La “asistencia sanitaria gratuita” para los inmigrantes ilegales de California es insostenible, según las autoridades

Un asambleísta estatal quiere revocar la financiación por los contribuyentes de la atención sanitaria a los inmigrantes ilegales; Newsom dice que la atención sanitaria es un "derecho fundamental".

Por Brad Jones
04 de Enero de 2024 10:08 PM Actualizado: 04 de Enero de 2024 10:08 PM

Más funcionarios estatales y locales de California se han unido al supervisor del condado de San Diego, Jim Desmond, en su llamamiento a poner fin a la asistencia sanitaria para inmigrantes ilegales financiada por los contribuyentes, con peticiones urgentes al gobierno estatal y federal para que “arreglen el caos” en la frontera sur.

En una declaración del 1 de enero, Desmond dijo que la decisión del estado de proporcionar dicha asistencia sanitaria es ” inconcebible”, teniendo en cuenta su déficit presupuestario de 68.000 millones de dólares y una miríada de otros problemas como “una asombrosa población de personas sin hogar, los precios de la gasolina más altos del país, unos costes de los servicios públicos exorbitantes, [y] unas infraestructuras en ruinas”.

Poner las necesidades de los no ciudadanos por delante de las de los estadounidenses “no solo es incomprensible”, sino que muestra un “flagrante desprecio por la gente trabajadora de California”, dijo.

El alcalde Wells se hizo eco de los mismos sentimientos en un comunicado emitido el 2 de enero, diciendo que el “sistema de inmigración roto” ha puesto una carga pesada e injusta en las ciudades fronterizas y es un “enfoque insostenible”.

“Nuestro estado se enfrenta a una serie de desafíos, pero en lugar de centrarse en las necesidades de los ciudadanos que pagan impuestos, está colocando a los inmigrantes ilegales al frente de la fila, proporcionándoles asistencia sanitaria gratuita”, dijo. “La asistencia pública se ha disparado hasta convertirse en el segundo mayor gasto público del Condado de San Diego, y la trayectoria solo apunta hacia arriba”.

A partir del 1 de enero, unas 707,000 personas de entre 26 y 49 años de edad en California tienen derecho a la cobertura de Medi-Cal, una parte significativa de las cuales son inmigrantes ilegales, según el Departamento de Servicios de Atención Sanitaria de California.

La expansión, que costará alrededor de USD 1.2 mil millones, es parte del presupuesto del gobernador de California Gavin Newsom de USD 310.8 mil millones para los años 2023-2024. Anteriormente, el estado amplió la cobertura de Medi-Cal a los niños inmigrantes ilegales en 2016 y a las personas menores de 26 años en 2020, y luego la extendió a los mayores de 50 años en 2022.

Cuando se le preguntó en una conferencia de prensa el 3 de enero si ha considerado un “retroceso” de la “atención médica gratuita” para los inmigrantes ilegales debido a la resistencia, Newsom se reafirmó en la política, declarando: “Creo en la atención médica universal.”

“Creo que es un derecho fundamental y estoy orgulloso del hecho de que la legislatura abrazó esa visión y ha estado avanzando desde 2016 cuando la iniciamos”, dijo. “Está dentro de nuestra capacidad hacer esa inversión (…) y vamos a cumplir ese compromiso”.

El gobernador de California, Gavin Newsom, habla en Los Ángeles, California, el 3 de enero de 2023. (John Fredricks/The Epoch Times)

Mientras tanto, el asambleísta Bill Essayli (R-Corona) propuso el miércoles una legislación, el Proyecto de Ley de la Asamblea 1783, que revocaría todos los fondos de los contribuyentes para la atención médica de los inmigrantes ilegales en el presupuesto estatal.

