Joven luce en su baile de graduación el vestido de boda de su madre, un ‘vintage’ de 1998 que asombra a todos

Por Louise Bevan
22 de Junio de 2020
Actualizado: 22 de Junio de 2020

Una adolescente inspirada renunció a un nuevo y costoso vestido de graduación en favor de una pieza especial del armario de su madre.

La joven de 18 años tomó prestado el vestido de novia de su madre, el que ella usó en su gran día en 1998 y la sorprendió al igual que a su padre con una revelación en la noche del baile.

Grace Jeyes, de Melton Mowbray, llevando el vestido de novia de su madre a su baile de graduación. (Caters News)

Grace Jeyes, de Melton Mowbray en Leicester, Inglaterra, se enamoró del vestido color crema de su madre mientras buscaba inspiración. Grace conocía el vestido por las fotos del día de la boda de sus padres y por suerte, le quedaba como un guante.

“No le vi el sentido a comprar un nuevo vestido que solo me pondré una vez”, dijo Grace a Caters News. “Encontré el impresionante vestido de novia [de Dawn] y me enamoré de él”, continuó añadiendo, “me quedaba perfecto y sabía que era el indicado”.

El vestido, que tiene mangas erizadas, un corpiño ajustado con botones de perlas en la parte delantera, un escote precioso y un dobladillo dentado, era una elección perfecta para la noche de su baile de graduación.

Sin embargo, Dawn, la madre de Grace, no tenía ni idea de que su hija había elegido reutilizar su hermoso vestido de novia hasta un día de julio de 2019, que resultó ser la víspera del baile de Grace. “Cuando me vio con él, se puso muy contenta”, recordó Grace.

Deseando darle una nueva vida al impresionante vestido de novia de color crema, Grace lo equipó con un bolso rojo, zapatos rojos y lápiz labial rojo brillante. Dawn estaba sorprendida y encantada de que su hija hubiera elegido llevar tal pieza ‘vintage’.

Grace Jeyes, de Melton Mowbray, llevando el vestido de novia de su madre a su baile de graduación. (Caters News)

“Grace me dijo que ya tenía un vestido de graduación y no quería comprar otro”, explicó Dawn. “Asumí que iba a ser uno de sus muchos vestidos en su armario, así que cuando bajó con mi vestido de novia, me quedé muy sorprendida”.

Dawn describió sentirse “extremadamente halagada” al ver a Grace en su vestido de novia y dijo que reafirmaba su convicción de que ella debió lucir elegante en su boda hace más de dos décadas.

Dawn, de Melton Mowbray, en el día de su boda en 1998. (Caters News)

“Siempre le ha gustado mi vestido de novia, pero no pensé que lo usaría nunca”, reflexionó Dawn, diciendo que su hija se veía “única” ese día.

El padre de Grace, David, también se alegró de ver el hermoso vestido usado para otra ocasión trascendental. “Tenía una gran sonrisa en su rostro y estaba sorprendido por lo bien que se veía”, dijo Dawn.

David bromeó con su mujer, comentando lo “delgada” que estaba. La madre, fingiendo indignación, recordó a su marido que había dado a luz a tres bebés desde su boda.

David y Dawn en su boda en 1998. (Caters News)

Los padres de Grace no fueron los únicos en felicitar a la graduada de la escuela por su elección de vestido para el baile de graduación. “Mis amigos y profesores me felicitaban por mi vestido ya que era diferente al resto”, dijo Grace, “pero nadie creía que fuera un vestido de novia”.

Un estudio de Visa en 2015 descubrió que las familias estadounidenses gastan un promedio de 919 dólares en el baile de graduación cada año. David recompensó a su ahorrativa hija por no gastar en un vestido nuevo para el baile de graduación otorgándole dinero para sus clases de manejo.

Grace con su padre, David. (Caters News)

Para Grace, el gesto fue más allá de ser un simple ahorro; también se trataba de rendir homenaje a un hermoso vestido y a un recuerdo muy especial. “El vestido significa mucho para mis padres, lo que lo hizo aún más especial para mí”, dijo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS