Junta escolar de Carolina del Norte debe investigar libro sexual explícito de biblioteca escolar: Padre

Por Matt McGregor
15 de Octubre de 2021
Actualizado: 15 de Octubre de 2021

Un padre de Carolina del Norte se basó en la ley estatal cuando le señaló a la Junta Escolar del Condado de Wake un posible material sexual explícito y criminal que se encuentra en una de sus bibliotecas.

Chad Slotta dijo en una reunión de la junta escolar de su condado, el 5 de octubre, que uno de sus hijos encontró el libro “Lawn Boy” de Jonathan Evison en la biblioteca de la escuela.

El libro, dijo Slotta, describe el sexo ilícito entre menores, un niño de 10 años que participa en un acto sexual durante un grupo de jóvenes de la iglesia detrás de una rectoría de la iglesia, lenguaje sexualmente explícito y alusiones a la zoofilia.

“Ahora me siento afligido y avergonzado de, incluso, tener que discutir este tema en un foro público, pero en defensa de la inocencia y la decencia no solo de mi hijo sino de sus compañeros de clase, no puedo permanecer en silencio”, dijo Slotta a la junta durante su comentario al público en la reunión.

Es inaceptable que un adulto al que se le confía la educación de los niños, “a sabiendas o por ignorancia”, permita la difusión de material objetivamente obsceno a los niños, dijo Slotta.

Posteriormente, Slotta leyó el Estatuto General de Carolina del Norte 14-190.1, que establece que es un delito de primera clase que una “persona, empresa o corporación difunda intencionadamente material obsceno” que represente o describa de forma “claramente ofensiva” una conducta sexual que pueda dirigirse a los niños como público potencial.

“En el mejor de los casos, es un proceso ineficiente; en el peor de los casos, es un proceso corrupto”

Slotta le pidió a la junta que iniciara una revisión “completa y transparente” de los libros actualmente disponibles y del proceso por el cual fueron elegidos.

“El proceso por el que se añaden libros y material a nuestras bibliotecas escolares es, en el mejor de los casos, ineficiente y, en el peor, es corrupto”, dijo Slotta. “Es ineficiente si una persona elegida o no elegida o un comité no ha examinado adecuadamente este libro u otros textos similares para que no lleguen a la escuela. El proceso es corrupto si un funcionario o comité, elegido o no, examinó el libro y otros textos similares y pensó: ‘Eh, esto añadiría valor a nuestros niños’, y luego los introdujo intencionadamente en nuestras escuelas”.

Más tarde, Slotta le dijo a The Epoch Times que mientras crecía la controversia sobre el material sexualizado en los sistemas escolares K-12 en todo el país, identificó otros títulos en la biblioteca escolar online de su hijo.

“No quería transferir una narrativa nacional sobre nuestra situación local a menos que esas cosas realmente estuvieran sucediendo aquí”, dijo Slotta. “Desafortunadamente, descubrimos que de hecho los libros que vimos reportados y otros, que en nuestra opinión son más obscenos y más gráficos, estaban en la biblioteca donde nuestro hijo asiste a la escuela”.

Otros libros que nombró fueron “Out of Darkness”, de Ashley Hope Perez, en el que dijo que hay múltiples descripciones sexuales, una de las cuales es un grupo de chicos que fantasean con el sexo en grupo; y “All Boys Aren’t Blue”, de George M. Johnson, en el que dijo que hay detalles vívidos sobre los actos sexuales.

Slotta no nombró la escuela específica a la que asiste su hijo porque, dijo, su objetivo no es hacer que despidan a nadie, sino lograr un cambio al iniciar la revisión que cuestionaría la legalidad del material en el contexto de un entorno escolar K-12.

En respuesta a las inquietudes de Slotta, un miembro de la junta del condado de Wake le envió a Slotta una política por escrito mediante la cual los padres pueden solicitar una revisión y eliminación de cierto material.

“Lo que el miembro de la junta no me respondió fue el proceso mediante el cual estos textos se agregan al centro de medios”, dijo. “Sospecho que será más difícil para ellos responder a esto dada la naturaleza de esos materiales, pero ese será un énfasis importante de nuestra investigación en el futuro”.

Discernimiento apropiado

Dentro del entorno escolar, Slotta dijo que se debe discernir la “sexualidad” y la “biología”.