“Es inconcebible gastar USD miles de millones de los contribuyentes para dar asistencia sanitaria universal a los inmigrantes ilegales cuando nuestros propios ciudadanos no pueden permitirse su propia asistencia sanitaria, además de la inflación histórica y el coste de vida más alto de la nación”, publicó en X, antes Twitter, el 3 de enero. “No podemos incentivar la inmigración ilegal con asistencia sanitaria gratuita. Debemos cuidar de nuestros propios ciudadanos antes de intentar cuidar de los ciudadanos de otras naciones.”

‘Nunca se ha visto nada igual ‘Cientos de migrantes ilegales al día cruzan ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México a través de brechas en el muro fronterizo cerca de Jacumba, California, y son retenidos en tres campamentos improvisados hasta que pueden ser llevados a una instalación de procesamiento en Otay Mesa.

“Si el gobierno federal decide permitir la entrada de inmigrantes en nuestro país, debería pagar la factura”, afirmó Desmond. “Nunca antes habíamos visto algo así en nuestra frontera, y nuestro gobierno federal no aparece por ninguna parte”.

Solo en diciembre, se han producido más de 276,000 encuentros con migrantes en la frontera sur, lo que supone el mes más alto jamás registrado, según Desmond.

En octubre, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos registró más de 760,000 encuentros con migrantes, la cifra más alta jamás registrada en un solo mes. En noviembre, 17 personas incluidas en la lista de terroristas del FBI fueron identificadas mientras intentaban cruzar la frontera sur.

“Si el Estado de California tuviera sentido común, detendría el programa de seguro de salud gratuito para inmigrantes indocumentados y volvería a centrarse en las necesidades apremiantes de los californianos”, dijo. “Es hora de dar prioridad a nuestros residentes primero”.

Aparte de los costes añadidos de Medi-Cal, el condado de San Diego está pagando alrededor de USD 1.5 millones al mes a South Bay Community Services, una organización no gubernamental, u ONG, que proporciona alimentos, refugio y ropa a los inmigrantes ilegales en una escuela cerrada en el barrio de City Heights en San Diego, según Desmond.

En los últimos tres meses han entrado en el condado de San Diego más de 65,000 inmigrantes ilegales -sin contar a los que han eludido a la Patrulla Fronteriza-, según Wells.

“Este desvío de fondos es un fracaso de liderazgo y un insulto a nuestros ciudadanos, que esperan que el dinero de sus impuestos atienda las necesidades locales”, dijo. “Nuestros políticos estatales han defendido sistemáticamente políticas que anteponen a los que no son de este país, haciendo caso omiso de las preocupaciones y el bienestar de nuestros ciudadanos contribuyentes.”

Wells instó a todos los californianos a “exigir responsabilidades a nuestros dirigentes”, para poner fin al programa de “asistencia sanitaria gratuita” para inmigrantes ilegales.

Un hospital en Garden Grove, California, el 20 de diciembre. 2023. (John Fredricks/The Epoch Times)

Hospitales afectados

Un médico y un trabajador de la salud que pidieron no ser nombrados por temor a represalias dijeron a The Epoch Times que algunos hospitales del sur de California se han visto afectados por una fuerte afluencia de pacientes inmigrantes ilegales.

La afluencia de inmigrantes ilegales ha provocado que muchos veteranos del ejército estadounidense tengan que esperar más tiempo y que sus citas con el médico se retrasen varios meses, según varias fuentes, entre ellas veteranos.

Robert Hammond, paciente de cáncer y ex marine de Santa Ana (California) que estuvo expuesto a sustancias químicas tóxicas en el agua cuando estuvo destinado en Camp Lejeune (Carolina del Norte), declaró a The Epoch Times que ha visto cómo las citas médicas de los veteranos, incluida la suya, se han retrasado durante meses debido a la crisis fronteriza.

Cuestionó el sentido de las prioridades de la administración Biden y su decisión de “dar la espalda” a los ciudadanos estadounidenses, incluidos los veteranos, mientras proporciona alimentos, refugio, ropa, dinero y transporte a millones de inmigrantes ilegales.

La crisis fronteriza también ha suscitado preocupación entre los veteranos por un acuerdo entre el Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para tramitar los reembolsos a los proveedores por la atención médica de los inmigrantes ilegales.

