La agenda de Bolsonaro es lo que el doctor ordenó para Brasil

Dejar que la economía respire, que compita en el escenario mundial
Por Ferguson Hodgson
28 de Febrero de 2019 Actualizado: 28 de Febrero de 2019

Brasil no tiene por qué ser el país del mañana, sino que hoy mismo podría liderar. Las arraigadas maldiciones del mercantilismo, la corrupción y la centralización no están grabadas en piedra. Romperlas y liberar la economía debe ser la prioridad número uno para el presidente Jair Bolsonaro.

Tiene el plan correcto y el personal adecuado para la nación más grande y poblada de América Latina. Como explicó en su discurso de enero en el Foro Económico Mundial, quiere reducir la carga tributaria y racionalizar las normas, al tiempo que garantiza la estabilidad económica y el estado de derecho, para hacer la vida más fácil a los productores, empresarios e inversores. Identificó los impedimentos comerciales como maduros para el cambio, con el objetivo de convertir a Brasil en una de las 50 naciones más amigables para los negocios.

La batalla consistirá en aplicaciones precisas y en forjar alianzas en el Congreso Nacional para aprobar reformas de gran alcance que deberían haberse aprobado hace mucho tiempo.

Mandato a privatizar

El 1 de enero, Bolsonaro, capitán retirado del ejército y congresista experimentado, asumió el cargo con un claro mandato de los votantes: combatir el crimen, la corrupción y el estancamiento económico. El país salió oficialmente de la peor recesión registrada a finales de 2017. Sin embargo, el crecimiento sigue siendo débil, y hasta 2020 parece que se mantendrá por debajo de la media de los mercados emergentes. El desempleo es del 11,6 por ciento, y los homicidios anuales son de 25 por cada 100.000 habitantes, uno de los más altos del mundo.

Bolsonaro ha prometido hacer lo que los Chicago Boys hicieron por Chile: liberalizar y reducir el estado brasileño, que es un monumento a la ineficiencia y al derroche. Paulo Guedes -un economista de la Universidad de Chicago- que enseñó en la Universidad de Chile en 1980- encabeza los esfuerzos. A través del nuevo Ministerio de Economía, tiene la intención de reducir la enorme deuda pública del país, que cuesta el equivalente a un Plan Marshall cada año para su servicio.

Las medidas probadas y verídicas sobre la mesa -como las que se utilizan con gran éxito en Chile- incluyen la reducción y simplificación tributaria, la reducción de aranceles y nuevos acuerdos comerciales. Brasil cuenta con 138 empresas estatales solo a nivel federal, muchas de ellas con más pasivos que activos.

Guedes quiere prescindir de al menos 100 y ganar hasta 214.000 millones de dólares. El presidente ya ha firmado un decreto que promueve una serie de acuerdos de concesión para entregar 23 aeropuertos y puertos marítimos al sector privado durante 30 años por un monto de 935 millones de dólares.

Obteniendo los detalles correctos

Para tener éxito en estos esfuerzos, Bolsonaro y su equipo deben seguir el consejo de Álvaro Vargas Llosa, el autor peruano de “Rumbo a la Libertad“, y combinar la privatización con mercados competitivos. Si se venden con tratos amorosos, los monopolios públicos se convertirán en monopolios privados igualmente ineficientes, como ocurrió en toda América Latina en la década de 1990.

En cuanto al crimen, Bolsonaro se ha comprometido a flexibilizar las leyes de armas y ya ha levantado algunas restricciones. Planea dar a las fuerzas de seguridad libertad de acción para usar la fuerza letal y reducir la edad a la que los menores, a menudo reclutados por las pandillas, pueden ser procesados. Sin embargo, este último cambio puede ser contraproducente, ya que las cárceles de Brasil están notoriamente superpobladas y son violentas. La población carcelaria se ha triplicado desde el año 2000, y más de un tercio de los reclusos esperan juicio.

Un ingrediente clave de la violencia son las guerras territoriales entre los cárteles de la droga. Hasta ahora, Bolsonaro no ha estado dispuesto a considerar siquiera la tímida liberalización, que ya está en marcha en el Congreso. Muchas naciones están ofreciendo ejemplos imperfectos pero útiles a considerar, como Canadá y Uruguay, y estos podrían disminuir la violencia.

Para combatir la corrupción, el presidente Bolsonaro ha nombrado a un juez de impecables credenciales para dirigir el Ministerio de Justicia, Sergio Moro. Anunciado como un héroe por muchos brasileños, puso tras las rejas a varios de los políticos y empresarios más poderosos del país por tráfico de influencias y lavado de dinero en el escándalo masivo de Car Wash. Entre ellos se encuentra Lula da Silva, el expresidente de tendencia socialista (2003-2011) que intentó presentarse a la reelección contra Bolsonaro.

Incluso si esto tuviera la apariencia de ser político, ya que Moro procesó al rival de la campaña de Bolsonaro, Moro tiene los recursos y se le debería permitir continuar con su trabajo. Redactó proyectos de ley de reforma que endurecieron las penas por corrupción y limitaron los procesos de apelación, entre otros cambios positivos.

Estado profundo y fastidioso

A diferencia del Chile de Pinochet, las reformas de Bolsonaro tienen una batalla cuesta arriba contra los sindicatos arraigados, los partidos de la oposición y los medios de comunicación. Durante las elecciones del año pasado, su partido solo obtuvo 52 escaños (de 513) en la cámara baja y solo cuatro en el Senado (de 81). Esto significa que tendrá que comprometerse y diluir sus propuestas para que se aprueben.

Al enviar los proyectos de ley de reforma contra el crimen y la corrupción al Congreso el 19 de febrero, ya se vio obligado a debilitar su estrategia para criminalizar los fondos ilícitos, un argumento importante. La práctica está muy extendida en Brasil, y por lo menos 17 legisladores están acusados de ello. En 2016, un proyecto de ley similar no fue aprobado.

Las privatizaciones también necesitan la aprobación del Congreso caso por caso. Un ejemplo, la venta aplazada de la empresa energética Eletrobras hasta 2020, muestra que la renuencia de la clase política a dejar de lado los activos estatales es grande.

Sin embargo, hay consenso en que Brasil necesita poner sus libros en orden, que es donde Bolsonaro debe concentrarse para lograr grandes victorias en la economía. En 2016, por ejemplo, el Congreso aprobó una enmienda constitucional que esencialmente congeló el gasto del gobierno durante los próximos 20 años, ajustado por la inflación.

Este tortuoso laberinto de compromisos para ver su mandato fructificar significa que inevitablemente debe priorizar, y tal vez contener su retórica, para que no ahuyente a posibles aliados. Mientras que los brasileños pusieron a Bolsonaro en la presidencia para rechazar al Partido Trabajador, no debe confundir esto con una carta blanca para una cruzada sobre temas sociales que podría socavar la promesa económica.

Fergus Hodgson es fundador y editor ejecutivo de la publicación de inteligencia latinoamericana Antigua Report. También es editor itinerante de Gold Newsletter y un investigador asociado del Frontier Centre for Public Policy.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación:

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS