.

Homenajes florales para Jack Merritt y Saskia Jones, que fueron asesinados en un ataque terrorista el 2 de diciembre de 2019 en Londres, Inglaterra. (Foto de Peter Summers/Getty Images)

En una declaración, la familia de Merritt lo describió como un “chico talentoso” que “murió haciendo lo que amaba”.

“Jack vivió sus principios; creyó en la redención y la rehabilitación, no en la venganza, y siempre se puso del lado de los desvalidos. Jack era una persona inteligente, pensativa y empática”.

“Sabemos que Jack no querría que este terrible y aislado incidente fuera utilizado como pretexto por el gobierno para introducir sentencias aún más draconianas contra los prisioneros, o para detener a personas en prisión por más tiempo del necesario”, decía la declaración.

Paralelamente, la familia de Jones, la otra víctima, describió a la chica como “una influencia divertida, amable y positiva en el centro de la vida de muchas personas”.

“Tenía un maravilloso sentido de la diversión traviesa y era generosa hasta el punto de querer ver siempre lo mejor de todas las personas. Estaba decidida a vivir la vida al máximo y tenía una maravillosa sed de conocimiento, lo que le permitía ser lo mejor que podía ser”, dijo su familia en una declaración.

“Este es un momento extremadamente doloroso para la familia. Saskia dejará un gran vacío en nuestras vidas y pedimos que se respete nuestra privacidad”.

Los comentarios se producen después de que una entrevista de la BBC de 2008 de Khan emergiera, en la cual él negaba ser un terrorista mientras la policía allanaba su casa.

“No soy un terrorista. Nací y me crié en Inglaterra, en Stoke-On-Trent, en Cobridge, y toda la comunidad me conoce y sabrá, si se les pregunta, sabrán como estas etiquetas que nos están poniendo, como terroristas, esto, lo otro, sabrán que no soy ningún terrorista”, dijo en ese momento.

El 30 de noviembre, el comisionado asistente de la Policía Metropolitana de Londres, Neil Basu, dijo que no había evidencia que sugiriera que alguien más que Khan había sido responsable del ataque del viernes, pero que la policía sigue investigando.

Según el diario Independent, el Ministerio de Justicia está revisando las condiciones de la licencia de cada terrorista condenado que sale de la cárcel tras cometer un atentado. Unas 70 personas se encontrarían en esta situación.

Con reportajes de The Associated Press.

TE RECOMENDAMOS