Joven de 17 años con cáncer terminal se casa con su mejor amigo: “Una luz brillante en mi vida”

Por Louise Chambers
21 de Noviembre de 2022 4:34 PM Actualizado: 21 de Noviembre de 2022 4:34 PM

Una estudiante de secundaria de 17 años de Nevada con cáncer cerebral terminal se casó con su mejor amigo y, con el apoyo de las familias de ambos, está compartiendo con franqueza su viaje por el cáncer con un público cada vez mayor en redes sociales.

Originaria de Bernal, Utah, Samantha Clark vive ahora en Elko, Nevada, con su marido, Brayden Gottfried, de 18 años.

A Clark le diagnosticaron un ependimoma, una forma de cáncer cerebral, a los dos años de edad. Tras el tratamiento, entró en remisión, pero el cáncer reapareció. En la actualidad, Clark tiene un ependimoma terminal que se ha extendido a la mandíbula, el cuello, las axilas y las rodillas, por lo que está en silla de ruedas.

Samantha Clark y su marido, Brayden Gottfried (Cortesía de Samantha Clark)

“Una luz brillante en mi vida”

El 6 de agosto de 2022, Clark se casó con su mejor amigo, Gottfried, en un rancho al que asistieron 500 amigos y familiares.

“Brayden siempre ha sido una luz muy brillante en mi vida”, dijo Clark a The Epoch Times. “Antes de que empezáramos a salir, le conté todo lo que había pasado y que siempre existía la posibilidad de volver. A los dos meses de nuestra relación fue cuando recaí”.

Samantha y Brayden en su boda. (Cortesía de Samantha Clark)

Sin embargo, a pesar de las circunstancias, Gottfried se quedó.

“Ni siquiera nos habíamos dicho ‘te quiero’, ni nos habíamos besado todavía, cuando le dije que mi cáncer había vuelto”, dijo Clark. “No le culparía si se marchara o no se sintiera cómodo y quisiera limitarse a ser un amigo y no continuar nuestra relación más allá porque iba a ser mucho… [pero] dijo: ‘No, estoy aquí, quiero estar aquí'”.

Gottfried dijo: “Intenté centrarme en lo positivo, porque ha habido mucho negativo en su vida”.

Durante la pandemia, mientras Clark estaba con su madre —su cuidadora— en Salt Lake City y acudía regularmente a la radioterapia, a la cirugía y a otros tratamientos, Gottfried chateaba por video con ella todas las noches.

La joven pareja había hablado de matrimonio desde el principio de su relación. Cuando Clark recibió su diagnóstico terminal, ya llevaban dos años saliendo juntos.

Clark dijo: “Ninguno de los dos podía soportar la idea de no poder hacer lo que siempre habíamos querido hacer. Queríamos casarnos, y queríamos experimentar lo que era vivir el uno con el otro, y todas esas cosas, aunque no pudiéramos envejecer juntos”.

La pareja buscó la bendición de sus familias, Gottfried le propuso matrimonio y, finalmente, se casaron.

Brayden pidiéndole matrimonio a Samantha. (Cortesía de Samantha Clark)
(Cortesía de Samantha Clark)

“El matrimonio es… aprender aún más la personalidad del otro, nuestras peculiaridades”, explicó Gottfried. “Significa que podemos pasar todo el tiempo que podamos juntos. Tengo que ayudarla a ella y a su familia; estoy aprendiendo a cuidarla, a ser una buena persona para ella y a ayudarla en todo lo que pueda”.

La pareja pasó su luna de miel en Maui, uno de los lugares favoritos de Clark, y la madre y el novio de Clark se alojaron en un hotel cercano para ayudar a cuidarla.

Hacer que cada momento cuente

De niña, Clark pasó años entrando y saliendo del hospital para recibir quimioterapia, más de 200 rondas de radioterapia, cirugías invasivas y otros programas de tratamiento. A lo largo de todo ello, contó con el apoyo incondicional de su madre y sus abuelos, pero por desgracia, su padre era “muy abusivo emocional y físicamente”. Durante este tiempo, Gottfried se convirtió en una roca tanto para ella como para su familia. Se aseguró de que Clark lidiara con todas sus emociones y de que le fuera bien.