“Enviamos a nuestros hijos a la escuela para que les enseñen ciencias y matemáticas, y una parte de esa disciplina de la ciencia incluye la anatomía y la biología, pero cuando se trata de la sexualidad humana, que para mí es una disciplina muy diferente, creo que eso les corresponde a los padres, no a las escuelas con sus maestros”, dijo Slotta.

Cuando se le pidió un comentario, el director de comunicación del Sistema de Escuelas Públicas del Condado de Wake (WCPS) envió a The Epoch Times la política de WCPS sobre el derecho de los padres a inspeccionar los materiales y presentar una objeción.

“Si el comité determina que algún material viola los derechos constitucionales u otros derechos legales del padre o del estudiante, el director o el comité eliminará el material educativo”, dice la política.

Grupo de trabajo F.A.C.T.S.

A principios de este año, el vicegobernador Mark Robinson, un republicano, había promulgado el F.A.C.T.S. (Equidad y responsabilidad en el aula para maestros y estudiantes) que buscaba proporcionar un portal online a través del cual los maestros y los estudiantes pueden exponer ejemplos de la teoría crítica de la raza (TCR) en los sistemas escolares de Carolina del Norte.

La TCR se basa en la filosofía marxista sobre la lucha de clases entre opresores y oprimidos etiquetando a los blancos como opresores y a todas las demás razas como oprimidas.

En el informe, surgieron temas como la humillación racial, la sexualización de los niños, las alusiones a la castración quirúrgica en la literatura infantil y las acusaciones de xenofobia contra figuras políticas.

Los demócratas, incluido el gobernador Roy Cooper, han dicho que las acusaciones de que la TCR se enseña en las escuelas es una “política cargada de conspiración”.

Cooper luego vetó un proyecto de ley que habría prohibido las enseñanzas que promueven conceptos que son contrarios a la “igualdad y los derechos de todas las personas”.

Esta semana, Robinson enfrentó críticas por los comentarios que hizo en una iglesia mientras era grabado.

El video fue publicado en Twitter por un grupo llamado Right Wing Watch.

Al referirse a la homosexualidad y la transexualidad, Robinson dijo que estos temas “no tienen lugar en las escuelas”.

“No hay ninguna razón para que nadie, en ningún lugar de Estados Unidos, le hable a un niño de transexualidad, de homosexualidad, nada de esa inmundicia, y sí, lo llamé inmundicia”, dijo Robinson.

Los políticos de la Casa Blanca y Carolina del Norte, incluidos el gobernador Cooper y el fiscal general Josh Stein, condenaron a Robinson, y varios grupos LGBT pidieron su renuncia, a lo que Robinson dijo más tarde que no se “echaría para atrás”.

En una conferencia de prensa del 12 de octubre, Robinson dijo que por “inmundicia” se refería al material, no a la comunidad LGBT.

“La narrativa que se ha impulsado de que tengo algo en contra de la comunidad LGBT es absolutamente falsa”, dijo Robinson.

Estados Unidos no es una teocracia, añadió.

“No tengo derecho a decirle a nadie cómo vive su vida personal”, dijo Robinson.

Aunque pueda estar en desacuerdo con el estilo de vida de alguien a un “nivel personal y espiritual”, dijo que su trabajo es proteger los derechos de la gente.

Robinson luego dijo que la pregunta sobre el material que se encuentra en las escuelas es un problema legal.

“Puedes mirar esto y ver claramente que es muy posible, probablemente es que se está presentando pornografía infantil a nuestros hijos”, dijo, haciendo referencia a las imágenes que había mostrado a su lado del libro “Gender Queer: A Memoir”, de Maia Kobabe., que mostraba actos sexuales explícitos.

Tanto “Gender Queer” como “Lawn Boy” fueron retirados del sistema de escuelas públicas de Fairfax, en Virginia, después de que un padre se pronunciara en contra de los libros en una reunión de la junta escolar.

Cuando se le preguntó en qué sistema escolar se encontraba el libro, el director de comunicación de Robinson dijo que “llegó a nuestra oficina desde la escuela secundaria Cedar Ridge, en Hillsborough, Carolina del Norte. Sin embargo, sabemos que está en al menos seis condados: Buncombe, Durham, Gaston, Mecklenburg, Orange y Wake”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS