Jennifer López se conmueve por el posteo sobre un estudiante hambriento y dona alimentos por un año

Por Robert Jay Watson
14 de Noviembre de 2019 Actualizado: 14 de Noviembre de 2019

La maestra de primer grado, Brooke Goins, de la Escuela Primaria Jacksboro Elementary School en Tennessee, sabía que muchos de los niños de su clase luchaban con la inseguridad alimentaria de una manera u otra. Lo que ella no sabía es que si no fuera por su escuela, algunos de ellos podrían no estar comiendo en absoluto.

Para un estudiante en particular, si no pudiera obtener la donación usual del consejero escolar que vino a la escuela con donaciones de la Iglesia Bautista Mount Paron, se quedaría sin comida.

Cuando se dio cuenta de lo hambriento que debía estar este estudiante, Brooke se echó a llorar. Junto con otros maestros, le compró al niño suficiente comida para unas semanas y lo publicó en Facebook. La historia de este niño hambriento se volvió viral e incluso atrajo la atención de celebridades que ayudaron a establecer una despensa de alimentos en la escuela.

A Brooke Goins le encanta su trabajo a pesar de los muchos desafíos que implica mantener a 20 niños de 6 a 7 años enfocados en el aprendizaje. Cuando se enteró de que uno de sus estudiantes estaba necesitado, estaba lista para actuar inmediatamente. Lo que la sorprendió fue la poca posibilidad que tenía el niño de recibir comida en casa. Como explicó en su posteo en Facebook, el niño le pidió “esas pequeñas o’s”, mientras hacía un pequeño círculo con su mano. “No los tenemos en mi casa, pero cuando los tengo me hacen sentir caliente y me ayudan a dormir”, dice Brooke.

Como dijo Brooke a WBIR en Knoxville, “Me rompió el corazón, porque sabía que no podría hacer su trabajo si tenía hambre”. Consiguiendo contribuciones de sus compañeros de clase, fue a Wal-Mart a comprarle al joven lo que necesitaba, incluyendo puré de manzana, cecina de res y su favorito, SpaghettiOs. Como ella misma escribió, su motivación era simplemente alimentar a un niño hambriento: “Quiero que la gente sepa que los maestros son humanos, queremos a sus hijos y queremos lo mejor para ellos”.

A pesar de que Estados Unidos es uno de los países más ricos del mundo, más de 10 millones de hogares sufren de inseguridad alimentaria, según Departamento de Agricultura de Estados Unidos, lo que significa que luchan por poner suficiente comida en la mesa para todos los miembros de la familia. Cuando los estudiantes se ven afectados por el hambre, esto disminuye drásticamente su capacidad de aprender.

Según una encuesta de la organización No Kid Hungry, cuando se trata de estudiantes hambrientos, “el 80 por ciento de los profesores ven que pierden la capacidad de concentración y el 76 por ciento ven un bajo rendimiento académico”. Esto, por supuesto, no incluye los efectos físicos del hambre, como el debilitamiento del sistema inmunológico y el retraso en el desarrollo.

Para los maestros como Brooke de la escuela primaria Jacksboro Elementary School, se aseguran de que sus hijos tengan la mejor oportunidad de aprender, significa asegurarse de que tienen lo suficiente para comer. “No sabemos a lo que regresan nuestros estudiantes”, dijo Brittani Stooksbury, compañera de Brooke y profesora de primer grado, a WBIR. “Quiero que vengan a la escuela sabiendo que nos preocupamos por ellos y los amamos”.

Después de que el posteo de Brooke se volvió viral, las donaciones comenzaron a llegar a la escuela para niños hambrientos, con más de 250 cajas donadas y más de 1000 dólares. Los profesores estaban sorprendidos y conmovidos por la respuesta. “No esperábamos todo eso y todo el mundo se ha ofrecido a donar o a ayudar de cualquier manera que puedan”, explicó Brittani. “Eso realmente va a hacer una diferencia para nuestros hijos”.

Cuando Brittani y Brooke se acercaron a su director con la idea de establecer una despensa permanente de alimentos específicamente para sus estudiantes de primaria y sus familias, la respuesta fue entusiastamente afirmativa. “Estaba absolutamente de acuerdo con todo”, dijo Brooke. Pronto, los maestros tuvieron el apoyo de dos donantes muy especiales que se sintieron conmovidos por lo que la escuela estaba haciendo para cuidar a sus niños.

La actriz y cantante Jennifer López y la ex estrella de béisbol Alex Rodríguez se enteraron de la despensa de alimentos y quisieron ayudar. Como Jennifer explicó en un posteo de Instagram, “Cuando vimos esta historia, me hizo llorar no solo a mí, sino también a Alex”. En una conversación de videoconferencia con la maestra Brooke y su clase, Jennifer contó que su madre era maestra, y esto la inspiró a involucrarse.

Como copropietarios de la compañía Tiller & Hatch, que hace comidas congeladas nutritivas y asequibles que están diseñadas para ser calentadas en ollas a presión, donaron el valor de un año de suministros a la Escuela Primaria Jacksboro Elementary School. Tanto Alex como Jennifer vinieron de familias de la clase trabajadora que lucharon financieramente. Como explicaron en su página de Facebook, “Creemos que cada familia, sin importar su presupuesto, debería ser capaz de compartir comidas sanas, saludables y fáciles de preparar (¡y sabrosas!)”.

Jennifer escribió: “Estamos contentos de hacer negocios con socios que también creen que ningún niño debe dormir hambriento”. Consideró que era una de las mejores cosas que su naciente negocio había sido capaz de hacer hasta ahora y su “momento favorito del mes”.

Lo que comenzó con un niño hambriento y una maestra cariñosa ha alcanzado una escala impresionante y subraya la importancia de luchar contra el hambre de los niños para asegurar que la próxima generación tenga la oportunidad de aprender.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

¡Este hombre se queda sin palabras ante la abrumadora sorpresa de un desconocido!

TE RECOMENDAMOS