(Cortesía de Samantha Clark)

Clark dijo: “Hice ocho años de fisioterapia intensiva. Me perdí mucho de la escuela. Me perdí gran parte de mi infancia… el mayor descanso que tuve entre mis tratamientos fue de tres años y medio”.

Sin embargo, incluso cuando no estaba haciendo tratamientos, cada tres o seis meses Clark tenía que hacerse resonancias magnéticas, escáneres PET, TPS y análisis de sangre para asegurarse de que el cáncer no volvía a aparecer.

A pesar de todo eso, Clark se las arregló para hacer rodeo en el instituto, estuvo en una carrera de barriles, ha sido reina del rodeo, jugó al softball durante años y ha hecho gimnasia, acrobacias y ha sido animadora.

“Siempre que tuve la oportunidad de ser una niña y no tener que preocuparme por el cáncer, la aproveché al máximo e hice que cada momento contara”, dijo.

Sin embargo, ahora Clark no puede ser tan activa. Sus síntomas actuales incluyen neuropatía grave, fatiga, náuseas, hinchazón de la cara y falta de aliento. Solo le funciona un pulmón, duerme unas 18 horas al día y toma medicamentos para la retención de líquidos y el dolor.

Además, Clark dijo que también le cuesta recordar cosas.

“A veces me despierto y no sé dónde estoy, o mi madre o Brayden me dirán algo, y unos minutos más tarde haré la misma pregunta, porque lo he olvidado”, dijo. “Eso se debe a los tumores… que ejercen presión sobre mi cerebro”.

(Cortesía de Samantha Clark)

Una voz y una luz

Clark siempre ha querido crear un impacto en el mundo, ya sea en persona o en las redes sociales.

El primero de sus videos que se hizo viral fue un montaje de “un día en la vida”, en el que mostraba lo que ella enfrenta en su día a día.

Todo el mundo tiene preguntas, dijo Clark, ya sea sobre sus síntomas, sus cicatrices o su pronóstico. Ella ha optado por responder a estas preguntas compartiendo su viaje por el cáncer en videos crudos y reales.

La adolescente ve el potencial de su plataforma para cambiar las condiciones de otros pacientes de cáncer. Dice: “Todo el mundo parece muy solidario, quiere saber más y aprender más… es un tema muy delicado, la gente no se siente cómoda haciendo la mayoría de las preguntas… si vamos a ser capaces de obtener la atención y la financiación que merecemos… es necesario hablar de ello”.

A pesar de la gravedad de los síntomas de Clark, ella sigue pensando con cariño en su lista de deseos. El pasado mes de enero, tras saber que su cáncer era terminal, fue a hacer snowboard por primera vez con su madre y sus hermanos. En mayo de 2022, la familia fue a la Isla Grande de Hawai para pasar unas vacaciones en la playa con Gottfried.

(Cortesía de Samantha Clark)

Clark sueña con llevar una autocaravana a Oregón, pero es sincera sobre el hecho de que su lista de deseos “ya no funciona realmente”, porque su salud ha ido disminuyendo de forma considerable.

Sigue matriculada en el instituto Spring Creek de Elko y afirma: “Si sigo viva, me graduaré con el resto de mi clase”. Mientras tanto, Gottfried se graduó en el instituto de Elko en primavera y tiene previsto estudiar biología en la universidad en 2023. Quiere dedicarse a la profesión médica.

“El significado del amor verdadero”

Aunque Clark tiene raíces en Utah, ha vivido en Nevada desde el séptimo grado y planea quedarse aquí.

“Todo lo que se siente como un hogar para mí está aquí”, dijo a The Epoch Times. “Hay enfermeras y médicos que vienen a verme siempre que lo necesito… todo lo que podemos hacer ahora es realmente mantenerme cómoda, y asegurarnos de que tengo el menor dolor posible, y de que me siento lo mejor posible”.

Clark también sabe que tiene a su marido a su lado hasta el final. “Realmente me ha mostrado lo que significa el verdadero amor, y cuánto amor puede tener una persona por otra”, dijo.

Vea el video:


(Cortesía de Samantha Clark)

Gottfried dijo: “Intento señalar el hecho de que estamos aquí, que estamos juntos. Intento mostrarle que cuenta con mi amor, y con su familia que la quiere, y que siempre tendrá a alguien a su lado, sin importar la hora o el día”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.