Joven abusada 9 años por las FARC rompe su silencio y denuncia reclutamiento, abuso y aborto forzado

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
30 de Agosto de 2019 Actualizado: 30 de Agosto de 2019

Yuddy Tobar, vocera de la corporación Rosa Blanca de Colombia, organización compuesta por víctimas de violación por parte de miembros de las guerrillas FARC, reveló su historia de cómo fue abusada por el excomandante “Jerónimo” durante más de nueve años.

“Yo fui abusada por Jerónimo, el comandante del frente, y él abusaba de mí dos, tres veces al día, sin importarle la hora ni cómo estuviera yo”, Yuddy en el programa Testigo Directo del 29 de agosto.

Ella relata que era la niña consentida de su casa hasta que un día la buscaron y la obligaron a abandonarla. Desde entonces se convirtió en “la marioneta, la esclava sexual de un comandante”.

Recordarlo, “es muy duro”, sostiene, ya que la guerra que compartió con las FARC “le quitó todos su sueños”.

“Cuando terminaba el acto sexual siempre me fotografiaba, me golpeaba duro”, añade, comentando que en ocasiones quedaba hasta “cinco días que yo no podía pararme”.

“Fue abuso tan extremo y yo era una niña. Fue un hombre que me perjudicó terriblemente”.

Las niñas abusadas como Yuddy formaron la corporación Rosa Blanca para exponer su dolor y buscar que la justicia condene a los culpables.

Su tragedia personal comenzó el 30 de mayo de 2005, cuando los guerrilleros llegaron en su búsqueda al municipio de Herra, al sur de Colima, para decirle que tenía que irse y que era la novia de uno de los soldados.

“Era irme o matarme”, afirmó.

En el programa Testigo Directo, Yuddy narra que pasó sus mejores años con un hombre de 50 a 60 años sin quererlo. “Es algo horrible. No se lo deseamos a nadie”.

“No podíamos decir nada porque era una traición y eso daba para fusilamiento”, afirma la vocera, cuyo testimonio se une al de 1200 víctimas que rompieron el silencio como ella.

Recordando su vida con Jerónimo y el campamento de las FARC, cuenta que cada niña que llegaba a la guerrilla debía ser violada por él. “Era como la bienvenida a la guerrilla”.

Luego comenzaban los abusos de los bandos medios e incluso de los soldados menores cuando pedían permiso y les consentían las violaciones.

“Era un nido de sífilis y gonorrea”, señaló Yuddy, diciendo que los miembros de las FARC pasaban por frecuentes tratamientos médicos por las enfermedades de transmisión sexual.

Guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Marxistas de Colombia (FARC) el 07 de febrero de 2001 en San Vicente. (LUIS ACOSTA / AFP / Getty Images)

Arquímedes Muñoz Villamil, alias ‘Jerónimo Galeano’, era el “máximo cabecilla del denominado Comando Conjunto Central de las FARC”, considerado principal apoyo a la seguridad del comandante guerrillero ‘Alfonso Cano’. Fue abatido el 22 de marzo de 2011, en la Operación Marzo, de acuerdo a un informe del Ministerio de Defensa.

Durante una audiencia pública en el Congreso, la corporación Rosa Blanca entregó una lista de 25 comandantes de las FARC responsables de delitos sexuales, reclutamiento y abortos ilegales.

No solo niñas, también hay niños y adolescentes abusados. Ella explica que el abuso sexual en las guerrillas de las FARC siempre fue un tema “muy esquivo” y más aún en los casos de hombres violados. “En la corporación tenemos varios casos”.

La entonces presidenta de la corporación, Lorena Murcia, mencionó al máximo líder del nuevo partido FARC, Rodrigo Londoño Timochenko, con acusaciones de reclutamiento forzado, aborto y violación, según el reporte de La Fm.

También identificó entre los abusadores a los miembros de las FARC que llegaron al Senado de Colombia como parte del acuerdo del expresidente Juan Manuel Santos con la guerrilla, nombrando a Pablo Catatumbo, Victoria Sandino, Carlos Antonio Lozada, y a dirigentes como Pastor Alape, Alias Romaña, El Paisa, entre otros, así como el abatido comandante Raúl Reyes.

El guerrillero de la FARC Rodrigo Londono Echeverri, conocido como “Timochenko”(de) y el expresidente colombiano Juan Manuel Santos hablan en el municipio de Mesetas, Colombia, el 27 de junio de 2017. (RAUL ARBOLEDA/AFP/Getty Images)

Rodrigo Londoño respondió en esa fecha que “eso no era un delito, era algo completamente normal. Estábamos en el marco de nuestras normas y así actuábamos”.

Yuddy lamenta que durante el proceso de Santos y las FARC, al que la mayoría del pueblo, por votación se manifestó contrario, se preparó una “justicia solo para ellos”, en referencia a los guerrilleros.

“Hay una impunidad total, un silencio terrible, nos dejaron al lado, el centro del proceso de paz eran la víctimas y nosotros que somos las víctimas nos han callado, nos quieren silenciar y nos ofrecen plata para que callemos”.

La joven advierte que después de conseguir la libertad, las amenazas por su vida persisten.

“Mataron a una muchacha creyendo que era yo”, declaró, y también ha recibido sobres con sapos muertos. Ella denunció que están atacando no solo a las mujeres sino también la vida de los hijos de las denunciantes.

***

A continuación

¿Que hay detrás del empuje para eliminar fronteras?

[/epoch_video]

TE RECOMENDAMOS