Juez ordena cortar las cuerdas vocales a 2 perros porque sus ladridos molestaban a los vecinos

Por La Gran Época
02 de Julio de 2019 Actualizado: 08 de Julio de 2019

A veces la falta de conciliación entre vecinos puede tomar formas extremas y dolorosas. Una corte de Oregon ordenó a una pareja a cortar las cuerdas vocales a sus perros después que unos vecinos presentaron una demanda por los incesantes ladridos de las mascotas.

Una lucha entre vecinos que ha durado 15 años dio como resultado esta cruel sentencia. Todo comenzó en 2002 cuando Karen Szewc y John Updegraff comenzaron a criar perros grandes para proteger a sus ovejas de los depredadores en su casa de Rouge River, según informó Washington Post.

Karen y John optaron por valerse de los perros mastines en lugar de utilizar armas para proteger a sus ovejas. Sin embargo el ladrido de los perros ha incomodado a algunos vecinos de Rouge River, Oregon, a unos 150 kilómetros al sur de Eugenia.

Debra y Dale Kerin, presentaron una demanda ante un tribunal asegurando que los perros ladraban incontrolablemente durante largos períodos de tiempo mientras sus dueños ​​estaban lejos de la residencia.

En 2004 y 2005, el condado de Jackson citó a Szewc por violar una disposición del código del condado sobre molestias públicas “permitiendo que dos de sus perros ladraran con frecuencia y de manera extensa”, explica Washington Post.

Szwec argumentó que el reglamento para las granjas es diferentes y, puesto que en su terreno además de perros tenía ovejas, cabras y pollos, esto no representaba una violación a la ley.

Este razonamiento no fue suficiente para la Corte de Circuito del Condado de Jackson  que rechazó el argumento, alegando que la propiedad no era una granja. La corte ordenó a Swec pagar 400 dólares y trasladar a los mastines a otra área, pero esta orden no se cumplió.

En 2012, una nueva demanda reclamaba que las medidas adoptadas eran insuficientes y que el número de mastines era de al menos 6. Finalmente, se presentó una demanda colectiva contra los perros de pastoreo.

En abril de 2015, un jurado ordenó a Szewc y Updegraff pagar 238.000 dólares en daños a los Kerin. Al mismo tiempo el juez Timothy Gerking estableció que se debía trasladar a los perros, ya que sus dueños no habían tomado alguna medida contra los ladridos como collares de choque.

Debra y Dale aseguran que frecuentemente los perros ladran a las 5 de la mañana y esto les ha traído problemas porque sus familiares no quieren visitarlos a causa del ruido, además de que es molesto para sus hijos.

Por otro lado, Szewc, en reiteradas ocasiones, ha explicado que no tienen los perros para acosar a sus vecinos, sino para proteger  a sus ovejas. “La siguiente línea de defensa es una pistola. No necesito usar una pistola, si puedo proteger a mis ovejas con perros “, explicó. Pero este argumento parece no ser suficiente para la justicia.

Finalmente, tres jueces del Tribunal de Apelaciones de Oregón: Joel DeVore, Chris Garrett y Bronson James tomaron la decisión de quitar a los perros las cuerdas vocales, tras confirmar que los dueños no estaban administrando una granja, por lo que Karen y John deberán pagar por la cirugía

El desbarbado es una cirugía en la que partes de los pliegues vocales o cuerdas se cortan para reducir el volumen o, más severamente, para eliminar por completo la habilidad del perro para ladrar, según la American Veterinary Medical Foundation.

El caso ha dividido a la opinión pública y desde luego, no faltan las reacciones de los defensores de los animales ante tan drástica decisión por parte de la justicia. Después de todo serán los perros quienes sufran las consecuencias sin ser conscientes de los conflictos entre vecinos y lo que su respuesta instintiva natural está causando.

Niño con las cuerdas vocales paralizadas habla por primera vez

TE RECOMENDAMOS