En diciembre, el grupo de defensa Concerned Veterans for America acusó en una declaración escrita a la VA de “gestionar la atención comunitaria y los reembolsos a inmigrantes no autorizados mientras impide activamente que los veteranos accedan a una atención oportuna y de calidad”.

“Esto significa que la VA está dedicando una parte significativa de su tiempo y recursos humanos a la gestión de la atención a los no ciudadanos que no se lo han ganado”, dijo. “El problema es menos sobre quién está recibiendo la atención y más sobre quién no”.

Un informe del Congreso del Departamento de Seguridad Nacional de julio de 2023, “Costes sanitarios de los no ciudadanos detenidos”, afirma que el Cuerpo de Servicios Sanitarios del ICE (IHSC), un componente dentro de las Operaciones de Ejecución y Expulsión del ICE, es “la única entidad dentro del ICE responsable de proporcionar asistencia sanitaria directa a los no ciudadanos detenidos”.

El informe afirma que el IHSC proporciona “una prestación segura de asistencia sanitaria de alta calidad a las personas bajo custodia del ICE y se esfuerza por ser el mejor sistema de prestación de asistencia sanitaria en detención y atención sanitaria correccional” y revela que el ICE contrata “con el Centro de Servicios Financieros del Departamento de Asuntos de Veteranos (VAFSC) para procesar los reembolsos de reclamaciones médicas” para los migrantes que requieren servicios de salud durante las misiones del ICE, incluidos los traslados nacionales e internacionales, así como los que son rescatados o interceptados en el mar por la Guardia Costera de Estados Unidos.

Los datos muestran que en 2022 el ICE prestó servicios de atención sanitaria a más de 118,000 inmigrantes ilegales detenidos en 19 centros de detención del ICE, lo que supuso un gasto de más de USD 63.6 millones. También sugiere que se espera que estos gastos sean mayores para 2023.

En el año fiscal 2022, IHSC adjudicó 47,806 pagos de reclamaciones médicas, por un total de USD 10.1 millones, por la atención prestada a los no ciudadanos bajo custodia de ICE por proveedores fuera de las instalaciones con personal de IHSC. La IHSC también tramitó otras 27,791 solicitudes de reembolso de gastos médicos, por un valor aproximado de USD 22.8 millones, por la atención prestada a no ciudadanos bajo custodia del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras.

Mientras tanto, el total de aprehensiones de extranjeros ilegales e inadmisibles en EE.UU. en el año fiscal 2023 -del 1 de octubre de 2022 al 30 de septiembre de 2023- fue de 3.2 millones. En el año fiscal 2022, fueron más de 2.7 millones. Contando las “fugas conocidas” -aquellos a los que los agentes de la Patrulla Fronteriza registran pero no atrapan-, más de 8 millones de inmigrantes ilegales han entrado en el país en menos de tres años bajo el gobierno de Biden.

Según la Federación para la Reforma de la Inmigración Estadounidense (FAIR), una organización sin ánimo de lucro que promueve cambios en la política de inmigración, el coste de la asistencia sanitaria para los inmigrantes ilegales en California a través de Medi-Cal fue de aproximadamente 4800 millones de dólares al año en 2022.

FAIR estimó los costes médicos federales totales de la inmigración ilegal en más de 23.100 millones de dólares en 2022 y cifró los costes para cubrir las facturas hospitalarias impagadas de los inmigrantes ilegales sin seguro en unos USD 8200 millones.

El coste total de la inmigración ilegal en California fue de unos USD 22,800 millones anuales en educación, sanidad, aplicación de la ley, costes del sistema de justicia penal, bienestar y otros gastos. En comparación, el coste anual de la inmigración ilegal en Texas en 2022 fue de USD 9900 millones. En California, el coste para el contribuyente por inmigrante ilegal en 2023 fue de 7074 dólares, frente a los 4466 dólares de Texas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.