Japón reanuda la caza comercial de ballenas tras su retiro de la Comisión Ballenera

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
30 de Junio de 2019 Actualizado: 30 de Junio de 2019

Japón reanudará la caza comercial de ballenas este lunes después de más de 30 años en medio de una gran crítica internacional.

En realidad Japón nunca dejó de cazar ballenas pese la moratoria emitida por la Comisión Internacional de Caza de Ballenas (CBI) en 1986, ya que al año siguiente inició la caza en aguas internacionales usando una cláusula que le permitía designarla como una actividad científica.

Japón manifestó su retiro de la Comisión Internacional en 2018 y desde el 1 de julio reanuda la caza comercial dentro de la zona económica exclusiva del país, o sus orillas de 200 millas náuticas, informó hoy Japan Times. No se espera que vuelva a cazar en las aguas australes como en los años anteriores.

Según el medio japonés, el gobierno ha defendido vigorosamente la caza de ballenas, citando su importancia cultural e histórica. Después de 1940 hasta 1960 fue la principal fuente de proteínas de la nación, señala el medio japonés.

Una casualidad de ballena jorobada aparece desde el agua mientras se zambulle en las aguas de Sydney el 14 de junio de 2006 en Sydney, Australia, cuando comienza la reunión anual de la Comisión Internacional de Caza de Ballenas (CBI) en St Kittes y Nevis (Ian Waldie /Imágenes falsas)

“Hemos trabajado arduamente para reanudar la caza comercial de ballenas, por lo que a este respecto nos complace que se haya logrado este objetivo específico”, dijo Konomu Kubo, portavoz de Kyodo Senpaku Co., empresa que vende carne de ballena, según el reporte.

Tokio además continuará permaneciendo como observador en la comisión ballenera, lo que el gobierno cree le permitirá cumplir con sus obligaciones en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de “trabajar a través de las organizaciones internacionales apropiadas” para la conservación.

La carne de ballena se presenta en un plato en un restaurante de estilo japonés “Taruichi” el 15 de junio de 2006 en Tokio, Japón, cuando comienza la reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) el 17 de junio en Saint Kitts y Nevis (Junko Kimura / Getty Images)

La caza de ballenas es una pequeña industria en el país, que emplea a unas 300 personas y su consumo representó solo alrededor del 0,1 por ciento del total de carne de Japón en 2016, informó Reuters.

Se espera que e lunes zarpen unos cinco buques desde el puerto de Shimonoseki, de la Prefectura de Yamaguchi.

El programa de pesca de Japón incluye la caza de los rorcuales aliblancos sei, los rorcuales comunes y los rorcuales alibios aliblancos, informó Humane Society Interational.

Según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, el rorcual aliblanco y la ballena de Bryde no están en peligro. En cambio, según la BBC, la ballena sei está clasificada como en peligro de extinción, pero su número está aumentando.

Donald Rothwell, profesor de derecho internacional de la Universidad Nacional de Australia, advirtió al medio británico que “dentro de sus 12 millas de aguas costeras, Japón puede hacer lo que quiera”.

Sin embargo más allá de eso, en sus 200 millas (322km) de zona económica exclusiva y, por supuesto, en alta mar, el país está obligado por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

De la misma opinión es Atsushi Ishii, profesor asociado de la Universidad de Tohoku y experto en cuestiones de caza de ballenas, quien cree que bajo la condición de observador, Japón aunque no asuma obligaciones legales, sus operaciones comerciales de caza de ballenas serán ilegales en virtud de la convención.

“Un aspecto importante del problema de la caza de ballenas que la gente en Japón parece pasar por alto es que las ballenas que nadan en alta mar pertenecen a toda la humanidad” y no a la parte que la caza, dijo Ishii, según Japan Times.

“Si Japón quiere continuar con la caza comercial de ballenas, el país tiene que hacerlo bajo el consenso y la comprensión de la sociedad internacional en general, dado que Japón tomará algo que pertenece a todos”.

La Agencia de Pesca japonesa dijo que se planea reanudar la caza comercial de ballenas para aprovechar al máximo este recurso marítimo como cualquier otro y asegura que lo hará bajo “reglas que permitirán una caza de ballenas sostenible”, según el reporte.

Caza Científica

Bajo la prohibición de 1986, los barcos japoneses habían estado cazando en el Océano Antártico asegurando que se trataba de la recopilación de datos para la conservación y sostenibilidad. Luego la carne de las ballenas que eran capturadas eran vendidas para el consumo al público.

Desde 1987, Japón mató entre 200 y 1.200 ballenas cada año, bajo este argumento, según la BBC.

Ante las denuncias, en 2014 la Corte Internacional de Justicia dictaminó que las prácticas de Japón no podrían considerarse investigación científica en el marco del Convenio internacional para la regulación de la caza de ballenas.

Los botes inflables de los barcos de Greenpeace, el Arctic Sunrise y el Esperanza, dificultan el traslado de una ballena minke muerta del barco de captura de la flota ballenera japonesa al barco de la fábrica. (Crédito de la imagen: Greenpeace / Jeremy Sutton-Hibbert-Wikimedia Commons)

Cuando el secretario en jefe del gabinete, Yoshihide Suga, en un comunicado emitido en diciembre del año pasado, dijo que Japón abandonaba la Comisión Internacional de Caza de Ballenas (CBI) ya que la organización se centra exclusivamente en la conservación.

“Muy a nuestro pesar, se hizo evidente que la CBI no tenía la intención de alcanzar los objetivos establecidos en su Convención que exigen el crecimiento sostenible de la industria de la caza de ballenas, y que no había lugar para opiniones y posiciones diferentes dentro de la organización”. dijo Suga, según Japan Times.

Conservación de ballenas

Según la organización Humane Society International, celebridades y ONGs de todo el mundo dedicadas a la conservación y el bienestar de los animales pidieron que se lleve a cabo una “intervención internacional en la caza de ballenas” en la cumbre del G20 en Osaka.

`Esta semana, mientras que una parte del gobierno japonés está facilitando con orgullo la cooperación internacional al acoger la reunión del G20, otra se está liberando silenciosamente de la obligación de colaboración global para la protección y gestión de las ballenas del mundo”, dijo Kitty Block, presidenta de Humane Society International.

Según Block, Japón quiere mantener la pesca de ballenas pese a que “la demanda se ha desplomado” en su país. “El hecho de que Japón abandone la CBI y desafíe el derecho internacional para perseguir sus ambiciones comerciales balleneras es renegado y retrógrado y está socavando su reputación internacional”.

La prohibición internacional de la caza comercial de ballenas de la CBI, acordada en 1982, según Humane Society “ha ayudado a que las grandes poblaciones de ballenas aumenten, salvando a varias de ellas de la extinción. Aún así muchas poblaciones de ballenas permanecen bajas o en peligro”.

“Dado que las ballenas desempeñan un papel clave en nuestros ecosistemas marinos (incluyendo el almacenamiento de carbono y el suministro de nutrientes para el fitoplancton esencial para las cadenas alimenticias oceánicas), es vital que los gobiernos de todo el mundo ayuden a protegerlos para mantener nuestros mares sanos”.

Algunos elogiaron la salida de Japón de la CBO diciendo que la organización ahora se centrará en los esfuerzos de conservación.

“La CBI está migrando de convertirse en un club de balleneros a un club de conservación de ballenas”, dijo Patrick Ramage, director de conservación marina del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW). “El reconocimiento de Japón es parte de lo que los llevó a salir. Por su salida, están facilitando y acelerando esa transición”.

***

A continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

TE RECOMENDAMOS